Jóvenes activistas palestinas cumplen con su rol de tratar de lograr la paz

Fecha : 25 October 2012

En las oficinas de la Unión General de Mujeres Palestinas, bastión de prominentes mujeres políticas de una generación mayor, dos jóvenes palestinas escuchan las discusiones, sintiéndose algo cohibidas entre estas personalidades con tanta veteranía.

Ruba (izquierda) y Amaal (derecha) son dos jóvenes activistas palestinas que tomaron la palabra en un evento del Día Abierto sobre el deber de las jóvenes de participar y alentar el cambio en cuanto que agentes activas en el proceso de paz.

Amaal, de 23 años de edad, y Ruba, de 26, forman parte de una generación de jóvenes palestinas activistas que dicen estar inquietas y a menudo sienten que no son bienvenidas y que incluso se les desalienta de participar en la escena política actual. Sin embargo, con un entusiasmo patente en sus ojos, cuentan cómo, en cuanto que mujeres jóvenes que trabajan en los medios y en la esfera política, pueden potencialmente conseguir un cambio en el actual punto muerto político.

“Es difícil para nosotras imaginar la paz porque no la hemos vivido. Si la alternativa al actual conflicto es la paz, ¿cómo la podemos alcanzar? se pregunta Ruba.

Ambas mujeres están de acuerdo en que la élite que está en el poder -tanto los hombres como las mujeres- están desilusionados y sin inspiración después de años de esfuerzos sin éxito por lograr la paz y la soberanía de la nación palestina. Creen que lo que motiva a las jóvenes palestinas a volverse activistas, sea en política o en los medios de comunicación, es el comprender que la situación actual, que no ha tenido ningún cambio positivo en años, es insostenible.

“Un hombre piensa en términos binarios: o la paz o el conflicto. Los hombres no se detienen a elaborar cómo se puede conseguir o cómo será la sociedad cuando se logre la paz, dice Ruba. “Nosotras las mujeres pensamos de manera diferente: somos las más afectadas e influenciadas por la situación. Así que son las mujeres las que tienen que buscar una solución general que sea sostenible. Esto no es fácil si se tiene en cuenta los obstáculos de género y de edad a los que se enfrentan las jóvenes palestinas en una sociedad tradicional desgarrada por el conflicto y la ocupación.

A Amaal y Ruba se les considera excepciones porque tienen la suerte de contar con el apoyo de sus familias en su activismo. Ruba dice que no estaría donde ésta -el miembro más joven de una oficina política en los Territorios Palestinos Ocupados- si no hubiera sido por el apoyo incondicional de su familia. Amaal también agradece a su familia y su comunidad que la han alentado en su lucha por ser una periodista reconocida. “Las mujeres palestinas son el futuro: ellas son las que están criando a la próxima generación, dice Amaal. “Es, por lo tanto, el deber de la generación joven participar y alentar el cambio: mujeres y hombres jóvenes trabajando juntos.

Ruba se siente entusiasta sobre cómo los hombres jóvenes de su entorno inmediato son cada vez más conscientes de la necesidad de contar con la participación política de las mujeres en todos los niveles. Amaal también ve signos positivos de cambio y dice que, en cuanto que mujer periodista, se siente respetada y apreciada por sus colegas.

Para conmemorar el 12º aniversario de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU, se invitó a estas jóvenes líderes a representar la voz de la juventud en el Día Abierto sobre las mujeres, la paz y la seguridad, celebrado el 11 de octubre en Ramallah, Cisjordania, organizado por el movimiento de mujeres palestinas y por el Coordinador Especial Adjunto de la ONU para el proceso de paz en el Oriente Medio, con el apoyo de ONU Mujeres.

Amaal y Ruba pidieron que se organizasen más eventos destinados a fortalecer las capacidades de las jóvenes de participar en la toma de decisiones que afectan sus vidas.

En noviembre, ONU Mujeres apoyará otra iniciativa: un taller BRIDGE para mujeres jóvenes en calidad de actores electorales, de modo que otras jóvenes como Amaal y Ruba tengan la oportunidad de participar activamente en la consolidación de la paz y en lograr el cambio.