Discurso ante la Primera Sesión Ordinaria de la Junta Ejecutiva de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer

Fecha: 24 Jan 2011

Michelle Bachelet presenta discurso frente a la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres, 24 de enero de 2011

Durante la primera reunión de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres, la Sra. Bachelet (izq.) presenta su Visión y Plan de Acción para los Primeros 100 Días de la organización. (Foto: UN/Mark Garten)

Discurso pronunciado por la Sra. Michelle Bachelet, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva, en ocasión de la apertura de la primera sesión ordinaria de la Junta Ejecutiva de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU Mujeres), 24 de enero de 2011.

[Cotejar con el texto pronunciado.]

Señora Presidenta, Excelencias, distinguidos delegados:

Muchas gracias, Señora Presidenta, por darme la oportunidad de dirigirme a los asistentes de esta primera reunión de la Junta Ejecutiva de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, y de presentarles mi visión y mi plan de acción para los primeros 100 días. Es un honor para mí felicitar a los miembros de la Junta Ejecutiva que fueron elegidos el 10 de noviembre de 2010, y en especial a los miembros elegidos a la Oficina Ejecutiva el 22 de diciembre; éstos incluyen:

Embajadora Joy Ogwu, Representante Permanente de Nigeria ante las Naciones Unidas, Presidenta de la Oficina de la Junta Ejecutiva; Vicepresidentes Sr. Zahid Rastam, Consejero, Misión Permanente de Malasia, y Sra. Olha Kavun, Segunda Secretaria, Misión Permanente de Ucrania; Sra. Carmen Arias, Primera Secretaria, Misión Permanente de Perú; y Sr. Magnus Lennartsson, Ministro de Economía y Asuntos Sociales, Misión Permanente de Suecia. Agradezco el apoyo que han dado a ONU Mujeres y espero tener el placer de trabajar con todos ustedes durante los próximos meses.

Señora Presidenta, Excelencias, distinguidos delegados:

En los cuatro meses de mi mandato como Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, me he reunido y he escuchado a muchos grupos incluyendo a los Estados Miembros, a los defensores de los derechos de las mujeres, grupos de la sociedad civil y colegas de diversas partes del sistema de las Naciones Unidas. El consenso de estas reuniones indica que para poder mantener nuestro compromiso con la igualdad de género, los derechos de las mujeres y las altas expectativas de los diferentes grupos de todo el mundo, tenemos que ser ambiciosos. Sin embargo, tenemos que saber equilibrar la ambición con el “sentido común y garantizar la formación de una organización sólida y estable.

Soy consciente que ONU Mujeres debe centrarse en asuntos específicos y lograr resultados evidentes; debemos trabajar mutuamente y sin ámbito de competencia con la ONU; debemos expandir lo que ya hemos logrado, mejorarlo e innovarlo. Sobre todo, debemos establecer prioridades para apoyar a socios nacionales. Hay ciertos servicios básicos de apoyo que los países y el sistema de la ONU esperan de nosotros, y debemos fortalecer nuestras capacidades para poder brindarlos.

Dentro de este marco, he creado una Visión y Plan de Acción para los primeros 100 Días. Este plan guiará nuestro trabajo mientras establecemos prioridades y resultados que alimentarán el Plan Estratégico de ONU Mujeres, el cual espero completar con la invalorable guía y apoyo de todos ustedes.

Visión y Plan de Acción para 100 Días

Todos los días pienso en el potencial inherente en cada miembro de la sociedad — hombres y mujeres, niñas y niños. He comprobado que cuando se les da la oportunidad, no existen límites para lo que las mujeres pueden lograr, ya sean madres que mantienen a sus familias en circunstancias difíciles o ministras de finanzas, de relaciones exteriores o jefas de estado. La fuerza de las mujeres, su laboriosidad e inteligencia son una fuente que no ha sido explotada por la humanidad. El desafío para ONU Mujeres es mostrar a todos la manera de explotar esta fuente con eficacia y de manera beneficiaria para todos.

Para sacar partido de ese potencial tenemos que incluir a las mujeres en la toma de decisiones y darles espacio para que ejerzan su liderazgo; tenemos que liberar a las mujeres de la violencia de género y darles los medios y las oportunidades para que se les reconozca como participantes en la economía y así se les incluya en la creación de políticas económicas; tenemos que mostrar a los responsables de la creación de las políticas que cuando las mujeres contribuyen plenamente en la economía de la sociedad, los beneficios aumentan enormemente.

