Discurso de Michelle Bachelet en la segunda sesión ordinaria de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres

Fecha : 05 December 2011

Discurso de la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Michelle Bachelet en la segunda sesión ordinaria de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres, Nueva York, 5 de diciembre de 2011.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Señora Presidenta, distinguidos delegados:

Me complace estar con ustedes hoy en ocasión de la segunda sesión ordinaria de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres. Tenemos una agenda precisa para esta sesión; el punto más importante para nosotros es el estudio del primer Presupuesto Institucional de ONU Mujeres. Además, examinaremos el programa de trabajo propuesto a la Junta Ejecutiva para 2012.

Hoy quiero hablarles de nuestro presupuesto en su contexto más amplio y explicarles las razones detrás del mismo, pero ante nada quiero expresar nuestro agradecimiento por el trabajo hecho por la Comisión Consultiva en Asuntos Administrativos y de Presupuesto, que nos dio opiniones y apoyo.

Todos saben que llegamos al fin del primer año de existencia. Un año puede ser un período largo, pero ONU Mujeres sigue siendo una organización en proceso de creación. Hemos presentado presupuestos en el pasado que, de hecho, fueron medidas pasajeras pensadas para permitirnos atravesar el período de creación. Fueron presupuestos de necesidad.

Hoy me complace presentarles nuestro primer presupuesto apoyado en nuestro Plan Estratégico. También es importante hacer notar que es el primer presupuesto preparado con la participación de los directores superiores de ONU Mujeres recientemente nombrados. Es una herramienta estratégica que refleja el intento estratégico del mandato de ONU Mujeres, tal como se estipula en las resoluciones de la Asamblea General relativas a nuestra creación, y al Plan Estratégico de ONU Mujeres (UNW/2011/9) tal como fuera aprobado por ustedes, nuestra Junta Ejecutiva. Para nosotros, es el real presupuesto fundador de ONU Mujeres.

Los buenos presupuestos sirven sobre todo como declaración de una política y una visión, una traducción en términos financieros de una intención estratégica. Este presupuesto estipula cómo lograremos resultados y tener un impacto en materia de igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres. Estamos hablando de una organización que logra resultados a través de experiencias técnicas de alta calidad, de utilización de recursos, de alianzas, de facilitación de intercambio de conocimientos, de promoción y de influencia, y de creación de capacidades.

Estamos hablando de que ONU Mujeres se centra en primera instancia y sobre todo en cambiar las vidas de las mujeres y de las niñas sobre el terreno. Estamos hablando de catalizar la acción para marcar una diferencia en el diario vivir de las mujeres, con un énfasis especial en su empoderamiento político y económico, dentro de un marco de derechos humanos. Es una visión de una ONU Mujeres que refleja las mejores prácticas en todos los aspectos de su trabajo, con una administración financiera prudente y sólida, un uso transparente de fondos y una inversión en los recursos humanos como su bien más importante.

Es mi intención que nuestras discusiones con la Junta sean abiertas, francas y colaborativas. De este modo trabajaremos de manera eficaz. Es en ese espíritu que les digo que en ONU Mujeres nos damos cuenta que la tarea que nos espera es enorme y que quizá no podamos hacer que nuestra visión se convierta en realidad. ONU Mujeres sigue fortaleciendo sus operaciones, y su presupuesto representa un paso adelante. Refleja la intención declarada y compartida de convertirse en el tipo de organización que consigue los resultados que innumerables mujeres y niñas de todo el mundo esperan de nosotros y que nosotros esperamos de nosotros mismos.

Logros

Aunque somos una organización nueva, ya hemos obtenido resultados. En el contexto de los aconteceres en la región de los Estados Árabes, hemos podido identificar rápidamente las experiencias esenciales de todo el mundo útiles para Egipto y Túnez, ofreciendo un acceso a las mejores prácticas en materia de promoción de la igualdad de género en la creación de instituciones, incluyendo en la reforma electoral y la redacción de la constitución.

