ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Alocución de apertura de Michelle Bachelet en la Conferencia en el Día Internacional de las Viudas

Error:

Fecha: 23 June 2011

Discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, en la Conferencia en el Día Internacional de las Viudas celebrada en la Sede de la ONU de Nueva York, el 23 de junio de 2011.

[Cotejar con el texto pronunciado.]

Señoras y señores:

Me da enorme placer darles la bienvenida a todos hoy aquí, junto a nuestra distinguida invitada, la Sra. Sylvia Bongo Ondimba, Primera Dama de la República de Gabón. Además de su compromiso con mejorar la salud materna e infantil y con promover el empoderamiento de la mujer, la Primera Dama ayudó a lograr que las Naciones Unidas reconociesen al 23 de junio como el “Día Internacional de las Viudas.

Esta celebración la inició la Fundación Loomba en 2005, cuyo fundador, el Sr. Raj Loomba, y su presidenta, la Sra. Cherie Blair, también nos acompañan hoy. El Día Internacional de las Viudas fue oficialmente reconocido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre del año pasado, a iniciativa del Gobierno de Gabón.

Hace mucho que deberíamos haber prestado atención a las viudas. Este primer Día Internacional de las Viudas es un primer paso esencial para promover la protección y el respeto de sus derechos, en todas las regiones y culturas.

Como ha dicho el Secretario General Ban Ki-moon, este día nos da la oportunidad de llamar la atención sobre las dificultades a las que se enfrentan las mujeres en todos los países cuando fallecen sus esposos, ya sea que sean ancianas y solas o jóvenes con hijos pequeños que deberán criar como único progenitor y sostén. Además de tener que sobreponerse a la pena, se encuentran por primera vez sin una red de seguridad social.

Muchas de estas mujeres pasan rápidamente a vivir en la pobreza, aunque no hayan sido pobres antes. En el mundo, se estima que 115 millones de viudas viven en una pobreza extrema junto a sus hijos. En el marco de los conflictos armados del mundo y de la epidemia de VIH y de SIDA, esta cifra está aumentando.

Estos hechos presentan una oportunidad y un reto a los países y a la comunidad internacional que todos debemos tomar en serio.

Recordemos que en la decisión de observar este día, la Asamblea General de las Naciones Unidas:

  • Poniendo de relieve que el empoderamiento económico de las mujeres, incluidas las viudas, es un factor esencial para la erradicación de la pobreza;
  • Reafirmó que las mujeres, incluidas las viudas, deben ser parte integrante de la sociedad en el Estado en que residen; y
  • Exhortó a los Estados Miembros, el sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales y regionales a que, en el marco de sus mandatos respectivos, presten especial atención a la situación de las viudas y sus hijos.

El primer Día Internacional de las Viudas nos ofrece la oportunidad de rendir tributo a la contribución económica y social de las mujeres, incluyendo a las viudas, sus sociedades y, en especial, al trabajo no remunerado que desempeñan en todos los países del mundo.

La situación de las viudas también destaca la necesidad de dar autonomía económica a las mujeres y de mejorar sus derechos de tenencia de la tierra, a la propiedad y a la herencia en todos los países. En los últimos años se ha visto que hay un número creciente de países que reconocen esos derechos sobre una base de igualdad a los de los hombres.

Estoy segura que nuestros distinguidos panelistas hoy darán detalles de las maneras en que las desigualdades arraigadas en materia de género afectan a las viudas de distintos países, lo que reflejará la diversidad dentro de este grupo de mujeres, y de las dificultades que todas ellas comparten.

La presencia de nuestros panelistas muestra la seriedad que hay que otorgar a este asunto en todo el mundo, dentro y fuera del ámbito gubernamental.

Sabemos que si se les da la oportunidad, las viudas pueden ser miembros activos y valorados de la comunidad, contribuyendo plenamente a sus familias y sociedades. Tampoco debemos pasar por alto su potencial de ser líderes de sus comunidades.

ONU Mujeres se ha comprometido con hacer avanzar las oportunidades para las mujeres de todas las edades, aumentar su acceso a la educación y a las oportunidades de empleo y de modos de vida sostenibles, y permitirles vivir sin violencia de género. Si se fortalece a la mujer desde un principio, nos aseguraremos que puedan hacer frente, e incluso aceptar, los muchos retos que les presentará la vida.

Esto es particularmente cierto en las situaciones de conflictos armados en el que las mujeres quedan viudas y sin casa, sin nadie que las mantenga. Nos hemos comprometido igualmente a garantizar que la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer sea una “realidad vivida, y no simplemente un mantra.

Estoy segura que ésta será una mañana interesante y productiva y que este debate generará un diálogo por el que todos podremos comprender mejor la situación de las viudas y darles nuestro apoyo.

Muchas gracias.

De interés: