El impasse en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer es “profundamente lamentable”

Fecha : 16 March 2012

La Directora General de ONU Mujeres Michelle Bachelet opina que el impasse en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer es “profundamente lamentable

En esta 56ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, hemos sido testigos de debates apasionados y dinámicos con un alto nivel de participación de los gobiernos y de la sociedad civil.

Desafortunadamente, también hemos sido testigos de la incapacidad de llegar a un consenso sobre las conclusiones acordadas sobre el tema prioritario del empoderamiento de la mujer rural. Hemos llegado a un impasse, lo que es profundamente lamentable.

Esta situación es desafortunada y quisiera dejar constancia de mi decepción, una decepción compartida por muchas mujeres del mundo, especialmente las mujeres y niñas rurales a las que se dedicó esta sesión.

Las discusiones que se llevaron a cabo durante las últimas dos semanas nos llevaron a creer que los involucrados estaban dispuestos a dar una atención prioritaria y los recursos que tanto se necesitan para hacer avanzar el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género en todas sus dimensiones, incluyendo en lo relativo a la salud sexual y reproductiva, el acceso a la tecnología y otras áreas importantes.

Espero sinceramente que a pesar de no haber conseguido adoptar acuerdos, los Estados Miembros respeten sus compromisos y responsabilidades de mejorar los niveles de vida de las mujeres y las niñas rurales en todas sus facetas, y que garanticen sus derechos.

ONU Mujeres y demás socios dentro del sistema de la ONU se mantienen listos para empoderar a las mujeres rurales y para dar un apoyo decidido y coherente, de modo que los compromisos que las delegaciones mencionaron a lo largo de esta sesión y que perduran a pesar de no haberse llegado a un acuerdo, se traduzcan en resultados tangibles para las mujeres sobre el terreno.

En esta sesión, las delegaciones acordaron y adoptaron una serie de resoluciones sobre asuntos fundamentales como la erradicación de la mortalidad y morbilidad maternas, el rol esencial de la mujer indígena, y la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en los desastres naturales.

Quiero expresar mi esperanza de que podremos seguir adelante conforme al consenso logrado en los acuerdos internacionales durante muchos años en lo relativo a los derechos de las mujeres y lo que se estipula en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), en la Plataforma para la Acción de Beijing, en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, y en otros acuerdos.