Mensaje de vídeo de Michelle Bachelet Directora Ejecutiva de ONU Mujeres para el 12º Foro Internacional de la Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo

Fecha: 21 Apr 2012

Mensaje de vídeo de Michelle Bachelet Directora Ejecutiva de ONU Mujeres para el 12º Foro Internacional de la Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo 20 de abril de 2012, Estambul, Turquía.

[ Cotejar con el texto pronunciado]

¡Buenos días! Es un placer unirme a ustedes hoy en el 12º Foro Internacional de la Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo.

Las saludo desde Nueva York y les transmito los saludos de todos los colegas de ONU Mujeres en el mundo.

Les agradezco que me hayan invitado a formar parte de este panel sobre “El desarrollo económico, por qué importa y cómo entenderlo en el contexto mundial actual.

Creo que el poder económico es absolutamente fundamental para el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género, y especialmente importante ahora en momentos de presiones e inseguridad financieras. Ésa es la razón por la que este año hago un énfasis especial en hacer avanzar la participación política y el empoderamiento económico de las mujeres.

Sé por experiencia personal como activista y líder política que mi poder económico influenció mi visión política. Trabajé duro para ser médica, Ministra de Salud y Ministra de Defensa. Sé que si no hubiera sido Ministra de Defensa y no se me hubiera considerado una líder fuerte y decisiva en el sector militar y de la defensa, quizá no hubiese sido electa presidenta.

Todavía tenemos que sobreponernos a los estereotipos y a las definiciones y percepciones de poder anticuadas. Todavía tenemos que sobreponernos a las nociones firmemente arraigadas de masculinidad y sexismo y avanzar hacia una igualdad real. Ésa es la razón por la que la igualdad de derechos y la protección social fueron el centro de atención de mi gobierno en Chile entre 2006 y 2010, cuando se llevaron a cabo muchas reformas y se hicieron enormes inversiones para mejorar el acceso a la salud, las pensiones, la educación, la vivienda, el agua y el saneamiento, y especialmente para promover el desarrollo de la infancia y la igualdad de género.

A menudo me preguntan: ¿Qué hace falta para conseguir el cambio económico para las mujeres? Hace falta leyes, políticas y programas que hagan avanzar los derechos de las mujeres, la igualdad de oportunidades y el acceso igualitario. Las mujeres necesitan un acceso igualitario a un empleo decente, a los recursos, a los bienes, a los mercados, a los servicios sociales y a la protección social y jurídica.

Hace falta también centrarse en la inclusión, los derechos humanos y la igualdad. Hace falta que los hombres compartan las mismas responsabilidades con las mujeres en la casa y en el cuidado de los niños. Y hace falta voluntad política, lo que quiere decir tomarse el tiempo de establecer coaliciones y alianzas; cuando me presenté para ser Presidenta de Chile, me acerqué a los sindicatos y a la sociedad civil. No obstante, lo más importante, y quizá esto les sorprenda, ¡hacen falta mujeres!

Para conseguir un cambio económico, las mujeres tienen que exigir sus derechos, desde la Plataforma para la Acción de Beijing hasta la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer o las Convenciones de la OIT incluyendo la nueva en materia de trabajadoras domésticas, entre otros tratados.

En todo el mundo se están operando cambios en la vida de las mujeres; en muchos países las mujeres están descubriendo nuevas libertades, explorando nuevos horizontes y abandonando los viejos modelos, estereotipos y limitaciones. En el proceso, muchas veces se enfrentan a la oposición y a la explotación y a nuevas formas de opresión.

Un nuevo informe de Pathway indicó que cuando los proyectos, los programas y las políticas han marcado una diferencia, lo han hecho porque reconocieron el poder de las relaciones, así como la importancia de desafiar los estereotipos restrictivos y de institucionalizar nuevas normas.

En el centro de esos cambios han estado las organizaciones y los movimientos de mujeres, las visionarias y comprometidas líderes y la acción conjunta de mujeres como ustedes. Se han aprendido dos lecciones: la primera es que, para conseguir la igualdad, hay que atacar las profundas causas estructurales de la desigualdad de género y la discriminación. Necesitamos cambios estructurales.

Ninguno de nosotros queremos que se contrate y se ponga a trabajar a las mujeres manteniendo un status quo que es injusto y que las explota. La segunda lección es que la acción colectiva es la base de un empoderamiento sostenido. En ONU Mujeres, estas dos lecciones son guías valiosas para nuestro trabajo.

Espero trabajar con todos los asistentes a esta conferencia de la AWID en materia de derechos, empoderamiento e igualdad de las mujeres.

Me complace anunciar que estoy en las fases finales para el establecimiento de un grupo asesor de la sociedad civil de todo el mundo que me brindará consejo. Próximamente anunciaré la composición de este grupo.

Me he asegurado de garantizar que el grupo esté integrado de acuerdo a las recomendaciones de la sociedad civil y que sea diverso, eminente y rotativo. También se están estableciendo grupos asesores en los países y en las regiones, quizá algunos de ustedes ya sepan de estos procesos. Es un paso muy importante para ONU Mujeres y espero ansiosamente colaborar aún más estrechamente con ustedes.

De cara al futuro, progresaremos siendo sagaces y valientes, nunca dándonos por vencidas y manteniéndonos juntas en nuestra causa común en pro de los derechos de las mujeres y de la justicia.

Muchas gracias y les deseo mucho éxito.