El Informe de ONU Mujeres El progreso de las mujeres en el mundo se centró este año en el acceso a la justicia. Recibió mucha atención de los medios y de una amplia gama de interesados. Nuestra función normativa sigue siendo sólida, y comenzamos a ver cómo ella se combina con nuestro trabajo operacional y de políticas para producir algo mejor y que tenga mayor impacto. Por ejemplo, ONU Mujeres, junto con el PNUD y con una serie de Estados Miembros, organizó un Evento Paralelo de Alto Nivel sobre la Participación Política de las Mujeres en la Asamblea General. Allí se reunieron Jefas de Estado y de Gobierno y ministras de todas las regiones del mundo.

La Declaración Conjunta, que yo firmé con las demás, fue citada en muchos de los discursos del Debate General de la Asamblea General y dio pie a una nueva resolución pidiendo una acción más decidida en materia de participación política de las mujeres, que fue adoptada por la Tercera Comisión. ONU Mujeres también tomó medidas firmes para poner a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el centro de las discusiones sobre seguridad alimentaria. De cara al futuro, nos estamos asociando con tres organismos de alimentación de la ONU con base en Roma sobre un plan de acción para hacer avanzar la autonomía económica de las mujeres rurales.

Señora presidenta, distinguidos delegados:

Incluso en el área comparativamente más nueva de la coordinación, estamos viendo resultados. Ya se ha redactado un proyecto de plan de acción para todo el sistema, después de las consultas que hicimos entre junio y noviembre en todo el sistema de la ONU. Allí se incluyen indicadores claros y concretos a los que las diferentes divisiones del sistema de la ONU pueden acceder y con los que se puede comparar su desempeño en lo relativo a promocionar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Este plan de acción será presentado ante la Junta de Jefes Ejecutivos en abril de 2012 y nos dará una base más sólida que nunca antes, para promover la incorporación de los asuntos de género y la rendición de cuentas en materia de género dentro del sistema de la ONU.

ONU Mujeres también continúa apoyando la coherencia del sistema de la ONU y de Unidos en la Acción, centrándose en lograr que se actúe Unidos en la Acción para las Mujeres. En la reunión de Unidos en la Acción que se celebró el mes pasado en Montevideo, presenté y recibí un decidido apoyo a la idea de dar prioridad al empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género en los Marcos de Asistencia para el Desarrollo de la ONU en los equipos de la ONU en los países. El espíritu de trabajo en equipo y de unidad fue alentador y prepara el terreno para una mayor eficacia de la ONU y para obtener mejores resultados para las mujeres y las niñas.

Me place informarles que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres forman parte también del acuerdo alcanzado la semana pasada en Busan en el Cuarto Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda. ONU Mujeres trabajó estrechamente con los socios, incluyendo a la sociedad civil, para preparar el Foro, donde presidí una sesión especial sobre asuntos de género.

Estos ejemplos dan una idea de lo que estamos haciendo y de dónde queremos que llegue ONU Mujeres; reflejan una organización que trabaja muy de cerca con sus socios, ayudándolos y alentándolos a hacer más y a hacerlo mejor. Muestran también que, con los enfoques correctos y llevados a cabo de manera correcta, hay un verdadero apetito en el sistema de la ONU para que, entre todos, nos desempeñemos mejor, y una apreciación para el rol que puede tener ONU Mujeres en ese aspecto si da su apoyo a todo el sistema.

Conjuntamente con el logro de resultados, hemos hecho progresos en establecer las bases de una organización eficaz. Por ejemplo, he comenzado a fortalecer nuestra presencia sobre el terreno, a establecer nuestra estructura administrativa y a aunar partes que hasta ahora estaban divididas del sistema de la ONU para que trabajen juntas en materia de género, bajo una única dirección y en una única oficina. Es importante decirles que ya no dirijo una federación poco rígida de cuatro entidades separadas.

