ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Mujeres afrodescendientes en la lucha contra la desigualdad racial y de género

Error:

Fecha: 27 September 2011

Durante una reunión de alto nivel celebrada en el marco de la 66º sesión de la Asamblea General de la ONU el 22 de septiembre, los líderes mundiales adoptaron una declaración reafirmando su compromiso en la puesta en marcha efectiva de la Declaración y Programa de Acción de Durban, como una exhaustiva y sólida plataforma para luchar contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia.

En el continente americano hay cerca de 200 millones de personas que se reconocen como afrodescendientes. Millones más viven en otras partes del mundo, fuera de África. La Declaración de Durban, que cumple su décimo aniversario en este 2011, reconoce a la población afrodescendiente como víctima de la discriminación racial, cuyo origen se remonta al comercio de esclavos. Estos diez años de vigencia ofrecen una buena oportunidad para renovar el compromiso de las Naciones Unidas y de la sociedad en general con la lucha contra el racismo y la discriminación racial. Una efeméride que además pone fin al Año Internacional de los Afrodescendientes, y sirve para recordar a las víctimas que fueron identificadas en la Declaración, y darle un nuevo impulso a la lucha y prevención de la discriminación racial en todas sus manifestaciones.

Cambios en la sociedad global

Brasil es el segundo país del mundo con mayor población negra — 95 millones de afrodescendientes —, lo que no evita que haya señales alarmantes de racismo y sexismo. Allí, igual que en otros lugares, las mujeres negras siguen encontrando obstáculos para alcanzar representatividad en organismos públicos y privados. Por ejemplo, la presencia de la mujer negra en puestos de dirección de empresas es casi nula: apenas 0,5 por ciento están en el ejecutivo, 2 por ciento en la gerencia, 5 por ciento en la supervisión y el 9 por ciento en el plantel funcional, conforme al estudio del Instituto Ethos de 2010.

A lo largo de estos diez años, ONU Mujeres ha apoyado con entusiasmo la organización política de las mujeres negras. Un ejemplo es el Grupo de Mujeres Negras Brasileñas constituido tras la Conferencia de Durban, en 2001. Lúcia Xavier, una de las activistas brasileñas participantes en Durban, llama la atención sobre la relación perversa que liga el racismo con el sexismo: “Nuestros desafíos como movimiento de mujeres negras se pueden considerar pequeños en relación a la lucha que enfrentamos diariamente contra el racismo, el sexismo y la exclusión social. Tenemos derecho a una vida plena, a disfrutar de una democracia inclusiva y derechos sociales. La sociedad tiene que cambiar.

Empoderamiento de las mujeres negras

ONU Mujeres viene invirtiendo desde 2006 en el empoderamiento de las mujeres negras a través de un programa de incorporación de las dimensiones de género, raza y etnia incluidos en los programas de combate a la pobreza en Bolivia, Brasil, Guatemala y Paraguay, financiados por la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo). La iniciativa quiere incluir las perspectivas de género, raza y etnia en las iniciativas gubernamentales y no gubernamentales de reducción de la pobreza y discriminación, producción de datos desagregados de género y raza e incidencia política de las mujeres.

Según Dorotea Wilson, coordinadora de la Red de Mujeres Afro-latinoamericanas y Afro-caribeñas y de la Diáspora, “a través de los foros de preparación de la Conferencia de Durban, hemos podido acercarnos a otras redes de mujeres del continente y articular esfuerzos conjuntos. En la estrategia de combate al racismo, la Red destaca las alianzas estratégicas con otros movimientos sociales, la implementación del Programa de Acción de Durban y el aumento de la participación de la juventud en el movimiento de mujeres negras. “Estamos impulsando el proceso de articulación para la ejecución del Plan de Durban, la inclusión de la variable étnicorracial en los censos y la construcción de la Convención Interamericana contra la Discriminación Racial y Toda Forma de Intolerancia, en la Organización de los Estados Americanos, concluye Dorotea Wilson.

Videos relacionados

Cono Sur: Derechos Económicos para las Mujeres

Trabajo Domestico, Trabajo Decente

Las Américas tienen color: afrodescendientes en los censos del siglo XXI

Enlaces relacionados