ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Un Grupo de Expertos estudia cómo potenciar el empoderamiento de las mujeres rurales

Error:

Date: 14 October 2011

En septiembre, ONU Mujeres patrocinó la reunión de un grupo de expertos sobre el tema “Facilitando la autonomía económica de las mujeres rurales: instituciones, oportunidades y participación, en Accra, Ghana. Asistieron a la reunión expertos en una serie de disciplinas y de todas las regiones del mundo, junto con muchas personas que trabajan en el desarrollo, incluyendo representantes de las asociaciones de agricultores.

La reunión, organizada en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ofrecerá recomendaciones para ser estudiadas en la reunión de 2011 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de la ONU, que se centrará en el empoderamiento de las mujeres rurales y su papel en la erradicación de la pobreza y el hambre, el desarrollo y los desafíos futuros.

En Accra se discutió una amplia gama de temas, incluyendo el rol de las mujeres rurales en la agricultura, el acceso a la tecnología, a los mercados y a la financiación, y el empleo en establecimientos agrícolas y fuera de ellos. También se tomó en consideración cómo participan las mujeres rurales en la gestión de los recursos naturales y en la adaptación al cambio climático, y se consideraron modos de promover un desarrollo rural sensible a los asuntos de género.

En el mundo las mujeres representan una proporción sustancial de la mano de obra agrícola. Como tal, han experimentado cambios en el desarrollo rural originados por la globalización, la liberalización comercial y el crecimiento de los mercados de materias primas, entre otros factores. La pobreza ahora se concentra sobre todo en las áreas rurales, y la mayoría de los pobres del medio rural son agricultores a pequeña escala, especialmente en África subsahariana, y trabajadores agrícolas a sueldo, especialmente en Asia meridional.

La crisis alimentaria mundial, el cambio climático y los altos niveles de urbanización han acarreado una atención nueva sobre la importancia de la agricultura y del desarrollo rural. Sin embargo, los participantes en Accra hicieron notar que a pesar del énfasis, los derechos y las prioridades de las mujeres rurales siguen sin ser lo suficientemente atendidos en las leyes y en los programas de desarrollo, y sólo reciben una parte nominal de la financiación disponible. Las mujeres siguen luchando frente a múltiples responsabilidades que les llevan tiempo dentro de sus familias y fuera de ellas, en parte debido a la falta de infraestructuras rurales y de los bienes y servicios esenciales.

Sin embargo, sería un error tildar a las mujeres rurales de débiles y vulnerables, dijeron varios participantes. Ellas son agentes económicos activos, incluso cuando se enfrentan a obstáculos como productoras, inversoras, cuidadoras y consumidoras.

Los participantes acordaron que hay que crear nuevos marcos que tomen en consideración los contextos mundiales cambiantes y la diversidad de las mujeres y de los hombres rurales. Las estrategias inclusivas de crecimiento económico podrían augurar beneficios sociales a largo plazo, incluyendo una menor desigualdad y pobreza en las áreas rurales.

Las recomendaciones realizadas por la reunión incluyeron dar prioridad al trabajo decente y a la generación de empleo para las mujeres y los hombres rurales, garantizar los derechos de las mujeres a la tierra y a la herencia, y ayudar a las pequeñas agricultoras y trabajadoras agrícolas a ser más rentables y productivas. También es esencial disponer de datos apropiados para tener políticas pertinentes y asignaciones presupuestarias adecuadas dirigidas a la autonomía económica de la mujer rural. Otras recomendaciones fueron las de aumentar el acceso a los servicios financieros, las inversiones en infraestructura y servicios esenciales, incluyendo los servicios infantiles y los centros comunitarios dirigidos por mujeres rurales. Las mujeres también tienen que recibir reconocimiento y apoyo como líderes de la adaptación y mitigación del cambio climático.

Las conclusiones de esta reunión formarán parte de dos informes del Secretario General de la ONU, preparados para la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Además sirven de punto de referencia para sostener y acelerar los esfuerzos dirigidos a empoderar a las mujeres rurales.

Si desea más información, sírvase consultar el sitio: http://www.un.org/womenwatch/daw/csw/csw56/egm.htm