Declaración conjunta de ONU Mujeres y del PMA en el Día de la Tierra: “Las mujeres deben ser los motores del desarrollo sostenible”

Fecha: 20 Apr 2012

Nosotras, Directoras Ejecutivas del Programa Mundial de Alimentos y de ONU Mujeres, dedicamos este Día de la Tierra a las niñas que pasan días enteros buscando leña, a las madres que venden sus raciones de comida para comprar combustible para sus familias, y a las innumerables mujeres que se ven forzadas a no comer porque no consiguen leña o porque ésta es demasiado cara para cocinar.

Demasiados refugiados y mujeres viven hoy en regiones que padecen de sequía, y deben caminar hasta los montes para conseguir leña. Van a áreas poco seguras donde son vulnerables a las violaciones y a otros ataques. Cortan árboles y recogen hierba desde la raíz, dañando los frágiles ecosistemas.

El consumo de madera para cocinar y para las necesidades de la casa es una razón fundamental de la rápida deforestación y degradación medioambiental actual. La deforestación pone en peligro la agricultura y contribuye a la pérdida de importantes receptores de carbono. Además, la polución del aire dentro de las casas producida por la quema de combustibles sólidos es uno de los diez riesgos principales para la salud del mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Ésta es la razón por la que ONU Mujeres se está esforzando por garantizar que las mujeres de todo el mundo tengan las mismas oportunidades y recursos para poder ser los motores del desarrollo sostenible, poniendo nuestra voz al servicio de la igualdad de género en el acceso a la energía como principal componente para luchar contra el cambio climático. Ésta es la razón también por la que el Programa Mundial de Alimentos, a través de su iniciativa SAFE (iniciales en inglés de acceso seguro a la leña y a la energía alternativa) trabaja con más de un millón de personas en Asia, África y el Caribe, poniendo a disposición estufas ecológicas que economizan combustible, apoyando los recursos sostenibles de combustible como la siembra de árboles, y ayudando a las mujeres a que tengan otros medios de vida que no sea la colecta y venta de leña y de carbón.

Sabemos que si queremos que un desarrollo agrícola y económico sustentable se traduzca en seguridad alimentaria y nutrición, la participación activa y el empoderamiento de las mujeres son absolutamente necesarios. En todo el mundo, las mujeres tienen el rol de proteger el medio ambiente y de garantizar que haya alimentos adecuados y nutritivos para todos los miembros de su familia.