Tengo la determinación de hacer de ONU Mujeres un catalizador del cambio. Una organización que se centralice en ofrecer nuevas energías apoyándose en ideas y valores establecidos y uniendo a hombres y a mujeres de diferentes países, sociedades y comunidades en una tarea común. Quiero destacar que esta tarea será una tarea mundial aunque su impacto sea sentido a nivel de país. El apoyo técnico y la experiencia de ONU Mujeres estarán a disposición de todos los países que los soliciten, sean éstos desarrollados o en vías de desarrollo.

La visión de ONU Mujeres es que tanto hombres como mujeres deben tener las mismas oportunidades y capacidades. De igual manera, los principios de igualdad de género deben ser parte integral del desarrollo, la paz y la seguridad. Nuestro principal objetivo es crear capacidades que puedan permitir a los socios nacionales la formulación de leyes y políticas sensibles a los asuntos de género, y así poder extender exitosas estrategias para cumplir los compromisos nacionales en materia de igualdad de género.

Para lograr este objetivo, ONU Mujeres centrará su trabajo en cinco principios fundamentales: 1) dar el apoyo que sea solicitado a los socios nacionales para mejorar la implementación de los acuerdos y estándares internacionales; 2) apoyar los procesos intergubernamentales para fortalecer las normas y marcos de políticas mundiales en materia de igualdad de género; 3) promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, defendiendo los derechos de las mujeres y de las niñas, especialmente en áreas marginadas; 4) liderar y promover el trabajo del sistema de la ONU en materia de igualdad de género; y 5) actuar como un intermediario mundial de conocimientos y experiencia, alineando la práctica con las normas.

Detrás de esta visión existe un enfoque estratégico de liderazgo, el cual es esencial para el desarrollo de nuestro trabajo. Existen algunas áreas en la que ciertos países esperarán que ONU Mujeres lidere. Sin embargo, alrededor del mundo, hay otras entidades que realizan un excelente trabajo ayudando en otras áreas que afectan la vida de las mujeres. Esperamos establecer relaciones sólidas, enfatizando las dimensiones de género.

Habrá también otros temas de gran importancia donde aseguraremos que el trabajo del sistema de la ONU es coherente en materia de igualdad de género gracias a nuestra función de coordinación. Si llevamos a cabo esta función con éxito, podremos tener un gran impacto sobre la vida de las mujeres.

Por lo tanto, teniendo en cuenta los contextos y las capacidades específicas de cada país, ONU Mujeres se centrará en cinco prioridades temáticas:

1) Expandir las voces, el liderazgo y la participación de las mujeres, trabajando con los socios para eliminar las brechas en el liderazgo y la participación de las mujeres en los distintos sectores, y demostrando los beneficios que ese liderazgo puede tener para la sociedad en general;

2) Eliminar la violencia contra las mujeres permitiendo a los Estados que adopten los mecanismos necesarios para formular y hacer cumplir las leyes, las políticas y los servicios que protejan a las mujeres y las niñas, con el fin de promover la participación de hombres y niños en la prevención de la violencia;

3) Fortalecer la implementación de la agenda de paz y de seguridad de las mujeres por medio de una plena participación de las mujeres en la resolución de conflictos y los procesos de paz, en los mecanismos de alerta relacionados al género, en la protección de la violencia sexual y en el apoyo a sus sobrevivientes, y en el cumplimiento de las resoluciones de la ONU;

4) Aumentar la autonomía económica de las mujeres es de especial importancia en el contexto de las crisis económica y medioambiental. ONU Mujeres trabajará con los gobiernos y los socios multilaterales para garantizar que se cumplan plenamente los derechos y la seguridad económica de las mujeres, incluyendo los bienes productivos y la plena protección social;

5) Hacer que las prioridades en materia de igualdad de género sean esenciales en los planes y presupuestos nacionales, locales y sectoriales. Trabajando con los socios de la ONU, ONU Mujeres respaldará las capacidades nacionales referentes a planes, presupuestos y estadísticas basados en hechos.

Además de estas cinco áreas prioritarias, ONU Mujeres apoyará a los socios de la ONU que dirigen temas como el VIH y el SIDA, la emigración, el estado de derecho, la degradación del medio ambiente y el cambio climático, la protección social y la salud materna e infantil.

ONU Mujeres ha identificado una serie de acciones para los próximos tres meses que se detallan en el Resumen de la Visión y Plan de Acción para los primeros 100 Días, el cual ha sido presentado el día de hoy. Permítaseme destacar algunas de ellas:

Promover la coherencia del sistema de la ONU: trabajaremos con el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD) con el fin de crear una estrategia de coordinación del GNUD en materia de asuntos de género para poder adoptar e implementar un sistema de seguimiento de los asuntos de género, basándonos en el trabajo hecho por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Expandir las voces, el liderazgo y la participación de las mujeres: trabajaremos conjuntamente con universidades a nivel mundial en una iniciativa llamada “Empoderamiento de las mujeres para cambiar el mundo: lo que las universidades y la ONU pueden hacer. Seguiremos contribuyendo — 16 millones de dólares en los próximos meses — con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, con el fin de avanzar la autonomía política y económica de las mujeres.

Combatir la violencia contra las mujeres: seguiremos trabajando estrechamente con otros organismos y departamentos de la ONU, como el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) para crear nexos entre nuestro programa Ciudades Seguras para las Mujeres y la iniciativa del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Ciudades Seguras para los Niños intenta unir esfuerzos para fortalecer autoridades locales y grupos de mujeres y jóvenes con el fin de combatir la violencia contra las mujeres y las niñas en los lugares públicos.

Fortalecer la agenda de paz y de seguridad de las mujeres: dirigiremos la creación de un marco estratégico junto con otras entidades de la ONU para la implementación de la resolución 1325 y respaldaremos la creación de indicadores para medir los progresos. Junto con el Departamento de Asuntos Políticos, apoyaremos a las mujeres en las negociaciones de paz, aumentaremos la cantidad de mediadoras y expertas en materia de género, y les proveeremos guía. Con el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DPKO), pondremos a prueba una formación innovadora de las tropas de mantenimiento de la paz antes de su despliegue.

Intensificar el empoderamiento económico de las mujeres: ONU Mujeres trabajará estrechamente con sus socios (PNUD, FAO, OIT y las IFI) para establecer una estrategia de cambio de la ONU con el fin de hacer intensificar el empoderamiento económico de las mujeres, prestando especial atención a las mujeres rurales. Junto con el Banco Mundial publicaremos regularmente un “Índice mundial de las oportunidades económicas de las mujeres.

Hacer avanzar las prioridades de la igualdad entre los géneros en los planes, presupuestos y estadísticas del desarrollo: trabajando conjuntamente con la OIT, ampliaremos la Alianza ONU-Comisión Europea, centrándonos en la financiación en pro de la igualdad de género en el ámbito nacional. Nos uniremos a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OHCHR) con el fin de prestar asistencia técnica a los países que requieran hacer seguimiento de las acciones para implementar la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

Recursos

Para poder dar apoyo estratégico, técnico y de políticas a los países, es esencial disponer y poder contar con recursos financieros. ONU Mujeres movilizará igualmente el apoyo político y financiero para poder trabajar en materia de igualdad de género, incluyendo a los socios de la ONU.

Aceleraremos nuestras alianzas y la movilización de recursos dentro de nuestro Plan de Acción para los primeros 100 Días. Las alianzas a largo plazo ya están establecidas con los miembros de estados para incrementar compromisos de varios años con el fin de movilizar por lo menos el 50 por ciento de nuestros recursos básicos. Les invito a seguir demostrando su firme apoyo por la igualdad de género y ayudar a ONU Mujeres a alcanzar su meta en lo referente a los recursos financieros.

Es fundamental establecer fuertes alianzas en todas las áreas. Aumentaremos nuestras alianzas con el sector privado ya sean fundaciones o individuos a través de nuevas donaciones electrónicas y campañas por internet. La mayor parte de nuestro trabajo tendrá como fin estimular y respaldar a otros para que puedan cumplir sus objetivos; estableceremos alianzas con los gobiernos, la sociedad civil, los parlamentarios, los líderes comunitarios, prestando especial atención a los grupos más marginados. Incluiremos mujeres positivas al VIH, mujeres de minorías, mujeres discapacitadas, trabajadoras informales y rurales, y trabajadoras pobres del medio urbano. La agenda de investigación y capacitación de ONU Mujeres dependerá de alianzas sólidas con medios académicos, grupos de creación de ideas y centros de investigación. Este enfoque se verá reflejado en nuestro Plan Estratégico, el cual será presentado en la sesión anual del mes de junio. El proceso de preparación del plan brindará oportunidades esenciales para continuar nuestro diálogo con los Estados Miembros y dentro del sistema de la ONU, sobre el mejor método de ofrecer un valor agregado.

