Invertir y movilizar para poner fin a la violencia contra las mujeres

Mujeres y hombres alrededor del mundo visten de naranja. Fotos: ONU Mujeres/Stephanie Raison, PNUD/Tiago Zenero, ONU Mujeres/Ellie van Baaren, ONU Albania/Olsi Beci, ONU Mujeres/Niels den Hollander.
Fotos: ONU Mujeres/Stephanie Raison, PNUD/Tiago Zenero, ONU Mujeres/Ellie van Baaren, ONU Albania/Olsi Beci, ONU Mujeres/Niels den Hollander

Cuestionario | Alrededor del mundo | Fotorreportaje | Desde mi perspectiva | Historias | Vídeos | Noticias |
Discursos y mensajes | Infografía | Hechos y cifras | Publicaciones | Únete a la conversación | Donación

La violencia contra las mujeres y las niñas: ¿qué está en juego?

Una de cada tres mujeres del mundo sufre violencia durante su vida, a menudo a manos de una persona conocida, querida y en la que confía. Casi la mitad del total mundial de mujeres víctimas de homicidio en 2012 fueron asesinadas por su compañero sentimental o por algún familiar.

La violencia contra las mujeres y las niñas, que constituye una violación grave de los derechos humanos, arruina vidas, causa enfermedades y provoca un dolor y un sufrimiento incalculables. Además, conlleva altos costos económicos. Un estudio reciente calculó que la violencia infligida por un compañero íntimo representa un gasto del 5,2% de la economía mundial [1].

La violencia contra las mujeres no sólo conlleva gastos médicos y judiciales directos, sino que también afecta a los presupuestos nacionales y de los hogares por pérdida de ingresos y productividad. En Viet Nam, por ejemplo, se calculó que el gasto y los ingresos perdidos como consecuencia de la violencia doméstica ascendieron al 1,4% del PIB en 2010 [2]. En el Reino Unido, el costo de la violencia doméstica en 2009, incluidos los gastos relacionados con los servicios, la pérdida de rendimiento económico y los costos humanos y emocionales, sumaron 16.000 millones de libras esterlinas [3].

La arraigada desigualdad entre mujeres y hombres en cuanto a los roles, los derechos y las oportunidades, junto con las actitudes y las normas sociales que toleran o normalizan esta violencia, han convertido esta situación en un problema constante, aunque evitable. Para que el fin de la violencia contra las mujeres y las niñas pueda hacerse realidad se requieren leyes que protejan a las mujeres y castiguen a los perpetradores, servicios que ayuden a reconstruir las vidas de las mujeres y medidas de prevención integral de aplicación temprana. Pese a todo, la financiación sólida de las iniciativas destinadas a erradicar esta violencia continúa siendo muy insuficiente.

Este año, en el marco de la iniciativa 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, que se extiende desde el 25 de noviembre (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer ) hasta el 10 de diciembre (Día de los Derechos Humanos), el llamado a la acción de la campaña ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres del Secretario General de las Naciones Unidas se presenta bajo el título “Pinta el mundo de naranja: Recauda fondos para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas” con el objetivo de ampliar y solucionar la escasez de fondos. Descarga la herramienta de acción (en inglés).


El dinero como factor determinante para el fin de la violencia contra las mujeres y las niñas

Cuando las y los líderes mundiales adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015, reconocieron que el fin de la violencia contra las mujeres y las niñas es un requisito previo indispensable para la consecución de la agenda para el desarrollo. El ODS5 relativo a la igualdad de género contiene una meta específica sobre eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación. No obstante, los recursos asignados para este tema no se ajustan a la magnitud del desafío.

Haga una Donacion Para poner fin a la violencia contra las mujeres

No se deben adjudicar recursos suficientes para prevenir y poner fin a la violencia contra las mujeres únicamente porque constituya una obligación jurídica y un imperativo moral, sino también porque se trata de una inversión sólida.

La ley estadounidense de 1994 contra la violencia contemplaba 1.600 millones de dólares estadounidenses de apoyo programático durante cinco años mediante la imposición de sanciones más fuertes contra los perpetradores y la mejora de los recursos de la policía, los fiscales y los encargados de atender a las víctimas. Las investigadoras y los investigadores calcularon que se consiguió ahorrar 14.800 millones de dólares estadounidenses reduciendo las pérdidas de bienes directas, las necesidades de atención sanitaria física y psicológica, las actuaciones policiales, los servicios a las víctimas, la pérdida de productividad, la menor calidad de vida y las muertes [4]. En un estudio multinacional reciente ejecutado en la República Democrática Popular Lao y en Timor-Leste, se observó que el gasto para la prestación de un paquete mínimo de servicios esenciales (a lo largo de tres ejercicios fiscales) para mujeres y niñas víctimas de violencia representó en 2015 el 0,31% del PIB de Timor-Leste y el 0,25% del PIB de la República Democrática Popular Lao [5], muy por debajo del costo derivado de la violencia.

