Iluminando las vidas: las mujeres africanas se capacitan como ingenieras solares “descalzas”

Fecha: 10 May 2012

Stella, una abuela analfabeta de una pequeña aldea de Malawi, no se imaginaba lo que le esperaba cuando llegó al Barefoot College de India. Seis meses después emergió como una de las 25 técnicas solares capacitadas de África, lista para llevar la electricidad a su aldea por primera vez. “Nunca imaginé que los conocimientos técnicos como éstos estarían al alcance de mujeres analfabetas como nosotras, dijo al finalizar el curso en Tilonia, en el estado de Rayastán. “Venir a Tilonia nos ha dado la confianza de que podemos aprender cosas nuevas y mejorar nuestras vidas.

ONU Mujeres, en colaboración con el Barefoot College y las ONG asociadas, apoya el programa de empoderamiento de las mujeres marginadas de todo el mundo y las ayuda a convertirse en líderes de las economías verdes locales. El programa, que existe desde 2004, ofrece nociones de ingeniería a mujeres mayores analfabetas de comunidades rurales -que es un grupo especialmente vulnerable en todo el mundo- antes de brindarles un kit de lámparas solares para armar e instalar en sus propias aldeas y en las aldeas vecinas.

Durante la formación, que duró de septiembre de 2011 a marzo de 2012, las mujeres llegaron de toda África, incluyendo Uganda, Liberia y Sudán del Sur, para participar. Cada una fue elegida o nominada por su comunidad local y recibió el apoyo de una serie de organizaciones locales e internacionales y, en algunos casos, de sus gobiernos. El propósito del curso es empoderar a las mujeres, la mayoría de las cuales se han dedicado a las tareas agrícolas casi toda su vida, para adquirir una habilidad más apropiada a su edad y que a su vez les permita tener una posición de respeto en el seno de sus comunidades.

Gertrude Damiano de Malawi prueba una de sus lámparas solares. (Foto: ONU Mujeres/Gaganjit Singh)

Bawor Mamma, por ejemplo, ha pasado años recuperándose de las secuelas de la guerra civil y la desintegración de la economía en Liberia. A sus 53 años de edad prefiere armar lámparas solares al esfuerzo físico de la agricultura. “No soy una campesina como los demás, dice con orgullo. “Ahora soy una ingeniera solar y quiero dar electricidad a mi aldea y a las aldeas vecinas.

“Lo que el Barefoot College ha demostrado es cómo la combinación de conocimientos tradicionales (descalzos) y técnicas modernas desmitificadas puede tener un impacto duradero y generar cambios fundamentales cuando las herramientas están en control y posesión de los pobres del medio rural, afirma el Dr. Bunker Roy, Director del Barefoot College.

Participantes de Liberia y Malawi al finalizar el curso de seis meses sobre ingeniería solar. Hoy algunas participantes se arreglan para ir al mercado local, mientras que otras están haciendo maletas para volver a África. Sobre la cama se encuentra el kit de lámpara solar que cada una de ellas se llevará consigo. Foto: ONU Mujeres/Gaganjit Singh

aldeas que no tienen electricidad donde se consume mucho queroseno. Éste no es un recurso sostenible además de ser caro e insalubre. El Barefoot College estima que la iniciativa ahora economiza 160 000 litros de queroseno por mes en Sudamérica, África y Asia.

Para garantizar que el proyecto sea sostenible, las nuevas ingenieras también aprenden cómo capacitar a otros aldeanos para dar mantenimiento a las lámparas, y se les alienta a que establezcan negocios de reparaciones, lo que les generará un ingreso constante.

El programa puede ser un gran desafío para las mujeres. “Al comienzo, muchas mujeres se enfrentan a problemas porque es la primera vez que dejan a sus hijos y su aldea, dice Leela Devi, instructora en el departamento de ingeniería solar. “Nosotras tenemos que ser como sus hermanas y recordarles constantemente las ventajas de estar aquí, aprendiendo a ser ingenieras solares. Los instructores, que en su mayoría hablan hindi, deben sobreponerse a las barreras lingüísticas y culturales por medio de ademanes y señas.

A pesar de todo esto, el deseo de dar luz a sus comunidades y de empoderarse ha servido de lazo de unión. Con sólo seis meses de formación en el instituto, las estudiantes han dado muestras de que pueden sobreponerse a enormes barreras y emerger como ingenieras solares independientes y agentes del cambio.

Album de fotos

Solar engineering trainer, Barefoot College, India Solar engineering student from Liberia Solar engineering empowers rural women Gertrude from Malawi tests one of her solar lights Women work together on solar lighting circuit boards Sofia from Tanzania shows her solar technology notebook New African solar technicians, each ready to electrify her home village for the first time Solar engineering student from Malawi, training in India Participants from Liberia and Malawi at the end of their six-month solar engineering course