ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

ONU Mujeres pide a los Estados Miembros y a las partes interesadas a tomar medidas urgentes contra el femicidio

Error:

Date: 26 June 2012

Michelle Bachelet, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, hizo hoy un llamado a los Estados Miembros y a todas las partes interesadas a tomar medidas urgentes contra el femicidio, en ocasión de la publicación del Informe de la Relatora Especial sobre la violencia contra las mujeres, sus causas y consecuencias en los asesinatos relacionados con el género, durante la Vigésima Sesión del Consejo de los Derechos Humanos.

“Los Estados Miembros deben fortalecer su legislación prohibiendo todas las formas de violencia contra las mujeres y garantizar que las instituciones públicas como la policía, las dependencias judiciales y los tribunales sean responsables a la hora de suministrar seguridad y justicia para las mujeres y las niñas, dijo la Sra. Bachelet. “Los Estados deben asegurarse de que existan los instrumentos destinados a hacer una investigación y un proceso correctos de estos delitos y que se utilicen para garantizar el acceso de las mujeres a la justicia, agregó.

El Informe, presentado por la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres, Rashida Manjoo, presenta un panorama general sobre la prevalencia de esta manifestación extrema de violencia sobre la base de los datos disponibles, y destaca algunos de los principales factores que contribuyen a los asesinatos de mujeres por razones de género. También recomienda medidas concretas para prevenir y erradicar esos asesinatos.

En otras palabras, en todos los países del mundo se asesina a mujeres por el solo hecho de ser mujeres. Esta violación grave de los derechos humanos se da de diversas formas en todos los países y culturas, ya sea como resultado de violencia doméstica o de otras prácticas nefastas como los llamados “asesinatos por honor y “crímenes de pasión, asesinatos que resultan de abusos prolongados en el seno de la familia, o que están relacionados con la dote y con la brujería, o con el crimen organizado y los conflictos armados.

Aunque los datos disponibles en muchos países todavía son escasos, el panorama que surge de diversas fuentes es alarmante:

  • En Australia, Canadá, Israel, Sudáfrica y los Estados Unidos, entre el 40 y el 70 por ciento de las mujeres asesinadas murieron a manos de sus compañeros íntimos.
  • En Guatemala, se asesina en promedio a dos mujeres por día.
  • En Australia, las mujeres indígenas tienen siete veces más probabilidades de ser asesinadas que las que no son indígenas. En Canadá, una mujer aborigen joven tiene cinco veces más probabilidades que las demás mujeres canadienses de la misma edad de morir a causa de la violencia de género.
  • El femicidio se considera como la segunda causa de muerte de las mujeres en edad de reproducirse en Honduras.
  • En Bangladesh, en la primera mitad de 2009, se denunciaron 119 casos de violencia a causa de la dote, entre los cuales 78 mujeres fueron asesinadas. En India, hubo un promedio anual de 8.000 denuncias de muertes a causa de la dote entre 2007 y 2009.
  • La incidencia de los asesinatos de mujeres no parece estar disminuyendo al mismo ritmo que la de los hombres. En México, por ejemplo, la tasa de asesinatos de hombres ha pasado a ser la mitad en los últimos 20 años mientras que el asesinato de mujeres permaneció constante y ha aumentado desde 2007. En Italia, la cantidad total de homicidios está disminuyendo, pero la proporción de homicidios de mujeres pasó de un 15,3 por ciento en 1992-1994 a un 23,8 por ciento en 2007-2008.
  • Un estudio reciente de ONU Mujeres sobre el femicidio en México también muestra que se mata a las mujeres usando métodos más crueles que para matar a los hombres. Si bien los dos tercios de los asesinatos de hombres son con un arma de fuego, las mujeres son estranguladas, sofocadas, ahogadas, envenenadas, quemadas, violadas y mutiladas.

Los asesinatos relacionados con el género no son casos aislados que se dan súbita e inesperadamente, sino que son el acto que culmina una trayectoria de violencia ininterrumpida. Son la punta del iceberg y tienen sus raíces en siglos de discriminación y desigualdad entre los hombres y las mujeres, que resultan de la impunidad, la falta de acción y la tolerancia de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Hay muchas brechas y retos para las respuestas de los Estados Miembros y de la comunidad internacional a los asesinatos por razones de género. Las mujeres y las niñas víctimas de violencia de género deben tener acceso a los servicios para que se las pueda proteger a tiempo, darles un refugio seguro y empoderarlas para escapar de las situaciones que amenazan sus vidas. Al mismo tiempo, hay que prestar una atención especial a los grupos de mujeres particularmente vulnerables.

Poner fin a la violencia contra las mujeres está en el centro del mandato de ONU Mujeres de empoderar a las mujeres y de hacer avanzar los derechos humanos, la libertad y la igualdad. Junto a organismos especializados del Sistema de la ONU, ONU Mujeres trabaja diariamente con los países sobre la adopción de reformas jurídicas para eliminar todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas y para ampliar los servicios a las víctimas y las supervivientes. ONU Mujeres también pide que se aumenten las inversiones en la prevención, que desde el punto de vista económico, es el modo más eficaz para detener la violencia.

ONU Mujeres fomenta igualmente las medidas por parte de actores no estatales para atender este fenómeno y cambiar los comportamientos y actitudes. ONU Mujeres alienta a las personas y a las organizaciones de la sociedad civil a participar a través de la plataforma de movilización social “Di NO (www.saynotoviolence.org), que es la contribución de ONU Mujeres a la campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres, que destaca y registra las acciones llevadas a cabo para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. Di NO, que se inició en noviembre de 2009, actualmente registra más de 5 millones de acciones en todos los países del mundo.