Todas las pruebas disponibles indican que las inversiones oportunas y bien integradas, aunque sean a pequeña escala, pueden aportar beneficios enormes para las mujeres y sus comunidades. Realice una donación en apoyo de las iniciativas para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el mundo.

Cuestionario

Instantáneas de eventos naranjas de 2016


Instantáneas de eventos naranjas de 2015


Fotorreportaje

Chhun Srey Sros, 24, lives in Sangkat Chaom Chao and works in a Cambodian factory where UN Trust Fund and its partner, CARE, have developed and distributed educational materials and a sexual harassment policy for the work place. Photo: UN Women/Charles Fox
Foto: ONU Mujeres/Charles Fox

Hecho en Camboya, un día en la vida de Chhun Srey Sros, empleada de una fábrica de ropa
En Camboya, el 70 por ciento de las mujeres trabaja en condiciones de vulnerabilidad, y más de 500.000 son empleadas de fábricas de ropa y calzado. El Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer (gestionado por ONU Mujeres en representación del sistema de las Naciones Unidas), que empodera a las mujeres para que ejerzan su derecho a tener un empleo digno, trabaja estrechamente con distintos aliados con el objetivo de garantizar la presencia de entornos laborales libres de discriminación en las fábricas de Camboya.


Desde mi perspectiva

En esta serie se exponen las historias únicas de personas de todo el mundo, a través de impactantes relatos en primera persona en los que sus protagonistas narran los retos a los que se enfrentan cada día en el ámbito del desarrollo sostenible y cómo consiguen lograr cambios. Lea más ►

Aiturgan Djoldoshbekova and her mother Aigul Alybaeva. Photo: UN Women/Theresia Thylin

“Desde mi niñez he observado que las niñas y las mujeres reciben un trato desigual en comparación con los niños y los hombres. Lo noto en la vida cotidiana y en las películas que veo. ...”

SDG 5: Gender equality

Aiturgan Djoldoshbekova participa en un programa escolar de educación orientado a empoderar a las niñas y modificar las actitudes existentes para poner fin a los raptos de novias y a los matrimonios forzados o precoces. Para desarrollar su labor cuenta con el respaldo de su madre, Aigul Alybaeva. Lea más ►

See also: Religious leaders at the forefront of ending gender-based violence in Ethiopia

Balla Mariko. Photo: UN Women/Gaoussou Cherif Haidara

“En Malí, la violencia contra las mujeres ha llegado a un nivel jamás pensado. Hoy enterramos a nuestras hermanas, mañana tal vez a nuestras hijas. ...”

SDG 5: Gender equality

Balla Mariko, de 40 años de edad y padre de dos niñas pequeñas y de un niño, es miembro de redes de la sociedad civil para la promoción de los derechos humanos. Lea más ►


Videos

La historia de Sarah: mejorando los servicios esenciales para las víctimas de la violencia contra las mujeres y las niñas

Pese al amplio compromiso de las organizaciones de mujeres, los gobiernos y otros socios, muchas mujeres y niñas que han sufrido diferentes formas de violencia continúan sin poder acceder a los servicios esenciales. Esto quiere decir que siguen padeciendo los efectos físicos y mentales de la violencia. A fin de mejorar la calidad de los servicios esenciales multisectoriales y el acceso a ellos, ONU Mujeres se ha asociado con cuatro organismos de las Naciones Unidas a fin de desarrollar el Programa Mundial Conjunto sobre Servicios Esenciales.


Poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas: si no eres tú, ¿entonces quién?

La violencia contra las mujeres continúa siendo una de las violaciones de los derechos humanos más generalizadas en todo el mundo. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible incorporan la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres como una meta específica. ONU Mujeres, junto con todos sus socios, presta apoyo a los países para la creación de leyes y políticas integrales que permitan poner fin a la violencia, ejercer la prevención, prestar servicios esenciales de calidad y mejorar la recopilación y el análisis de datos.


Historias

Women ride a Meri Seif Bus in Port Moresby, Papua New Guinea. Photo: UN Women/Marc Dozier

La tarea de hacer que el transporte público sea seguro para las mujeres y niñas de Papua Nueva Guinea
ONU Mujeres está desarrollando el programa de Transporte Público Seguro para Mujeres, Niñas y Niños en Papua Nueva Guinea, que ayudará a poner fin al acoso sexual en los espacios públicos y garantizará un mayor acceso de las mujeres a las oportunidades económicas.

