Declaración de Michelle Bachelet en la primera sesión ordinaria de la junta ejecutiva de ONU Mujeres

Fecha : 24 January 2012

Declaración de Michelle Bachelet Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva Primera Sesión Ordinaria de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres 24 de enero de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Señor Presidente, distinguidos delegados:

Permítanme ante todo desearles un muy feliz Año Nuevo. No les sorprenderá oírme decir que mi deseo especial es para las mujeres del mundo. Espero que, este año, independientemente de los retos que nos esperan, sea el año en que las voces de las mujeres se hagan sentir más que nunca.

Es un placer estar con ustedes en esta Primera Sesión Ordinaria de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres. Embajadora Ogwu, es con enorme gratitud - y con algo de tristeza - que la veo concluir su mandato, y quisiera agradecerle todo lo que ha hecho por hacer avanzar nuestro compromiso conjunto y nuestra labor. Bajo su liderazgo y con los esfuerzos conjugados de sus vicepresidentes, la Junta aprobó el plan estratégico y el presupuesto institucional de ONU Mujeres, lo que nos permitió avanzar y centrarnos en los resultados que tantas personas en el mundo esperan de nosotros. El éxito de la Junta le debe mucho a su dedicación y a su compromiso inquebrantable con la causa de la igualdad de género. Le agradezco por ello también.

Embajador Kim Sook, le doy la más calurosa bienvenida y le felicito por su elección como nuevo Presidente de esta Junta. Espero seguir bajo su dirección, la excelente colaboración existente entre ONU Mujeres y la Junta.

Para esta sesión tenemos una agenda precisa, en la que el tema más importante son las actividades operacionales de ONU Mujeres. Quiero hablarles hoy a ustedes de nuestras actividades dentro del contexto de nuestro primer año de operaciones. Es nuestro primer aniversario y debo decir que ha sido un año increíble, un año de emociones, muchas esperanzas y ambiciones. 2011 fue un año de muchas transiciones. Consolidamos cuatro secciones que hasta entonces eran independientes dentro del sistema de la ONU en una única organización. Tomamos medidas para fortalecer a ONU Mujeres para cumplir con las demandas de los países y hacer avanzar las prioridades nacionales en materia de igualdad de género.

Quiero agradecerles a ustedes muy sinceramente, ustedes miembros de la Junta Ejecutiva, su apoyo y guía. Quiero agradecer a todos mis colegas en ONU Mujeres la pasión y la dedicación que aportaron a este desafío. Hemos recorrido mucho camino. Saludo a cada persona, gobierno y organización que trabaja a favor del empoderamiento de las mujeres y de la igualdad de género.

Sabemos que la tarea que nos espera no es fácil, que es una tarea que requiere temple, paciencia y, sobre todo, determinación y un esfuerzo concertado. En estos tiempos de crisis económica, de agitación social y de transformación política, nos enfrentamos a oportunidades y a amenazas respecto a los logros que con tanto esfuerzo hemos conseguido para las mujeres. Nuestro reto no es sólo proteger esos logros sino hacer avanzar activamente los derechos de las mujeres.

Trabajando en conjunto

Señor Presidente:

En el transcurso de su primer año, ONU Mujeres estableció y fortaleció las alianzas en todas las regiones del mundo. Este principio de alianza es el fundamento de nuestro modelo empresarial, porque una organización por sí sola no puede alcanzar la igualdad. La igualdad depende de todos y de cada uno de nosotros.

En la actualidad ONU Mujeres está presente en 75 países con el fin de dar apoyo a los líderes nacionales e impulsar mayores progresos en materia de empoderamiento de las mujeres y de igualdad de género. El núcleo de nuestra estrategia se basa en la creación de capacidades para fortalecer los conocimientos de las personas, las organizaciones y las instituciones para establecer cimientos sólidos para la igualdad.

En el último año gozamos de una efusión de buena voluntad y de apoyo, y me siento orgullosa de lo que juntos hemos alcanzado. Desde hacer avanzar el liderazgo y la participación política de las mujeres a ampliar las oportunidades económicas para las mujeres, impulsar una movilización para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, aumentar la participación de las mujeres en la consolidación de la paz, y asegurarnos que los presupuestos y los planes trabajen a favor de las mujeres, guiándonos por nuestro Plan Estratégico para cumplir con nuestras promesas.