Presupuesto

Señora Presidenta:

Permítame ahora hablar específicamente de cómo responde este presupuesto a la visión de una ONU Mujeres dinámica y eficaz. Todos los buenos presupuestos son una traducción en términos financieros de lo que esperamos alcanzar, y ésa ha sido nuestra intención en la elaboración del documento que tienen ante ustedes (UNW/2011/11).

Nuestro Plan Estratégico presenta una serie de prioridades, tanto en lo referente a resultados en el desarrollo como en la administración. También presenta como de suma prioridad la reestructuración y la mejora de la eficacia de ONU Mujeres sobre el terreno tanto en el ámbito regional como nacional[1].

Sobre la base de los recursos que hemos estimado necesarios para lograr los resultados estipulados en el Plan Estratégico, ONU Mujeres propone un Presupuesto Institucional para 2012-2013 de $140,8 millones, cuyo 86,3 por ciento se propone dedicar a las actividades de desarrollo. Para aclarar: este presupuesto representa un incremento por comparación al presupuesto de 2011, pero creemos que éste no es una base apropiada para una nueva organización. El de 2011 era un presupuesto de transición; éste es nuestro primer presupuesto en tanto que nueva organización.

Este incremento surge principalmente de la financiación de 139 puestos adicionales en el Presupuesto Institucional. Un tercio de ellos son funciones que ya están siendo llevadas a cabo, sea a través de puestos cubiertos por los presupuestos de los programas o por los acuerdos de servicios especiales. En estos casos, el pasar los puestos al Presupuesto Institucional nos permite poner a las funciones básicas sobre una base financiera propiamente dicha, a fin de que refleje de modo más transparente el uso de los fondos y que ofrezca contratos más justos y competitivos para esas funciones, permitiendo acceder a mejores candidatos para ellas.

Las tres cuartas partes de estos nuevos puestos son sobre el terreno, siguiendo exactamente la prioridad establecida en el Plan Estratégico. Para fines de 2013, llevará a 55 la cantidad de presencias de ONU Mujeres en los países, con una capacidad mínima cubierta por el Presupuesto Institucional.

Este concepto de capacidad mínima está basada en la Evaluación de capacidades sobre el terreno que se hizo a fines del año pasado y comienzos de éste, sobre la que no les hemos informado en reuniones anteriores. La conclusión de ese ejercicio fue simple: si ONU Mujeres quiere cumplir con su mandato en un país, necesita tener una capacidad mínima en él. Esto no quiere decir que adoptamos un enfoque único para todos los países, sino que reconocemos que tenemos un mandato complejo que cubre a nuestras áreas programáticas y a la responsabilidad de coordinar y agregar valor al trabajo de los socios en materia de igualdad de género, especialmente de nuestros socios dentro de la familia de la ONU.

Nuestro mandato también requiere que creemos capacidades y que apoyemos el fortalecimiento de los sistemas e instituciones nacionales y de la cooperación Sur-Sur y triangular, de modo de hacer avanzar el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género. Para ello necesitamos, como mínimo, tres funcionarios profesionales, incluyendo uno que pueda servir de representante, a nivel comparable, en el seno del equipo de la ONU en el país.

Buscamos este nivel no por una razón de estatus, sino porque creemos que hay un nivel de experiencia y autoridad básico necesario para liderar en el área de la igualdad de género entre varios socios. Necesitamos un personal adecuado para lograr mejores resultados y para llevar a cabo lo que se espera de nosotros. No podemos tratar de coordinar a nuestros socios o de presentar el tema a los donantes para que den su apoyo a las actividades si nuestro personal es el más inexperimentado alrededor de la mesa y carece de la preparación para llevar a cabo el trabajo que se espera de él.

