2011 Cuenta atrás a los ODM: Celebrando éxitos y avances

Fecha: 23 Sep 2011

Palabras de la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres en el evento organizado por USAID y FIDA “2011 Cuenta atrás a los ODM: Celebrando éxitos y avances Nueva York, septiembre de 2011.

[Cotejar con el texto pronunciado.]

Muchas gracias Femi Oke.

Me da un enorme placer estar con todos ustedes aquí, hoy, en momentos en que nos encontramos en la cuenta atrás para los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Felicito a los países que están haciendo progresos, así como a aquéllos sobre los que haremos énfasis esta tarde. Me honra representar a las Naciones Unidas, además, para reafirmar nuestro compromiso colectivo de apoyo a los países en sus esfuerzos para lograr estos objetivos y estas metas.

Sabemos que hay una inversión que puede proporcionar mayores resultados en el conjunto de los ocho ODM: la inversión en las niñas y en las mujeres, y me complace que los dos patrocinadores de este evento - el FIDA y USAID - hayan puesto a las mujeres en el centro de sus estrategias internacionales de desarrollo.

Las mujeres constituyen la mayoría de los pobres, e invertir en su bienestar y proteger sus derechos tiene un efecto multiplicador, cuyos beneficios se extienden a través de las sociedades. Cuando las mujeres son educadas y saludables, sus hijos lo son también, como en el caso de Perú, y cuando las mujeres tienen el mismo acceso a los recursos, los países pueden reducir la pobreza y el hambre, como en el caso de Brasil donde las mujeres y las familias se benefician de las transferencias condicionadas de efectivo. Éstas son buenas prácticas que pueden ser compartidas.

En Zambia celebro las políticas, incluyendo el regreso a la escuela de las niñas que quedan embarazadas, y también en Gambia, porque el impulso a la educación de las niñas y la paridad entre los géneros en la escuela tendrán un efecto dominó. Cuando se empodera a una niña, se empodera a una nación.

Felicito a Etiopía y a Nepal por mejorar la salud de las mujeres y por ampliar el acceso a los servicios de salud reproductiva, y a Viet Nam por subsidiar los préstamos a las familias más pobres de modo que se mejore el acceso al agua y al saneamiento.

En momentos en que hacemos la cuenta atrás para los ODM, tenemos que reconocer que las contribuciones de las mujeres son esenciales para una economía verde, para un desarrollo sostenible y para erradicar la pobreza. En el futuro podemos hacer aún mayores progresos si eliminamos la discriminación contra las mujeres en las leyes y en la práctica, y si garantizamos que las políticas y las estrategias sean sensibles a los asuntos de género y dirigidas a las necesidades y realidades de las mujeres.

Como lo muestran los casos que aquí se destacan, debemos promover el acceso equitativo a los recursos, a los servicios sociales, a las oportunidades y al liderazgo. Si esto quiere decir que hay que eliminar los honorarios para los usuarios o imponer cuotas para las mujeres en el parlamento o usar transferencias condicionadas de efectivo, hay una buena razón para tomar medidas especiales para promover el acceso universal, para asegurar que se oigan las voces de las mujeres, para promover el liderazgo de las mujeres y para llegar y hacer participar a los que son muy pobres.

Ahora que empezamos la cuenta atrás para los ODM, no hay más tiempo que perder. Es el momento de dar rienda suelta al potencial sin explotar de las mujeres y de las niñas.

ONU Mujeres está trabajando con socios de todo el mundo para hacer avanzar el empoderamiento de las mujeres y los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Estamos trabajando además con todo el sistema de la ONU para garantizar que las mujeres y las niñas desempeñen plenamente el rol que les corresponde y que la igualdad entre los géneros sea el principio que guíe los esfuerzos para alcanzar el desarrollo internacional.

Una vez más, felicito a todos los países y socios por los progresos que se están consiguiendo, y les agradezco su compromiso con el desarrollo.