Dentro del marco de las consultas para el Plan Estratégico de ONU Mujeres, tengo planeado visitar en el transcurso del primer trimestre de 2011 todas las regiones en las que estamos trabajando para poder obtener información de los gobiernos, la sociedad civil y los Equipos de la ONU en los países. También espero poder reunirme con las mujeres de todos los ámbitos. Nombraré un Grupo Asesor de ONG para que me comuniquen en mi calidad de Directora Ejecutiva sus perspectivas, experiencias y conocimientos, y poder canalizar su colaboración permanente.

Señora Presidenta, Excelencias, distinguidos delegados:

ONU Mujeres entrará formalmente en funciones el 24 de febrero de 2011 en ocasión de la 55ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW). Invitaremos a hombres, mujeres y jóvenes influyentes de todas las regiones a que se unan a nosotros y mantengan su colaboración, poniendo en prueba la percepción de que la igualdad de género sólo es un asunto que importa a las mujeres.

La CSW ofrece la oportunidad de ayudar a los Estados Miembros y a los socios de la sociedad civil a traducir los compromisos y las recomendaciones en acciones concretas, y a determinar cómo ONU Mujeres puede hacer avanzar eficazmente estas acciones.

ONU Mujeres también formará parte de otros importantes procesos intergubernamentales, incluyendo las actuales preparaciones para la 4ª Conferencia sobre los Países Menos Desarrollados (LDC-IV) en 2011 y en la Conferencia en el 2012 de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Rio + 20), enfatizando la importancia de la autonomía económica de las mujeres para hacer frente a la persistente pobreza y exclusión, especialmente en el caso de las mujeres rurales.

Señora Presidenta, Excelencias, distinguidos delegados:

La creación de ONU Mujeres prioriza una presencia fortalecida en los países. En la actualidad esta presencia va de un organismo no residente a una entidad residente con plena intervención en los programas. ONU Mujeres ha invertido en funcionarios, en personal y en programas en 78 países. En muchos de ellos, la representación de ONU Mujeres no se basa en un país sino en una oficina subregional. La mayoría del personal en los países está a cargo de puestos financiados por proyectos específicos. Como resultado, las capacidades actuales para hacer frente a las funciones de ONU Mujeres en los países son disparejas.

Con el fin de ver un cambio notable en el resultado del sistema de la ONU en estos países, ONU Mujeres debe contar con equipos relevantes y expertos capaces de socorrer las necesidades más urgentes. He comenzado a hacer una evaluación de las capacidades del terreno para identificar las brechas en la capacidad de ONU Mujeres de ayudar a los socios nacionales y a los UNCT; las conclusiones servirán para atender las necesidades más inmediatas de los países en el transcurso de 2011. Esta evaluación, la cual se terminará a mediados de febrero, cuenta con el aporte de una encuesta entre los socios, de la que se han recibido 1.000 respuestas de más de 60 países acerca de misiones sobre el terreno, consultas y un estudio de las evaluaciones interna y externa. Se espera también que la evaluación de capacidades destaque los “modelos estándar de apoyo que los socios nacionales esperan sobre la base de la resolución 64/289 de la Asamblea General, y que se determine las necesidades mínimas de capacidades para permitir a ONU Mujeres dar el apoyo requerido.

El resultado de la evaluación de capacidades sobre el terreno es una necesidad de ayuda permanente en cinco áreas: 1) desarrollo de capacidades y asistencia técnica para crear, implementar y monitorear políticas y programas nacionales; 2) adquisición y traslado de conocimientos; 3) mejor rendición de cuentas en materia de igualdad de género, tanto nacionales como internacionales; 4) empoderamiento de los actores nacionales para que sean defensores eficaces; y 5) coordinación de la ONU en materia de igualdad de género y empoderamiento de la mujer.

La evaluación de capacidades sobre el terreno identifica las funciones que se necesitan para atender estos pedidos y propondrá las capacidades mínimas necesarias para hacerlo, incluyendo: 1) la necesidad de acuerdos institucionales apropiados, 2) la necesidad de recursos “iniciales para los programas; 3) los recursos mínimos de personal para tener una presencia de ONU Mujeres en el país; y 4) los perfiles del personal necesario, atendiendo las competencias y habilidades adicionales que se necesitan.

