ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Protegiendo a las testigos de las violaciones de la guerra en Bosnia y Herzegovina

Error:

Date: 19 November 2012

El Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia ha estado juzgando a los responsables de violaciones y otros crímenes de guerra. Foto cortesía del TPIY

Ha pasado más de una década desde que la testigo número 99 testificó en La Haya en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. La testigo 99, cuya voz se veló durante el juicio y se le cubrió la cara con un manto para guardar su anonimidad, contó al tribunal cómo se le detuvo en una sala deportiva en el centro de la ciudad de Foca junto a otras 100 mujeres y niñas, y cómo los militares serbios la violaron diariamente.

Ella describió cómo los soldados entraban por la noche e indicaban qué mujeres deseaban. “Tú y tú y tú… y las chicas tenían que ir. Nos trataban como ganado, como animales. Vi cómo se llevaban a mujeres y no sabía si volverían, declaró. El testimonio de la testigo 99 dio una voz a todas las víctimas de la violencia sexual relacionada con el conflicto en Bosnia, que se estima se cifran entre 20 y 40 mil.

En el film “Vine a testificar producido por el canal americano de televisión PBS, con el apoyo de ONU Mujeres, se documenta las historias de las 16 mujeres de Bosnia que testimoniaron en La Haya acerca de sus violaciones.

La decisión histórica del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia —primera vez en la historia— de juzgar a la violación como crimen de guerra se basó en el impacto de su testimonio. Esto estableció un antecedente importante para futuros tribunales, como el Tribunal Penal Internacional para Rwanda y la Corte Penal Internacional, en el sentido de tratar el delito de violación durante una guerra del mismo modo.

Bosnia ya no está en guerra pero todavía no está en paz. Cuando las mujeres que sobrevivieron al campo de violaciones de Foca volvieron a la ciudad después de la guerra para poner una placa conmemorativa en el edificio donde habían estado presas y habían sido torturadas y violadas, los habitantes de la localidad rodearon el vehículo y les impidieron acercarse al edificio.

Dieciséis años después de finalizada la guerra, el estatus de las sobrevivientes de las violaciones y de otras formas de violencia sexual durante la guerra todavía no se ha atendido y sigue pesando sobre las mujeres. Sigue habiendo un fuerte estigma que rodea a las víctimas de las violaciones y a los muchos niños concebidos como resultado de ellas, y las mujeres siguen sufriendo al margen de la sociedad. Dentro del marco del programa regional sobre la Mujer, la Paz y la Seguridad, ONU Mujeres ha dado asistencia a las sobrevivientes para que reconstruyan sus vidas y miren al futuro, y también ha respaldado el proceso de de los juicios de los casos de violación durante la guerra.

ONU Mujeres apoya la ONG Medica Zenica, que da cuidados globales y eficaces para las sobrevivientes de las violaciones de guerra y las testigos antes, durante y después de los juicios. ONU Mujeres también trabaja con la ONG Asociación de Alumnos del Centro para Estudios Interdisciplinarios y de los Tribunales de Bosnia y Herzegovina que monitorea los juicios de violaciones de la guerra, documenta el tratamiento que los jueces y los fiscales dan a las testigos, y da capacitación y apoyo técnico para mejorar los procesos de violaciones de guerra.

Recientemente, ONU Mujeres también dio su apoyo a la Asociación Track Impunity Always (rastrear siempre la impunidad) en la creación de dos publicaciones que dan a las sobrevivientes y a los fiscales directrices concretas sobre los mecanismos jurídicos internacionales en la búsqueda de justicia: “Situación de las mujeres víctimas de violaciones y de otras formas de violencia sexual durante la guerra en Bosnia y Herzegovina, y un manual jurídico “Entre el estigma y el olvido: guía de la defensa de los derechos de las mujeres víctimas de violaciones y de otras formas de violencia sexual en Bosnia y Herzegovina.

Estos documentos buscan empoderar a las sobrevivientes y a sus asociaciones para defender y hacer valer sus derechos y rendir homenaje al valor de las 16 mujeres que viajaron primero a La Haya para exigir justicia para las mujeres de Bosnia y Herzegovina.