Lucha contra la trata de personas: asociaciones e innovación para poner fin a la violencia contra las mujeres y los niños

Fecha: 03 Apr 2012

Discurso de la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, en el diálogo interactivo de la Asamblea General de la ONU sobre “Lucha contra la trata de personas: asociaciones e innovación para poner fin a la violencia contra las mujeres y los niños, celebrado el martes 3 de abril de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado.]

Excelencias,
Distinguidos delegados,
Colegas y amigos:

Es difícil imaginar un crimen más horrendo e impactante que la trata de personas; sin embargo, es uno de los delitos más lucrativos y de mayor crecimiento. Se estima además que el 80 por ciento de las personas traficadas se usan y abusan como esclavos sexuales.

Esta violación de los derechos humanos tiene su origen en la demanda de servicios sexuales y las ganancias que estos generan; la mercantilización de los seres humanos como objetos sexuales; así como la pobreza, las desigualdades de género y la posición de subordinación de las mujeres y de las niñas, que representan un campo fértil para la trata de personas.

Todos hemos oído historias de padres que venden a sus hijas. Lo que no hemos oído tanto son las historias de los reclutadores y traficantes ilegales que sacan una ganancia de las vulnerabilidades basadas en el género. Los estudios llevados a cabo en Asia meridional hablan de traficantes que recorren las aldeas en busca de mujeres viudas o divorciadas, de mujeres o niñas que han sido abusadas sexualmente o censuradas por la comunidad, que buscan un refugio de la alienación y que quieren seguridad económica, o de mujeres excluidas económicamente que quieren emigrar para encontrar un mejor trabajo. Se han utilizado las maquinaciones “viaje ahora y pague después, atrapando desde un principio a las mujeres y las niñas en una esclavitud por endeudamiento.

También observamos una demanda creciente de mano de obra dentro y fuera de las fronteras nacionales en los sectores informales de la industria manufacturera y de los servicios que no ofrecen protección alguna sino condiciones laborales de esclavitud que se enmarcan en la definición de la trata de personas. El trabajo doméstico, los servicios de “hospitalidad y los talleres clandestinos donde se explota a trabajadores ilegales son todos destinos para las mujeres. Las políticas y leyes restrictivas en materia de inmigración y de migración, o las condiciones restrictivas de permanencia y trabajo, especialmente para las mujeres, hacen que las mujeres y las niñas sean particularmente vulnerables ante los traficantes si deben emigrar para sobrevivir.

En este sentido, ¿qué hace falta por hacer y qué ejemplos innovadores de buenas prácticas podemos presentar para luchar contra la trata de personas? En ONU Mujeres trabajamos conjuntamente para luchar contra la trata de personas centrándonos en el género, los derechos humanos, la justicia y el desarrollo. Quiero destacar cuatro elementos de esta estrategia:

En primer lugar, hay que poner a los derechos humanos y la justicia para las víctimas en el centro de nuestros esfuerzos. En la actualidad, se presta mucha atención a la soberanía nacional, la seguridad nacional, la moralidad, la ley y otros paradigmas que penalizan a las víctimas y a las supervivientes de la trata de personas, en lugar de penalizar a los traficantes y a sus clientes. Es hora de atacar a los grandes sindicatos y redes de trata de personas y ofrecer protección, justicia y servicios reales a las supervivientes. Las víctimas de la trata a menudo están traumadas y deprimidas, y requieren asesoría y apoyo social, atención médica incluyendo servicios de salud sexual y reproductiva, asistencia jurídica y vivienda. Las innovaciones incluyen un servicio único que mejore el acceso a la justica; tribunales especiales incluyendo tribunales móviles y equipos interdisciplinarios; una mayor concientización en materia de género y una mayor representación de las mujeres en la policía y los sistemas de justicia.

En segundo lugar, hay que prestar más atención a la prevención, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y tener una tolerancia cero para la violencia contra las mujeres, incluyendo para la trata de mujeres. Los factores de prevención incluyen una mayor educación para las mujeres y las niñas, la creación de más empleos decentes para las mujeres, la oferta de servicios y protección social y el fomento de una cultura de respeto por los derechos humanos y la igualdad de género. ONU Mujeres ha contribuido a considerables reformas de políticas y de leyes en 25 países con el fin de hacer avanzar la igualdad de oportunidades, luchar contra la trata de personas y promover los derechos de las mujeres.

En tercer lugar hay que establecer la relación entre la migración y la trata de personas. Al día de hoy, la mayor parte de la trata de personas ocurre dentro del contexto de la migración. Las políticas y los programas laborales y de migración sensibles a los asuntos de género pueden proteger y ayudar a las trabajadoras migrantes en todas las etapas de la migración y reducir la trata de personas. Buenas prácticas en materia de legislación de migración se han adoptado en Indonesia, Nepal, Camboya y Jordania con el apoyo de ONU Mujeres y de otros socios. En Nepal e Indonesia se está tratando de rastrear a las mujeres que han perdido el contacto con sus familias, de obtener los salarios impagos, de dar apoyo emocional y rehabilitación, y de poner a los agentes de contratación sin escrúpulos en una lista negra.

Mi cuarto y último punto es que tenemos que apoyar a las supervivientes de la trata de personas para que puedan estar presentes en los debates, dar testimonio y exigir sus derechos; y que los responsables de establecer las políticas las oigan y se enteren de lo que hay que hacer. Hay que reconocer que sólo podemos preparar una respuesta que sea efectiva si escuchamos a las mujeres y hombres, niñas y niños que han sido traficados.

En el futuro, ONU Mujeres utilizará ese diálogo y sus resultados como insumos para su trabajo en los diversos países y para preparar el informe del Secretario General y la resolución correspondiente de la Asamblea General de este año sobre la trata de las mujeres y las niñas, y así como para la sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer del año que viene que estará dedicada a erradicar la violencia contra las mujeres.

Les puedo asegurar que ONU Mujeres está firmemente comprometida a trabajar con ustedes para prevenir la trata de personas, juzgar a los traficantes y proteger y dar servicios a los supervivientes.

Muchas gracias. Espero el debate con interés.