ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

El rol de las empresas para lograr la igualdad de género y la sostenibilidad — asegurando el futuro

Error:

Date: 18 June 2012

Discurso de apertura de Michelle Bachelet Directora Ejecutiva de ONU Mujeres en Río + 20 - Foro de Sostenibilidad Corporativa : Almuerzo de Directores Ejecutivos “Las mujeres y el desarrollo sostenible - el rol de las empresas. Rio de Janeiro, en Brasil, el 18 de Juno de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Muchas gracias. Es maravilloso estar aquí hoy con ustedes. Muchas gracias por venir, y muchas gracias a la Red brasileña del Pacto Mundial de la ONU y a la oficina de ONU Mujeres en Brasil por organizar este almuerzo de Directores Ejecutivos. Nuestra atención está precisamente donde debe estar: en las mujeres y el desarrollo sostenible, y en el rol de las empresas.

Quisiera rendir homenaje a los líderes empresariales presentes en esta sala. Sé que muchos de ustedes trabajan con ONU Mujeres y con el Pacto Mundial de la ONU a través de la alianza sobre los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres - La igualdad es buen negocio. Agradezco su preocupación por la igualdad: es el camino inteligente y correcto a seguir.

Entre todos los retos y oportunidades que existen hoy en el mundo, un hecho es incuestionable: los países y las empresas que tienen mayor igualdad de género gozan de niveles más altos de crecimiento y mejor desempeño. Invertir en las mujeres, en su formación y liderazgo, y en la igualdad de oportunidades, ofrece un beneficio, “el dividendo de género, como lo llama Deloitte. Levi Strauss & Company, una de las primeras compañías en haber firmado los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, lo dice de otro modo: “Nos asociamos con las mujeres de todo el mundo para dar forma al futuro: un entorno laboral más equitativo, familias y comunidades más saludables, y un planeta más sostenible.

El día de hoy discutirán sobre los intereses vitales de la comunidad empresarial en contar con prácticas y operaciones sostenibles, y en el papel que desempeñan las mujeres para que esas prácticas tengan éxito.

En 2008, PricewaterhouseCoopers publicó un informe: “¿Qué es el éxito en un mundo conectado? Empoderando a las mujeres para empoderar a la Tierra. Dicho informe declara que “Las mujeres deben ser empoderadas como embajadoras de los recursos naturales y del medio ambiente, y como contribuyentes al progreso socioeconómico si se pretende desarrollar a la Tierra de modo sostenible. El informe indica también que los esfuerzos de sostenibilidad requieren que haya una alianza entre todos los sectores, siendo el sector privado el actor principal y una parte importante de la solución.

Sé que como líderes empresariales, ustedes se ocupan de los negocios en el presento pero que también miran hacia el futuro. A medida que crezca la población mundial, pasando de los 7 000 millones actuales a casi 9 000 millones para 2040, y que la cantidad de consumidores de clase media aumente también en los próximos 20 años en alrededor de 3 000 millones de personas, la demanda de recursos se incrementará de manera exponencial. Para 2030, se estima que el mundo necesitará por lo menos 50 por ciento más de alimentos, 45 por ciento más de energía y 30 por ciento más de agua.

Las personas se preguntan cuánto más se le puede exigir a las sociedades, cuánto más puede absorber la Tierra, y qué costo significará para nosotros y para las generaciones futuras.

Hoy argumentaré que si queremos que el mundo tenga mayor equilibro, habrá que lograr un mayor equilibrio entre las mujeres y los hombres. El desarrollo sostenible requiere de todos nosotros y se realiza con base en la igualdad de derechos, oportunidades y participación. Ya no nos podemos permitir dejar a las mujeres relegadas.

Cuando las mujeres están empoderadas y pueden tener un ingreso, lo invierten en sus familias y en sus comunidades. Esto hace disminuir el hambre, la pobreza y los déficits de nutrición, y mejora los niveles de salud, educación y bienestar, lo que nos beneficia a todos. Hagamos entonces un repaso de lo que está en juego y de cómo las empresas y las mujeres pueden marcar la diferencia.

Llegamos a casa por la noche y encendemos la luz. Sin embargo, una de cada cinco personas del planeta, o sea más de 1 300 millones de personas, todavía no tiene acceso a la electricidad. Los países tienen hoy la oportunidad de pasar directamente a fuentes de energía limpia como la solar y la eólica. En Brasil, nuestro anfitrión, la proporción de energías renovables en la generación de energía es de más del 80 por ciento. ¡Eso es liderazgo en acción!