De acuerdo a los resultados de la evaluación de capacidades, propondremos, como parte del Plan Estratégico, las capacidades mínimas necesarias para los países en los que ONU Mujeres ya está presente. Entablaremos un plan escalonado para fortalecer las capacidades sobre el terreno en el transcurso de los años venideros. También fortaleceremos los requerimientos nacionales primordiales sobre la capacidad de ONU Mujeres y del Equipo de la ONU en cada país, incluyendo la existencia de expertos en materia de género entre los socios de la ONU en el país, y de la presencia de operaciones de mantenimiento de la paz.

Señora Presidenta, Excelencias, distinguidos delegados:

La “transición que está haciendo ONU Mujeres es compleja, y estamos trabajando más allá de una secuencia lógica y sin todas las herramientas requeridas. Sin embargo, estamos gradualmente adquiriendo las capacidades que necesitamos para ser la entidad prevista en la resolución fundacional. En estos cuatro meses como Directora Ejecutiva hemos presentado dos presupuestos, hemos creado una nueva estructura para los funcionarios de la Sede y estamos a punto de terminar la racionalización de los funcionarios existentes con la nueva estructura. Hemos adquirido nuevas oficinas y transferido las funciones empresariales a un solo sistema informático: Atlas. También iniciamos la evaluación de capacidades sobre el terreno y el proceso de la planificación estratégica. Hemos continuado dando apoyo a todos los compromisos de programa de las cuatro entidades integrantes, mientras se sigue con el cambio requerido.

Sin embargo, todavía hay mucho por hacer. Me resta formar un equipo superior de gestión. Nuestros funcionarios todavía no pueden tomar posición de sus nuevas oficinas para comenzar el “cambio cultural institucional y ya hay solicitudes de apoyo de países las cuales no siempre tenemos la capacidad de atender.

Estoy plenamente consciente de que estamos presentando un primer presupuesto de apoyo a ONU Mujeres en una situación que no es la ideal. Lo ideal sería que las decisiones sobre los recursos tanto básicos de la ONU como los del presupuesto complementario, se tomasen sobre la base del Plan Estratégico y la evaluación de las capacidades sobre el terreno. Desafortunadamente, no podemos esperar a tenerlos. El informe de la Comisión Consultiva en Asuntos Administrativos y de Presupuesto (ACABQ) fue de mucha utilidad; ya hemos terminado nuestra respuesta, la cual la Señora Presidenta tuvo la gentileza de hacer llegar a los miembros de la Junta Ejecutiva el jueves pasado. En nuestra respuesta, identificamos los pasos inmediatos que hay que dar para fortalecer nuestra habilidad de ayudar a los países que pueden ser aprobados sin dañar nuestras decisiones con relación al Plan Estratégico.

Estas medidas pretenden alcanzar cuatro metas: 1) crear de manera inmediata la estructura de gerencia superior que requiere ONU Mujeres para establecer la nueva organización; 2) comenzar el proceso de fortalecimiento y mejorar las actividades operacionales en 15 de los países donde ya estamos trabajando; 3) fortalecer nuestra habilidad de ayudar a los socios nacionales en otros países, incluyendo en los países desarrollados, desde nuestros centros regionales y oficinas subregionales; y 4) llenar una pequeña cantidad de puestos claves para atender las brechas fundamentales en las capacidades de la Sede. El costo de esta propuesta para 2011 es de 51,5 millones de dólares. Les daré cuentas de los progresos en la implementación de este presupuesto cuando presente nuestro Plan Estratégico en junio; entiendo que tengo la opción de presentar otra revisión del Presupuesto de Apoyo de 2011 en junio, si es necesario. Espero contar con el apoyo de todos ustedes.

Señora Presidenta, Excelencias, distinguidos delegados:

Para terminar, quiero decir que estos primeros cuatro meses han sido extraordinarios para mí. Me ha emocionado la bienvenida calurosa y el apoyo que me han brindado los diversos grupos que hicieron posible la creación de ONU Mujeres. Al mismo tiempo, estoy plenamente consciente tanto de los resultados que se esperan de ONU Mujeres como de los desafíos que debemos enfrentar para lograrlos. Sin embargo, tenemos la certeza que lo lograremos. Es ésta la razón por la que agradezco la oportunidad de dirigirme a ustedes en esta primera sesión de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres. Sé que con el apoyo, los consejos y la guía de todos ustedes, tendremos éxito.