La ONU Crea una Nueva Estructura para Fortalecer a las Mujeres

Fecha: 02 Jul 2010

[ PDF ]

Comunicado de Prensa de las Naciones Unidas
Para su difusión inmediata

Contacto para la prensa: Charlotte Scaddan, +1 917-367-9378, scaddan[at]un.org

Naciones Unidas, Nueva York, 2 de julio de 2010 — En una decisión histórica, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó hoy por unanimidad crear una nueva entidad para acelerar los progresos de atención de las necesidades de las mujeres y las niñas del mundo.

La creación de la entidad para la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer — que se conocerá con el nombre de ONU Mujeres — es el resultado de años de negociaciones entre los Estados Miembros de la ONU y los defensores del movimiento mundial de mujeres. Forma parte de la reforma de la ONU ya que junta recursos y mandatos para tener mayor impacto.

“Agradezco a los Estados Miembros por haber dado este paso tan importante para las mujeres y las niñas del mundo, dijo el Secretario General Ban Ki-moon en una declaración anunciando la decisión. “ONU Mujeres dará un impulso considerable a los esfuerzos de la ONU por promover la igualdad de género, expandir las oportunidades y luchar contra la discriminación en el mundo.

ONU Mujeres fusiona y seguirá el importante trabajo de cuatro componentes del sistema de la ONU, con el fin de centrarse exclusivamente en la igualdad y el empoderamiento de las mujeres:

  • División para el Adelanto de la Mujer (DAW, establecida en 1946)
  • Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW, establecido en 1976)
  • Oficina del Asesor Especial en cuestiones de género (OSAGI, establecido en 1997)
  • Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM, establecido en 1976).

“Saludo el liderazgo y a los funcionarios de DAW, INSTRAW, OSAGI y UNIFEM por su compromiso con la causa de la igualdad de género, y cuento con su apoyo en momentos en que entramos en una nueva era del trabajo de la ONU en pro de las mujeres, dijo el Secretario General Ban. “He hecho de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer una de mis prioridades, desde los esfuerzos por terminar con la lacra de la violencia contra las mujeres hasta nombrar a más mujeres para los puestos superiores y reducir los índices de mortalidad materna, agregó.

Durante varias décadas la ONU ha hecho progresos importantes en el adelanto de la igualdad de género, incluyendo los acuerdos históricos como la Declaración y Plataforma para la Acción de Beijing, y la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. La igualdad de género no es sólo un derecho humano básico, sino que su logro tiene enormes ramificaciones socioeconómicas. Fortalecer a las mujeres da un impulso a las economías florecientes, a la productividad y al crecimiento.

Sin embargo, las desigualdades entre los géneros están muy arraigadas en las sociedades. Las mujeres de todas las regiones del mundo son víctimas de violencia y de discriminación, y están mal representadas en los procesos de la toma de decisiones. Los altos índices de mortalidad materna siguen siendo una causa de vergüenza para el mundo. Durante varios años, la ONU se ha enfrentado a serias dificultades en sus esfuerzos por promover la igualdad de género en el mundo, incluyendo una financiación insuficiente y ningún motor reconocido que dirija las actividades de la ONU en materia de igualdad de género.

ONU Mujeres — que entrará en operaciones en enero de 2011 — ha sido creada por la Asamblea General para atender esas dificultades. Será un defensor dinámico y fuerte de las mujeres y de las niñas, otorgándoles una voz poderosa en los ámbitos mundial, regional y local. Mejorará — no reemplazará — los esfuerzos de los demás componentes del sistema de la ONU (como UNICEF, PNUD y FNUAP) que seguirán siendo responsables de trabajar en pro de la igualdad de género y del empoderamiento de las mujeres en sus áreas de idoneidad.

ONU Mujeres tendrá también dos funciones: de apoyo a las entidades intergubernamentales como la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en su formulación de políticas y estándares y normas mundiales, y de asistencia a los Estados Miembros para implementar esos estándares, dando cuando sea necesario el apoyo técnico y financiero adecuado para ayudar a los países que lo soliciten, así como para establecer alianzas eficaces con la sociedad civil. También ayudará al sistema de la ONU a rendir cuentas de sus compromisos en materia de igualdad de género, incluyendo el monitoreo continuo de los progresos dentro del sistema.

El Secretario General Ban Ki-moon nombrará una Secretaria General Adjunta para dirigir la nueva entidad, e invita sugerencia de los Estados Miembros y de los socios de la sociedad civil. La Secretaria General Adjunta será miembro de todas las entidades superiores de la ONU de toma de decisiones y estará bajo las órdenes del Secretario General.

Las operaciones de ONU Mujeres estarán financiadas a través de contribuciones voluntarias, mientras que el presupuesto ordinario de la ONU respaldará su trabajo normativo. Los Estados Miembros han reconocido que un presupuesto de por lo menos US$500 millones — el doble de los presupuestos combinados de DAW, INSTRAW, OSAGI y UNIFEM — es la inversión mínima que necesita ONU Mujeres.

“ONU Mujeres dará a las mujeres y a las niñas la voz fuerte y unificada que merecen tener en el mundo. Espero ver esta nueva entidad en funcionamiento para que todos nosotros — tanto los hombres como las mujeres — podamos dar un paso adelante juntos en el logro de los objetivos de igualdad, desarrollo y paz para todas las mujeres y niñas, donde quiera que ellas estén, dijo la Vicesecretaria General Asha-Rose Migiro.

La Resolución de la Asamblea General creando ONU Mujeres también cubre temas más amplios relacionados con la coherencia del sistema de la ONU, echando las bases de un nuevo enfoque de la financiación de las operaciones de desarrollo de la ONU, racionalizando el trabajo de las entidades de la ONU y mejorando los métodos de evaluar los pasos de la reforma.