Véase también: Hackers contra el acoso sexual en Filipinas

embers of Y.Change, Le Thi Yen and Trang. Photo: Duong Long

Jóvenes de Viet Nam se organizan para poner fin a la violencia durante el noviazgo
El primer estudio realizado por jóvenes activistas acerca de la violencia durante el noviazgo en Viet Nam revela que casi el 59 por ciento de las mujeres jóvenes ha sido víctima de violencia. Tras presentar las conclusiones al Comité de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Comité de la CEDAW, por sus siglas en inglés), este recomendó que se revise la ley nacional con vistas a penalizar la violencia contra la mujer en todas sus formas, incluida la violencia que se da en el contexto del noviazgo.

Véase también: Desde mi perspectiva: Elizabeth Chatuwa

Photos: UN Women/Ikechukwu Attah

Rebuilding lives after Boko Haram (en inglés)
More than 2,000 girls and women have been abducted by Boko Haram in Nigeria. The international community continues to advocate for their safe return. But after the girls are back, what happens to them? What happens to the children of rape and their young mothers? A programme by UN Women is working to ensure that the humanitarian response addresses the specific and unique needs of women and girls.

Véase también: Desde mi perspectiva: Francesca de Antoni


Marina and her children in the My Home Crisis Centre in Temirtau, Kazakhstan. Photo: UN Women Kazakhstan Multi-Country Office

Los centros de crisis para casos de violencia doméstica de Kazajstán salvan vidas, y necesitan financiamiento
Sin fondos suficientes y con una enorme demanda de sus servicios, los centros de violencia doméstica no estatales ofrecen a las mujeres anonimato y confidencialidad, y les proporcionan completo apoyo psicológico, legal, social y relacionado con la vivienda.

Véase también (en inglés): From where I stand: Maia Țaran

An anonymous trafficking victim. Photo: UNICEF/Shehzad Noorani

La defensa de intereses y las leyes combaten la trata de personas en los Estados árabes
Un programa de tres años contra la trata de personas y el apoyo del Fondo Fiduciario de la ONU para Eliminar la Violencia contra la Mujer están dando impulso a la adopción de medidas legales para combatir este delito en Egipto, Jordania y Marruecos.

Véase también: Emma Watson, embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres, hace hincapié en la necesidad de poner fin al matrimonio infantil

Women only buses known as ‘Atenea buses’ in Mexico City. Photo: UN Women/Juan Luis Cedeñoy

Mejorar la seguridad de las mujeres en la Ciudad de México
En la Ciudad de México, nueve de cada diez mujeres han sufrido actos de violencia en el transporte público. Mediante el programa “Ciudades y espacios públicos seguros para mujeres y niñas en la Ciudad de México”, ONU Mujeres promueve la seguridad de las mujeres, inclusive mediante autobuses exclusivos para mujeres.


Noticias


Discursos y mensajes

“El precio del inmovilismo es inaceptable”, Directora Ejecutiva
En su declaración por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, destaca las acciones realizadas y reitera que la pandemia de violencia contra las mujeres y las niñas puede acabar, pero ello requerirá compromiso e inversión a nivel nacional e internacional. - See more at: http://authoring.unwomen.org/es#sthash.pBpMUpUp.dpuf

Únete a la conversación

¡Pinta tu foto de perfil de naranja para mostrar tu apoyo!

Ayúdanos a generar conciencia sobre la violencia de género y la necesidad de conseguir financiación para detenerla.
Haz correr la voz en todas las plataformas de redes sociales utilizando los hashtags #orangetheworld y #16days. Puedes conseguir gráficos, infografías y mensajes de prueba de color naranja aquí.

Únete ahora a la página del evento “Orange the World” de Facebook y publica fotos e iniciativas de tu país durante los 16 Días de Activismo.



Ver paquetes de años anteriores: 2015, 2014, 2013, 2012, 2011


Notas

[1] Anke Hoeffler y James Fearon, Benefits and Costs of the Conflict and Violence Targets for the Post-2015 Development Agenda, 2014, disponible en inglés en http://docplayer.net/20788510-Benefits-and-costs-of-the-conflict-and-violence-targets-for-the-post-2015-development-agenda.html.

[2] Duvvury et al, Estimating the Costs of domestic violence against women in Viet Nam.

[3] Anke Hoeffler y James Fearon, Benefits and Costs of the Conflict and Violence Targets for the Post-2015 Development Agenda, 2014, disponible en inglés en http://docplayer.net/20788510-Benefits-and-costs-of-the-conflict-and-violence-targets-for-the-post-2015-development-agenda.html.

[4] Kathryn Anderson Clarke; Andrea Biddle y Sandra Martin, 2002. A Cost-Benefit Analysis of the Violence against Women Act of 1994. VIOLENCE AGAINST WOMEN, Vol. 8, Nº 54, abril de 2002, 417–428.

[5] Nata Duvvury, Stacey Scriver, Seema Vyas y Sinead Ashe, 2016, http://asiapacific.unwomen.org/en/digital-library/publications/2016/06/estimating-resource-requirements.