Me complace anunciar que el año pasado se avanzó considerablemente hacia la igualdad: Camboya adoptó su primera Ley sobre ataques con ácidos para proteger a las mujeres de este tipo de violencia. La ley regula la venta de ácidos y los que utilizan el ácido para arrojarlo sobre las víctimas se enfrentan a sentencias más severas. En Liberia las mujeres establecieron brigadas de justicia, y como consecuencia el nivel de violencia contra las mujeres se ha reducido y más culpables han sido juzgados. Además, más de 250 mujeres en África y Asia han sido formadas como mediadoras para prevenir conflictos.

Los encargados del mantenimiento de la paz de la ONU ahora se centran más en proteger a las mujeres en las áreas donde hay altos niveles de violencia sexual. En Darfur, en los primeros 9 meses de 2011, los soldados de la ONU llevaron a cabo más de 26.000 patrullas para proteger a las mujeres y a los niños al salir de las aldeas y de los campamentos para ir a recoger leña o pasto. En este mismo período, en la República Democrática del Congo, más de 150 militares y policías fueron sentenciados por violación y otros actos de violencia sexual. Viet Nam tiene ahora su primer programa nacional sobre igualdad de género con un presupuesto estimado de 46 millones de dólares. Ecuador tiene, por primera vez, un presupuesto nacional con un rubro destinado a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en cada Ministerio. Papúa Nueva Guinea tiene una medida temporal especial para aumentar la representación de las mujeres en el Parlamento.

Ampliando el liderazgo de las mujeres

Sr. Presidente:

En estos momentos de cambios y transiciones históricas, no podemos dejar de lado a las mujeres. La plena participación de las mujeres amplía las posibilidades para la democracia, la justicia y el desarrollo sostenible. Esa es la razón por la que ONU Mujeres dio capacitación y apoyo a las mujeres candidatas para hacer campañas para presentarse a puestos públicos en 23 países. Actualmente, en 18 de estos países hay más mujeres electas.

Cuando las protestas comenzaron en Túnez y en la Plaza Tahrir, ONU Mujeres respondió inmediatamente dando apoyo a la participación de las mujeres en la reforma constitucional, las elecciones y la transición política. Personalmente viajé cuatro veces a la región. Además, medio millón de ciudadanos en Egipto firmaron la Carta de las Mujeres, en la que se describen las exigencias de las mujeres para el futuro; además se han distribuido documentos de identificación a las mujeres rurales para aumentar la participación de las mujeres en las elecciones en Egipto.

En octubre, ONU Mujeres hizo un llamado a propuestas concretas de los gobiernos y de la sociedad civil en los Estados árabes con el fin de apoyar la participación política y el empoderamiento de las mujeres. La respuesta a nuestro llamado a propuestas para el Fondo para la Igualdad de Género fue extraordinaria: recibimos 105 solicitudes de subsidios para programas en 17 países, representando un total de 8,1 millones de dólares. Actualmente estamos otorgando 4,8 millones para financiar el avance de la igualdad de género, de la autonomía económica y de la participación política de las mujeres en los países árabes.

Acabo de volver de Beirut donde asistí a una reunión de alto nivel sobre reforma y transición democrática en el mundo árabe, donde las mujeres me dijeron que es difícil hacer oír sus demandas y que siguen quedando excluidas de los procesos políticos.

En todas las regiones del mundo, aumentar el liderazgo y la participación de las mujeres en el campo político sigue siendo un problema urgente. En diciembre, las naciones del mundo adoptaron una resolución en la Asamblea General para tomar medidas concretas y proactivas que hagan avanzar la participación y el liderazgo de las mujeres en la política, incluyendo en períodos de transición. Todos nosotros tenemos la obligación de velar por que esta importante resolución se cumpla.

