ONU Mujeres festeja su creación durante la cumbre de la Unión Africana

Fecha : 30 January 2011

ONU Mujeres festeja su creación durante la cumbre de la Unión Africana

De la izquierda a la derecha: el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, la Directora ejecutiva de ONU Mujeres Michelle Bachelet y la Presidente de Liberia Ellen Johnson Sirleaf celebran la creación de ONU Mujeres en Addis Abeba en Etiopía.

Addis Abeba — ONU Mujeres, el nuevo organismo de la ONU, festejó su creación en la cumbre de la Unión Africana hoy en esta ciudad. La Presidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf y otros dignitarios se unieron al Secretario General de la ONU Ban Ki-moon y a la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Michelle Bachelet en una ceremonia donde se presentó el nuevo logotipo de ONU Mujeres.

“Tenemos que fortalecer a las mujeres de África que producen alimentos, crían a los niños y son los motores de la economía, dijo el Secretario General. “Cuando las mujeres ocupen el lugar que les corresponde en la mesa de negociaciones, en el parlamento o en los puestos de liderazgo de la sociedad, podremos dar rienda suelta al enorme potencial de África. ONU Mujeres está aquí para ayudar a alcanzar esa meta.

“La visión que guiará a ONU Mujeres es la de cuánto más se puede conseguir cuando los hombres y las mujeres tienen los mismos derechos y oportunidades, dijo la Sra. Bachelet. “Seremos osados y ambiciosos en nuestras aspiraciones, pero también seremos prácticos para crear una organización que pueda marcar una diferencia duradera en la vida de las mujeres.

ONU Mujeres es la fusión de cuatro entidades de la ONU, con el fin de lograr una mayor concentración de los recursos y de las experiencias que son necesarios para acelerar los esfuerzos en pro de la igualdad entre los géneros. Centrará una gran parte de sus tareas en los programas nacionales, incluyendo los que ya apoya en 48 países africanos. Uno de los primeros pasos que se darán será el de reforzar las capacidades de su red de 26 oficinas de país y regionales en África. Los programas enfatizarán las prioridades de cada país dentro del marco que permita obtener resultados que generen progresos en otras áreas, como por ejemplo la autonomía económica de las mujeres, el liderazgo, la paz y la seguridad, la erradicación de la violencia de género y la planificación nacional.

Las principales actividades del nuevo organismo serán las de promover la igualdad entre los géneros y facilitar las experiencias para ayudar a los países a establecer políticas, programas y recursos para lograrla. ONU Mujeres trabajará en el mundo con los Estados Miembros de la ONU para establecer estándares y metas internacionales en materia de igualdad entre los géneros. También liderará el sistema de la ONU en la coordinación del trabajo de los demás organismos de la ONU a la hora de hacer avanzar la igualdad entre los géneros en sus programas, aumentando la eficiencia y el impacto sobre la vida de las mujeres.

El acuerdo para crear ONU Mujeres en julio de 2010 se plasmó en una resolución de la Asamblea General de la ONU. El organismo entró en operaciones el 1º de enero de 2011 bajo la dirección de la Sra. Bachelet, ex presidenta de Chile. Su presencia en la cumbre de la Unión Africana es la primera visita oficial que hace fuera de la Sede de la ONU en Nueva York.

La Unión Africana incluye la igualdad entre los géneros en su Acto Constitutivo, y ha adoptado el Protocolo a la Carta Africana de los Derechos Humanos y de las Personas en materia de los derechos de las mujeres en África. En 2010 declaró la Década para las Mujeres en África. La cumbre de 2011 de la Unión Africana está dedicada a los valores comunes, incluyendo el logro de la igualdad entre los géneros.

Casi todos los países africanos han ratificado la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). Muchos de ellos han mejorado los niveles de alfabetización de las mujeres, y siete de ellos están entre los 25 primeros países del mundo en lo relativo a la participación de las mujeres en el parlamento. Sin embargo, todavía existen importantes brechas: 84 por ciento de las mujeres que trabajan lo hacen en el sector informal sin protección ni beneficios, y sólo pocas mujeres han participado en los procesos de paz, aunque casi un tercio de los países africanos atraviesan algún tipo de conflicto o de crisis.