La energía sostenible puede alimentar nuestro futuro y proporcionar una vida mejor para las mujeres y sus familias. Ésa es la razón por la que Enel Green Power fue el primer donante del sector privado del Barefoot College en la India. Este programa trae a mujeres africanas y latinoamericanas a la India para proporcionarles una formación práctica en paneles solares. Al regresar a sus casas, instalan y dan mantenimiento a equipos de energía solar para aproximadamente 60 familias en sus comunidades. Además, comparten sus conocimientos y capacitan a otras mujeres. Es un gran placer para mí que ONU Mujeres trabaje con el Barefoot College para ampliar esta iniciativa de modo que llegue a más mujeres, familias y comunidades.

Mundialmente, el agotamiento de los recursos naturales nos concierne a todos, pero las mujeres, en particular en el medio rural, son las más afectadas. Ellas tienen la responsabilidad de abastecer a sus familias en materia de energía, alimentos y agua. Trabajan demasiado y ganan muy poco, si acaso ganan algo.

Estas mujeres forman parte de los 2 700 millones de personas que dependen de las fogatas y del uso tradicional de la biomasa para cocinar. De las dos millones de muertes anuales por causa de la polución del aire dentro de las casas causada por el humo generado por esos combustibles, el 85 por ciento son mujeres, niños y niñas. Así que se trata de un asunto de vida o muerte, en respuesta a lo cual se están tomando algunas muy buenas medidas.

Una de las principales asociaciones es la Alianza Mundial para Estufas Limpias, asociación público-privada de Dow Corning y de la Fundación de la ONU. Esta Alianza trabaja con otros socios para salvar vidas, mejorar los niveles de vida, empoderar a las mujeres y luchar contra el cambio climático. Esto lo realiza creando un mercado mundial próspero de soluciones limpias y eficaces para las cocinas en los hogares. Además, ha establecido la ambiciosa meta de que 100 millones de casas adopten estufas y combustibles limpios y eficaces para 2020.

Sin embargo, amigos, este y otros esfuerzos similares deben multiplicarse al menos por 10 para colmar las necesidades actuales. Por lo tanto, insto a la comunidad empresarial y a todos ustedes aquí presentes a poner su experiencia y soluciones al servicio de este desafío. Necesitamos su innovación, experiencia e inversión.

Además, necesitamos dar rienda suelta al potencial de las mujeres. En los países en desarrollo, el 43 por ciento de la mano de obra agrícola está compuesta por mujeres. A pesar de ello y de su rol fundamental para garantizar la seguridad alimentaria, las mujeres no tienen el mismo acceso a los bienes productivos, lo que limita el rendimiento para sus hogares y para los mercados. Esto no hace daño sólo a las mujeres, sino que nos hace daño a todos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha estimado que si se diera a las mujeres el mismo acceso que a los hombres a los fertilizantes, a las semillas y a las herramientas, los rendimientos agrícolas nacionales se incrementarían entre un 2,5 y un 4 por ciento y habría entre 100 y 150 millones de personas menos con hambre. Por lo tanto, tenemos que eliminar las barreras que limitan las oportunidades y la participación de las mujeres. Las mujeres deben tener igualdad de acceso al financiamiento y a las nuevas tecnologías.

Las empresas pueden contribuir de muchas maneras. Un ejemplo es el Desafío de Innovación Social de Dell, creado en 2007. Con esta iniciativa, Dell financia a empresarios sociales que promueven el empoderamiento de las mujeres y la sostenibilidad.

También es preciso promover el liderazgo de las mujeres. Tenemos que eliminar el techo de cristal y los impedimentos que no dejan a las mujeres llegar a la cima. Las compañías están trabajando sobre este aspecto de muchas maneras: algunas establecen metas de diversidad de género para aumentar la representación de las mujeres en los niveles directivos y establecer acuerdos para la remuneración igualitaria; otras abogan por una representación equitativa de las mujeres en sus juntas directivas; y muchas otras invierten en actividades locales para asistir en la educación de las niñas en ciencias y tecnología.

En calidad de líderes empresariales, ustedes saben que es fundamental aumentar el acervo de aptitudes. Ésta es la razón por la que compañías como Cisco, Alcatel-Lucent, Symantec, Tag Heuer, Microsoft y otras trabajan con los jóvenes -niños y niñas- para fomentar su interés por las ciencias y la ingeniería. Algunas compañías ofrecen “academias de redes para atraer y retener a las mujeres jóvenes, y otras hacen que sus entornos laborales sean más flexibles para colmar las necesidades de los padres.

Señoras y señores:

El futuro de nuestros nietos está en nuestras manos. En esta sala no hay escasez de buena voluntad, de innovación y de compromiso. Si queremos crear un futuro sostenible, todos tenemos que trabajar juntos.

Una vez más, agradezco a las empresas para las que los negocios son sinónimo de igualdad.

Enlaces Relacionados