Aumentando la autonomía económica de las mujeres

Sr. Presidente:

Al día de hoy más de la mitad de las mujeres que trabajan lo hacen en empleos vulnerables con salarios bajos, carecen de beneficios y pueden desaparecer sin previo aviso. La brecha de género respecto a la remuneración sigue siendo importante, y conciliar la vida laboral con la familiar sigue siendo una lucha diaria. Sin embargo, es justamente ahora, cuando todos están buscando soluciones para propiciar la recuperación económica, cuando hay que dar rienda suelta a la contribución de las mujeres.

Si fortalecemos el rol económico de las mujeres, la recuperación económica puede ser más rápida, más profunda, más sostenible y más justa, y los derechos de las mujeres avanzarán, lo que es particularmente importante para las mujeres migrantes. Eliminar las barreras que discriminan a las mujeres en ciertos sectores u ocupaciones puede hacer aumentar la productividad laboral hasta en un 25 por ciento en algunos países.

En 2011, establecimos una alianza con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, con el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola, y con el Programa Mundial de Alimentos para hacer avanzar la autonomía económica de las mujeres rurales. Ayudamos a los países a eliminar las barreras que limitan la participación económica de las mujeres, dando capacitación y creando capacidades para hacer leyes, políticas y condiciones que sean justas para las mujeres.

Instamos a las compañías privadas a adoptar los Principios para el Empoderamiento de la Mujer para hacer avanzar las oportunidades iguales y el liderazgo de las mujeres en el sector privado. Hasta hoy, 257 directores ejecutivos se han comprometido con estos Principios y estamos tratando de sobrepasar nuestro objetivo de 500 compañías para 2015. En este año pugnaré por la autonomía económica de las mujeres y ONU Mujeres hará que sus socios amplíen las oportunidades económicas para ellas.

Poniendo fin a la violencia contra las mujeres y las niñas

Sr. Presidente:

La violencia contra las mujeres no es sólo un tema de mujeres, sino que nos disminuye a todos y cada uno de nosotros y bloquea el progreso hacia la igualdad. El 25 de noviembre de 2011, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, presenté una política con 16 pasos concretos dirigidos a prevenir, proteger y dar servicios esenciales para poner fin a la violencia contra las mujeres. Desde hacer cumplir las leyes hasta crear conciencia, poner fin a la impunidad y dar servicios a las supervivientes, podemos mejorar mucho nuestra respuesta y reducir la incidencia de la violencia contra las mujeres y las niñas. Todos podemos contribuir con nuestra parte para hacer avanzar esta agenda.

En 2011, ONU Mujeres estuvo al frente de una iniciativa mundial para otorgar a las mujeres y a las niñas el acceso universal al apoyo esencial en situaciones de violencia. Ampliamos nuestro trabajo en las Ciudades Seguras para las Mujeres y los Niños, incluyendo a través de nuestras recientes asociaciones con UNICEF y ONU-Hábitat. Apoyamos a los países a propiciar leyes, políticas, servicios y concientización, organizamos la Campaña Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres del Secretario General de la ONU, y administramos el Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres.

Transición: Fortaleciendo el rol de las mujeres en la paz y la seguridad

Sr. Presidente, distinguidos delegados:

Las mujeres son más que las víctimas de un conflicto; son líderes de la paz y la democracia. Este fue el mensaje dado al otorgar el Premio Nobel de la Paz de 2011 a tres mujeres líderes: la Presidenta Ellen Johnson Sirleaf y Leymah Gbowee de Liberia, y a Tawakkol Karman de Yemen.
Las mujeres pagan un precio extremadamente alto en los conflictos y, sin embargo, a menudo son las primeras que encuentran soluciones, promueven la reconciliación y garantizan que todas las voces sean oídas en el proceso de reconstrucción de sus países. A pesar de ello, desde 1992, menos del 10 por ciento de los negociadores de paz han sido mujeres, y menos del 6 por ciento de los presupuestos para la reconstrucción se ocupan específicamente de las necesidades de las mujeres y de las niñas.