Señora Presidenta, distinguidos delegados:

Este presupuesto es tan sólo un primer paso. Si los fondos nos lo permiten, nos comprometemos a poner en uso las capacidades de ONU Mujeres allí donde lo requieran los socios nacionales. Nos comprometemos a fortalecer las capacidades nacionales; sabemos que llevará tiempo y que cumplir con todas las demandas de ayuda es algo que no podemos pretender lograr en el corto o incluso mediano plazo. Sin embargo, crecemos paulatinamente y establecemos un precedente aquí sobre cómo crecerá y operará ONU Mujeres con el paso del tiempo.

El cuarto restante de los nuevos puestos son en la Sede de ONU Mujeres. Una vez más, aquí verán los puntos que ya he expuesto y que reflejan las prioridades del Plan Estratégico como la base que guía los cambios que proponemos. Verán que los puestos apoyan nuestro rol de defensor. Estamos buscando fortalecer nuestras capacidades en materia de movilización de recursos, no sólo para mejorar los recursos financieros de ONU Mujeres, sino para mejorar todos los recursos, financieros o no, de ONU Mujeres y de nuestros socios.

Se contempla el fortalecimiento de nuestras capacidades financieras y presupuestarias, de modo que podamos administrar, de manera ejemplar, los fondos que se nos otorgan. Verán que hay puestos estratégicos en los recursos humanos, de modo que podamos disponer de un personal que pueda hacer frente a los desafíos y demandas de nuestro nuevo mandato. En lo relativo a políticas, verán capacidades para las áreas de prioridad del Plan Estratégico, con nuevos puestos para la investigación y la difusión, y para la participación política de las mujeres.

En todas estas áreas, que son los cimientos sobre los que estamos construyendo y que son remanentes de las cuatro entidades que fueron incorporadas en ONU Mujeres, existen brechas. He dicho muchas veces que el mandato de ONU Mujeres no es simplemente de amalgamar las cuatro entidades predecesoras. Se espera de nosotros, y de nuestro Plan Estratégico, mucho más. Las capacidades que heredamos no estaban pensadas para dar los resultados que hoy se nos pide que demos. Ésa es la razón por la que consideramos que éste es el primer presupuesto verdadero de ONU Mujeres. Es nuestra base, desde donde estableceremos un punto de partida y las capacidades mínimas más absolutas que son necesarias para hacer lo que se nos ha pedido que hagamos.

Si bien esto representa un aumento en el presupuesto, es prudente. Hemos revisado a la baja los ingresos estimados para el bienio, de $900 millones a $700 millones, teniendo en cuenta que, a pesar de éxitos alentadores en la captación de fondos, la situación económica nos afecta a nosotros como afecta a los demás, y nos lleva a fortalecer las alianzas en todos los niveles — con los gobiernos, con la sociedad civil y con el sector privado — en el proceso de tratar de hacer más con menos. Sin embargo, hay razones de ser optimistas en el campo de la movilización de recursos.

En el día de hoy nuestros recursos financieros son mayores que los de los presupuestos combinados de las cuatro entidades predecesoras. También es importante el hecho de que estamos ampliando nuestra base de donantes: en el pasado, las contribuciones de las cuatro entidades predecesoras estaban en manos de sólo dos donantes principales, mientras que nosotros tenemos varios donantes que dan la mayor parte de nuestros recursos. Cinco países dan contribuciones que sobrepasan los 10 millones de dólares, muchos otros países se acercan a ese monto, y espero que muchas naciones lleguen rápidamente a esos niveles.

Más emocionante aún, no sólo en términos de dólares sino por lo que representa, es el surgimiento de nuevos donantes que se están comprometiendo con nuestro mandato con contribuciones, como la República de Corea y, más recientemente, los Emiratos Árabes Unidos, Nigeria, Indonesia, Gabón e India. Tengo confianza y agradezco el apoyo que estamos recibiendo de todo el mundo, e insto firmemente a los Estados Miembros que reflejen su compromiso con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres a través de una mayor contribución para ONU Mujeres en 2012 y en el futuro.

