Declaración conjunta: Día Internacional de la Niña 2012

Fecha : 10 October 2012

Declaración conjunta
Directores Ejecutivos del UNICEF y el UNFPA y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres

El 11 de octubre marca la inauguración del Día Internacional de la Niña. Este día centra la atención en la necesidad de abordar los retos a los que se enfrentan las niñas, promover su empoderamiento y cumplir sus derechos humanos.

Este año nos reunimos para hacer hincapié en el matrimonio infantil.

El matrimonio infantil es una violación de los derechos humanos que prevalece en diversas regiones del mundo, especialmente en áreas rurales y entre las comunidades más desfavorecidas. En el plano mundial, en los países en desarrollo (sin incluir a China), alrededor de una de cada tres mujeres jóvenes (aproximadamente 70 millones) entre 20 y 24 años de edad contrajo matrimonio antes de cumplir 18 años.

Las consecuencias del matrimonio infantil son graves y de gran alcance en todos los aspectos de sus vidas. Las mujeres no sólo se enfrentan al riesgo de los embarazos precoces y no deseados, sino que las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto figuran entre las principales causas de mortalidad de las niñas entre 15 y 19 años de edad en todo el mundo.

Asimismo, las niñas casadas tienen más probabilidades de sufrir discriminación y violencia. Muy a menudo detentan poca o ninguna capacidad para abandonar a sus compañeros abusivos y obtener el apoyo social y jurídico que necesitan para mejorar su situación.

El conjunto de la carga que suponen el trabajo doméstico, el cuidado de los hijos y la presión de la familia con frecuencia puede evitar o poner fin prematuramente a la educación de una niña casada. Mientras que las niñas con bajos niveles de educación escolar son más susceptibles a contraer matrimonio a una edad temprana, las niñas con educación escolar secundaria tienen hasta seis veces menos probabilidades de contraer matrimonio durante la infancia y es más probable que escolaricen a sus propios hijos.

La educación constituye una de las mejores estrategias para proteger a las niñas y combatir el matrimonio infantil, además de ofrecerles la oportunidad de disfrutar de una vida mejor, tanto a ellas como a sus familias y comunidades.

Mediante la prevención del matrimonio infantil podemos cambiar las vidas de las niñas en todo el mundo. Podemos contribuir a que disfruten de su infancia, escolarizarlas, y protegerlas de embarazos y partos complicados. Podemos aportarles seguridad. Y mientras lo hacemos, ayudamos a romper el ciclo de la pobreza intergeneracional.

Instamos a los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, los grupos basados en la fe y la comunidad internacional a acelerar los esfuerzos a fin de:

  • Promulgar y aplicar leyes adecuadas para aumentar a 18 años la edad mínima de matrimonio de las niñas.
  • Mejorar el acceso a la educación primaria y secundaria de buena calidad.
  • Movilizar a niñas y niños, padres y madres de familia y figuras de referencia con el fin de cambiar las normas de género discriminatorias y crear oportunidades alternativas de carácter social, económico y civil para las niñas.
  • Dar apoyo a las niñas que ya han contraído matrimonio, brindándoles opciones en materia de educación escolar; información y servicios de atención de salud sexual y reproductiva, incluida la prevención del VIH; desarrollo de habilidades y capacidades de subsistencia; y recursos ante situaciones de violencia doméstica.
  • Abordar las causas de origen del matrimonio infantil, incluyendo la violencia contra niñas y mujeres.

Debemos consolidar el compromiso político y asignar recursos a las niñas para que se cumplan sus derechos y aprovechen plenamente su potencial. Juntos podemos poner fin al matrimonio infantil.

Anthony Lake
Director Ejecutivo, UNICEF

Babatunde Osotimehin
Director Ejecutivo, UNFPA

Michelle Bachelet
Directora Ejecutiva, ONU Mujeres