De los pueblos a las ciudades, movilizándose para aumentar el número de mujeres en puestos de decisión en México

Fecha : 28 June 2012

La participación de las mujeres en la vida política de México aún no alcanza el compromiso internacional de ocupar al menos 30 por ciento de los puestos de elección popular. Pero el país se encuentra en un momento clave para cambiar esta realidad: las próximas elecciones del 1 de julio de 2012 podrían elevar la representación de las mujeres, que a día de hoy es del 27 por ciento en el Congreso, y 21 por ciento en el Senado.

“Levanta del suelo y vuelve a sentarte en la mesa. Negocia, porque no estás sola, sino que somos muchas las mujeres que estamos esperando a que te sientes a negociar en nuestro nombre. Así de contundente es el compromiso entre las mujeres mexicanas forjado a partir de una sólida alianza: SUMA Democracia es Igualdad, el proyecto de cinco asociaciones civiles orientado a incrementar significativamente las mujeres en los espacios de toma de decisión en México.

Una iniciativa que ha sido apoyada por el Fondo para la Igualdad de Género de ONU Mujeres, en colaboración con el Instituto Nacional de las Mujeres. El Fondo trata de avanzar en el empoderamiento económico y político de las mujeres, a través de dotaciones económicas anuales de hasta 1 millón de dólares.

Durante muchos años, las mujeres políticas de los municipios de la República mexicana han sido discriminadas: “El desprecio ha sido demencial, y ellas lo viven como algo tan cotidiano, que ni siquiera se dan cuenta. Por eso, por mínima dignidad, se bajan de la mesa de negociación, cuenta Patricia Mercado, integrante de SUMA y ex candidata a la presidencia de México.

A nivel municipal, la participación de las mujeres todavía se ve limitada, ya que de los 2445 municipios, sólo un 5.5 por ciento tienen a una mujer como presidenta municipal. El objetivo marcado por SUMA es duplicar el actual 5.5 por ciento de mujeres en los gobiernos locales. Los resultados por ahora son alentadores. En Michoacán, por ejemplo, se pudieron ver los efectos de SUMA tras los comicios de noviembre de 2011: “Pasamos de 5 por ciento presidentas municipales alcanzado en las elecciones de 2007, al 10 por ciento. Nuestra meta era llegar al 20 por ciento de representación parlamentaria y llegamos al 27. Ya hay una masa crítica de mujeres, explica Patricia.

La mitad de las presidentas municipales y el 90 por ciento de las políticas que llegaron al Congreso de Michoacán, pasaron por alguno de los talleres de formación. Manuela Pérez, indígena Tzotzil del municipio de Jitotol, y candidata a diputada por el PRD en el estado de Chiapas, también ha recibido entrenamiento. “La capacitación me ayudó a no titubear, a tener tripas para soportar, a no enojarme e irme cuando no estaba de acuerdo con algo, a tener el corazón caliente y la mente fría, a mantener mi liderazgo, cuenta Manuela.

SUMA organiza programas con mujeres políticas en los que se hace hincapié en aspectos personales del liderazgo, el autoconocimiento y la subjetividad. El proyecto de formación busca brindar las herramientas necesarias para que las participantes se desempeñen en la arena política a través de las habilidades de gobierno y un programa de empoderamiento económico de las mujeres. Las mentorías hacen un seguimiento personalizado de las mujeres que participan, para que cada una de ellas se haga las preguntas adecuadas y pueda tomar las decisiones correctas a la hora de negociar.

“Las mujeres huimos del conflicto. Nos bajamos muy rápido de la mesa. Sin embargo, las alianzas entre los hombres son históricas, ellos no se bajan de la mesa porque han estado siempre allí. Esto es algo que hemos trabajado mucho en nuestro proyecto, explica Patricia Mercado.

La clave del éxito del proyecto ha sido la red de mujeres políticas y las alianzas creadas entre el movimiento de la sociedad civil, además de la negociación con los hombres que deciden en política.

Pero la tarea recién comienza y ahora hay que apuntar no sólo al volumen de mujeres que alcanza los lugares de poder sino también a la calidad: a que estas mujeres incorporen en sus programas de gobierno la agenda económica de género. SUMA seguirá con mucha atención las elecciones del mes de julio en los estados de Nuevo León, San Luis de Potosí, Sonora, Chiapas y Jalisco. La organización ha preparado a muchas de las candidatas que concurren, y espera que las elecciones eleven a puestos de responsabilidad a muchas mujeres mexicanas.

Más sobre el Fondo para la Igualdad de Género de ONU Mujeres en:http://www.unwomen.org/es/how-we-work/fund-for-gender-equality/grantees/