Eficacia y eficiencia

Señora Presidenta:

Permítaseme ahora hablar del importante tema de la eficiencia y la eficacia, que considero de la máxima prioridad. Desde el establecimiento de ONU Mujeres, ha habido dos iniciativas corporativas principales, dirigidas a mejorar el modo en que nos desempeñamos. La primera fue la Evaluación de capacidades sobre el terreno, que inspiró el modo en que operamos en los países. Esa iniciativa también inspiró el presupuesto que estamos presentando hoy y la considerable expansión de la presencia que esperamos lograr sobre el terreno. La segunda, el examen de nuestra estructura regional, está en curso y nos hará conocer cómo podemos operar mejor en los ámbitos regionales y de país y los modos en que podemos conectar los diferentes niveles de la organización para lograr mejores resultados.

La tercera iniciativa será la de eficiencia organizacional, de modo de ser más eficientes. Si bien este presupuesto establece algunas áreas en las que hemos logrado economías, como en el alquiler o en áreas de la TIC, sabemos que si bien representan un buen comienzo, son logros modestos. De muchos modos son éstos desafíos únicos que surgen cuando se busca eficiencia en una organización que es nueva pero que también abarca entidades que le precedieron y que tenían diferentes prácticas y culturas empresariales.

Es reconociendo plena y abiertamente este hecho que he llamado a una iniciativa de eficiencia organizacional. Es un esfuerzo prioritario que está en marcha destinado a simplificar, armonizar y fortalecer los sistemas, las políticas y los procedimientos. La iniciativa estudiará todos los aspectos de cómo ONU Mujeres lleva a cabo su trabajo. Estudiará los procesos financieros y presupuestarios para buscar vías que reduzcan las cargas administrativas, especialmente sobre el terreno, y de aunar capacidades cuando sea posible. Estudiará los recursos humanos y propondrá modos en que ONU Mujeres puede invertir mejor en su personal con el fin de crear las capacidades necesarias para alcanzar los resultados previstos en el Plan Estratégico.

Esperamos que esta iniciativa, sobre la que mantendré informada a la Junta, dé pie a un trabajo en áreas donde podemos mejorar, como la gestión financiera y presupuestaria, la información y las auditorías, mejores estructuras internas de gobernanza, la tecnología de la información y la comunicación, y la gestión de conocimientos.

El estudio de la estructura regional estará integrado en la iniciativa de eficiencia organizacional, para identificar cómo las funciones que hoy están esparcidas por la sede y por los ámbitos regionales y de país pueden ser racionalizadas o consolidadas. Daremos cuenta a la Junta Ejecutiva sobre las conclusiones y recomendaciones del estudio de la estructura regional.

Sin embargo, cuando identifiquemos medidas que podemos tomar inmediatamente, las tomaremos. Una de ellas es que he iniciado el proceso de desplazar las capacidades regionales hacia el terreno, mudando nuestras funciones regionales para los Estados Árabes a Egipto.

Próximos pasos

Señora Presidenta, distinguidos miembros de la Junta:

Hemos presentado un documento que refleja nuestro mandato y nuestro Plan Estratégico y la visión que tenemos del tipo de organización que debemos ser para responder a ellos. Consideramos este presupuesto como nuestro primer presupuesto y como uno que refleja las capacidades mínimas que requerimos. Hemos puesto el acento sobre nuestro deseo de mejorar en lo relativo a la eficiencia organizacional, y hemos adoptado medidas para atender estas prioridades.

Esperamos sus comentarios, preguntas, sugerencias e ideas, tanto en el transcurso de esta reunión como durante nuestro futuro trabajo en conjunto. ONU Mujeres está compuesta por su personal y sus socios en todo el mundo que comparten un mismo compromiso, el compromiso de cumplir con la promesa de derechos iguales para los hombres y las mujeres como lo consagra la Carta de las Naciones Unidas. Ustedes, miembros de nuestra Junta Ejecutiva, son nuestros socios fundamentales. Les agradezco una vez más por su apoyo y espero ansiosa participar en las discusiones.


[1] Párrafo 30.