En 2011, ONU Mujeres tomó medidas para asegurarse que las mujeres tengan un papel central en las conversaciones de paz, la consolidación de la paz y la recuperación. ONU Mujeres ha estado durante mucho tiempo al lado de las mujeres en las áreas afectadas por conflictos. Se finalizaron los Planes Nacionales de Acción para hacer avanzar la resolución 1325 del Consejo de Seguridad, en Georgia, Indonesia, Serbia y los Estados Unidos. Las mujeres participaron en conferencias internacionales para apoyar la paz y el desarrollo en Afganistán y en el último Estado Miembro, Sudán del Sur. Se dieron cursos de formación a las tropas de mantenimiento de la paz de la ONU para ayudarles a detectar y prevenir la violencia sexual.

En 2011, ONU Mujeres finalizó igualmente un marco estratégico para todo el sistema de la ONU con el fin de aumentar la coordinación, el monitoreo y la responsabilidad de todo el sistema en lo relativo a la participación de las mujeres en la resolución de conflictos, la consolidación de la paz y la erradicación de la violencia sexual.

Existe un plan de acción de siete puntos del Secretario General para ampliar la participación de las mujeres en la consolidación de la paz, y un acuerdo dentro del sistema de la ONU de asignar por lo menos el 15 por ciento de los presupuestos para la recuperación post conflicto, de modo de garantizar la participación de las mujeres, y de dedicar por lo menos el 40 por ciento de los puestos temporales a las mujeres en la recuperación tras el conflicto.

Haciendo que los presupuestos y los planes funcionen para las mujeres

Sr. Presidente:

ONU Mujeres es la principal defensora a nivel mundial de los presupuestos y de la planificación sensible a los asuntos de género. En los últimos años, el impulso dado a los presupuestos con perspectiva de género aumentó considerablemente debido a la promoción y al apoyo técnico y a la mayor comprensión del hecho de que eliminar las desigualdades en el acceso a la educación, la salud, la seguridad, la justicia y el empleo maximiza la estabilidad y el desarrollo. ONU Mujeres trabajó en 44 países obteniendo logros significativos. 17 ministerios de finanzas y de monitoreo del presupuesto de 13 países adoptaron presupuestos con perspectiva de género. Un ejemplo es Ecuador, donde el Ministerio de Educación dedicó el 6 por ciento del presupuesto a la erradicación de la violencia contra las mujeres y las niñas en las escuelas.

En Busan, con ocasión del Cuarto Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda, los gobiernos acordaron que la igualdad de género es un principio fundamental de la eficacia del desarrollo. Para impulsar y medir el progreso, ONU Mujeres presentó un programa conjunto con la División de Estadística de la ONU - conocido como EDGE - para incorporar las estadísticas de género en los sistemas nacionales de estadísticas.

Unidos en la Acción: dando prioridad a la igualdad de género en todo el sistema de la ONU

Sr. Presidente:

El establecimiento de ONU Mujeres por sí mismo es una expresión evidente de la reforma de la ONU en su deseo de fortalecer la coherencia de todo el sistema. En calidad de Estados Miembros, ustedes han dejado claro que ONU Mujeres debe liderar, coordinar y mejorar la responsabilidad del sistema de la ONU en su trabajo en materia de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres. También han decidido, en la resolución de la fundación de ONU Mujeres, que la Entidad respaldará la incorporación del género en todo el sistema de la ONU centrándose en la coordinación y no en una simple réplica de lo que ya existe.

Garantizar que los equipos de la ONU en los países tengan la capacidad de hacer avanzar la igualdad de género es una prioridad para ONU Mujeres. En los países alentamos y respaldamos a los equipos para que empleen indicadores de desempeño, hojas de puntuaciones para el género y auditorías de género. En Albania y Uganda apoyamos la adopción de indicadores nacionales sobre los adelantos de la mujer. Los equipos de la ONU en los países usan esos indicadores para rendir cuentas de la contribución a los resultados.

Para ONU Mujeres, la experiencia de trabajar en países que forman parte de la iniciativa Unidos en la Acción y en países emprendedores ha sido excepcional. Hemos visto una mejoría notable en el énfasis que se da a la igualdad de género y en las nuevas estrategias adoptadas para atender los retos específicos de los países. Se ha mejorado la coordinación y las alianzas con los socios del desarrollo y se ha incrementado la responsabilidad mutua en materia de resultados. En Tanzania, por ejemplo, la igualdad de género es un principio guía con el que se comparan las principales acciones. Veinte por ciento de las asignaciones de la ONU en Tanzania para los años venideros dependen de los resultados relativos al empoderamiento de las mujeres y a la igualdad de género.

