Rompiendo el ciclo de la violencia y del VIH en Liberia

Fecha: 23 Jul 2012

Agnes Wesseh, una educadora especialista de la relación entre violencia y VIH, esta transformando su comunidad. “ Los miembros de la comunidad me consideran como un modelo y me solicitan para que arregle sus conflictos. (Foto: ONU Mujeres/Phil Borges)

“Tres hombres me violaron durante Ia guerra. Vivo hoy con dos estigmas: el de la violación y el del VIH. En su declaración Benetta describe la situación de miles de mujeres de Liberia, pero lo que la hace diferente es que ella está rompiendo el silencio que cubre estos temas difíciles. “La mayoría de las mujeres no declaran que son seropositivas porque saben que se les culpará de hacer entrar el VIH a la familia, y que sus compañeros las abandonarán, expresa. “Si se sabe que eres seropositiva, las personas dirán también que eres una prostituta y que ésa es la razón por la que te contagiaste el virus.

Dentro del marco de un proyecto de ActionAid Liberia que se ocupa de la violencia y del VIH, Benetta ha sumado su voz para hacer frente a la estigmatización y a las violaciones de los derechos de las mujeres en Liberia. Con el apoyo del Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres el proyecto se puso en marcha en la región del Sureste de Liberia. Las pandemias gemelas son endémicas en el país y se ven exacerbadas por la pobreza, los sistemas discriminatorios de justicia tradicional y la falta de conciencia acerca de las leyes de protección y de qué constituye violencia contra la mujer.

Estableciendo la relación

La violación y otras formas de violencia fueron ampliamente empleadas como armas de guerra durante la guerra civil de Liberia que duró 15 años. Arraigada en las normas y comportamientos tradicionales que se adquirieron durante la guerra, la violencia sigue amenazando la vida de las mujeres y de las niñas. Si bien Liberia estableció leyes para juzgar estos crímenes, incluyendo la Ley sobre la Violación de 2006 y la Ley sobre la Herencia de 2005, las tradiciones y las estructuras basadas en el poder patriarcal son un obstáculo para su aplicación, especialmente en las zonas remotas de Grand Gedeh y River Gee en el sureste del país.

La violencia es una de las causas del contagio del VIH, en particular entre las mujeres jóvenes: las mujeres que tienen entre 15 y 24 años de edad tienen tres veces más probabilidades de ser seropositivas que los hombres de la misma edad. Sin embargo, hay poca conciencia sobre esta relación fundamental.

Por medio de un enfoque holístico que garantiza la justicia y los servicios para las mujeres y las niñas víctimas de violencia y que viven con VIH, y con el fin de prevenir la violencia, ActionAid ayuda a los líderes tradicionales, a las fuerzas de seguridad y a los trabajadores de la salud a crear capacidades para poder dar respuesta a las necesidades de las supervivientes.

El proyecto ha respaldado el establecimiento de un refugio que era muy necesario en Zwedru, en el condado de Grand Gedeh, que facilita los grupos de apoyo psicosocial dirigidos por las comunidades, y moviliza a las líderes y grupos de mujeres locales para hacer frente a la violencia. “En el pasado, cuando un hombre le pegaba a su mujer o a sus hijos, las familias no lo denunciaban, declara Angeline Baryou, enfermera de una clínica comunitaria en River Gee. “Sin embargo, después que ActionAid formó a los trabajadores de la salud, a los policías y a los jefes tradicionales, la violencia ha disminuido de acuerdo al nivel de conciencia sobre el tema que se haya dado a la comunidad.

Los funcionarios del gobierno también están viendo resultados alentadores. “ActionAid ha sido esencial en el proceso de garantizar que los casos de violencia de género sean atendidos, dijo el Fiscal del condado de Grand Gedeh, J. Adolphus Karnuah. “Hay más personas que disponen de información acerca de las violaciones y de la violencia contra las mujeres.

Las comunidades impulsan el cambio

Action Aid Liberia observa mas mujeres reivindicando sus derechos y mas hombres aceptando la igualdad (Foto: UN Women / Brenna Britton)

Con el fin de impulsar el cambio en el ámbito de las comunidades, ActionAid utiliza un método especial de participación llamado STAR (las siglas en inglés para Sociedades que hacen frente al SIDA por medio de los derechos). STAR hace participar a las personas y a las comunidades afectadas por el VIH y el SIDA y a los que viven con el VIH para responder a la pandemia a través de la reflexión, del análisis, de la planificación y de la acción conjuntos. De este modo, ActionAid ha formado a 40 mujeres y hombres jóvenes de seis comunidades para que desempeñen el rol de facilitadores en grupos STAR llegando a más de 700 miembros de las comunidades, especialmente a los jóvenes.

De-etta Jolo, facilitadora de un grupo STAR en Grand Gedeh, señala: “La violación solía darse mucho en nuestra comunidad, pero por lo general no se denunciaba. Las prácticas tradicionales para resolver conflictos, como el sacrificio de una cabra para que toda la comunidad haga un festín por la paz, generalmente socavan los derechos de las mujeres. Sin embargo, hay cambios. “Desde que ActionAid intervino con STAR y con otros talleres de formación, se denuncian los casos de violación y se dan pruebas para juzgar a los culpables, declara De-etta.

Otra facilitadora de un grupo STAR, Agnes Wesseh, de 26 años y madre de cuatro niños, tiene también una poderosa historia de transformación. “Antes no era libre en mi casa. Se me usaba como a una esclava y mi esposo me trataba como le daba la gana, explica, “pero cuando ActionAid hizo un taller sobre los derechos de las mujeres en mi comunidad, explicamos a nuestros compañeros lo que habíamos aprendido, y gradualmente comenzaron a darse cuenta de que no nos trataban bien. Luego mi esposo participó en un taller de formación y cambió su actitud. Ahora reconoce que tenemos los mismos derechos, ya no controla nuestro dinero y no me pega.

El Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres, gestionado por ONU Mujeres en nombre del sistema de la ONU, es la principal fuente de apoyo para proyectos innovadores que luchan contra uno de los temas más importantes de nuestro tiempo.