Al evaluar los progresos, hemos notado una firme correlación entre los grupos temáticos de género, apoyados por la dirección, y los cambios positivos. Me complace informarles que la cantidad de grupos temáticos de género ha pasado de 37 en 2004 a 106 en 2010. ONU Mujeres participa en más de 100 programas conjuntos de la ONU. Ocho organismos de la ONU se han propuesto como voluntarios para poner en marcha un nuevo marco piloto de rendición de cuentas para el plan de acción de todo el Sistema en materia de igualdad de género que llegará próximamente a la Junta de los jefes ejecutivos para su aprobación. (Ellos son: ONUSIDA, PNUD, FNUAP, UNICEF, CESPAO, OHCHR y OIM.)

Financiación

Sr. Presidente:

El trabajo sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres sigue estando crónicamente mal financiado. ONU Mujeres fue creada en momentos de dificultades y crisis económica. Sin embargo y a pesar de los recortes en los presupuestos, las contribuciones destinadas a ONU Mujeres para 2011 alcanzaron los $235 millones de dólares, lo que representa un aumento del 35 por ciento por comparación a 2010, y nuestra base de donantes se ha ampliado. ONU Mujeres celebra su primer aniversario con 114 gobiernos que contribuyen a sus recursos básicos. Anteriormente sólo dos donantes otorgaban la mayoría de los fondos, mientras que hoy hay una docena de donantes que dan contribuciones superiores a los 10 millones de dólares.

Esto no sólo destaca la importancia de nuestro mandato sino que muestra un voto de confianza en ONU Mujeres. No obstante, las metas de recursos en 2011 no han sido alcanzadas, y hay varios Estados Miembros que todavía tienen que traducir su compromiso político en compromiso monetario. Se requerirán esfuerzos considerables de captación de fondos para alcanzar la meta de 700 millones de dólares para el bienio 2012-2013.

Con ese fin, trabajamos en tres frentes. Primero, tenemos que profundizar y ampliar aún más la base de donantes con donantes gubernamentales para los recursos básicos. Segundo, tenemos que identificar y captar nuevas oportunidades de compartir recursos para complementar los recursos básicos. En lo personal, me centro especialmente en incluir dos fondos fiduciarios administrados por ONU Mujeres:

En tercer lugar, tenemos que ampliar las alianzas no tradicionales con el sector privado, las fundaciones y los comités nacionales de ONU Mujeres. ONU Mujeres seguirá explorando todas las oportunidades para diversificar su base de recursos.

Quiero destacar que el apoyo continuado de los donantes tradicionales sigue siendo esencial para garantizar que podamos cumplir con nuestras operaciones. Esto es especialmente importante en estos momentos en que seguimos consolidándonos como organización.

Sr. Presidente:

2012 será un año activo y difícil en muchos aspectos. Personalmente prefiero sentirme llena de energía con las posibilidades y las oportunidades que se nos ofrecen. Tan sólo la semana pasada organicé una reunión de mujeres líderes, con las que compartimos la meta de obtener resultados y llegar a ser la organización más eficiente y efectiva que sea posible.

En estos momentos estamos en plena evaluación de nuestra estructura regional, la que también tendrá que mejorar respecto a su supervisión para garantizar prácticas empresariales efectivas y fortalecer la coherencia entre los aspectos normativos y operacionales de nuestro trabajo, y dentro del sistema de la ONU. Este esfuerzo concuerda con mi iniciativa de aumentar la eficiencia organizacional.

En todos los lugares que visité el año pasado me llegaron pedidos de una mayor acción en dos áreas principales: la participación política y la autonomía económica, que son dos prioridades que están conectadas entre sí. En 2012 pondré un énfasis especial en hacer avanzar la participación política y la autonomía económica de las mujeres. ONU Mujeres también amplificará las voces de las mujeres para lograr la plena participación de las mujeres en materia de desarrollo sostenible en ocasión de Rio+20.

Les quedo agradecida y junto a mi personal esperamos trabajar estrechamente con ustedes el próximo año.