ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Los parlamentarios del Pacífico UNIDOS para poner fin a la violencia contra las mujeres

Error:

Fecha: 27 August 2012

En vísperas de la reunión del Foro de las Islas del Pacífico que se celebrará en las Islas Cook esta semana, los parlamentarios de ocho Estados Insulares del Pacífico publicaron una declaración firmada instando a aumentar los esfuerzos y continuar las medidas para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas, dentro del marco de la campaña ÚNETE del Secretario General.

La región del Pacífico tiene uno de los índices de violencia contra las mujeres más altos del mundo: hasta un 69 por ciento de mujeres dice haber sido víctima de violencia física o sexual en su vida. Las extensas investigaciones realizadas recientemente en la región están propiciando nuevos debates acerca de las respuestas para afrontar esta lacra.

Después de una consulta regional, los parlamentarios hicieron pública una firme declaración reconociendo que la violencia contra las mujeres y las niñas es generalizada en la región, y enfatizando la importancia de empoderar a las mujeres, de crear modelos positivos de masculinidad en su respuesta, y la necesidad de disponer de una voluntad política clara para dar una respuesta eficaz.

“Es necesario contar con un compromiso político decidido para garantizar que las mujeres del Pacífico puedan vivir libres de miedo y de violencia, dijo la Dama Carol Kidu, ex parlamentaria de Papúa Nueva Guinea. “Los líderes de las 22 naciones del Pacífico deben comprometerse con esta declaración y guiar a la región para cambiar esta vergonzosa realidad.

En cuanto que legisladores y responsables de las políticas, el grupo acordó que hay una necesidad de fortalecer las leyes y las estructuras institucionales, tanto los sistemas de justicia formales como informales. Los sistemas de justicia tradicional muchas veces son el único modelo de justicia en el Pacífico, donde la mayoría de las poblaciones viven en áreas rurales y en islas alejadas. También se hizo un llamado a la participación activa de los jóvenes como importantes agentes del cambio.

La declaración de los parlamentarios se hizo después de una consulta regional en Brisbane, Australia, organizada por el Secretariado del Grupo regional de recursos en materia de derechos de la comunidad del Pacífico (entidad que brinda apoyo técnico a los gobiernos). Esta consulta de todo un día se basó en los últimos estudios realizados en el Pacífico para discutir acerca de nuevas estrategias de transformación.

ONU Mujeres ofreció apoyo técnico sobre el tema durante la consulta, como parte del apoyo más amplio que brinda a los gobiernos y a la sociedad civil de la región del Pacífico para atender el problema de la violencia contra las mujeres y las niñas.

Los países del Pacífico utilizan los datos recientes para impulsar el cambio legislativo y político: ya existen nuevos proyectos de ley en varios países. Algunos países han creado planes nacionales de acción para tomar medidas concertadas sobre el tema, y los socios del desarrollo están respaldando su implementación en asociación con los gobiernos.

Con la firma de esta histórica declaración, los parlamentarios se unieron a los jefes de Estado, ministros y parlamentarios de más de 75 países del mundo que han expresado la voluntad política de dar la máxima prioridad a la erradicación de la violencia contra las mujeres, plegándose a la campaña Di NO - ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres.

Los signatarios incluyeron representantes de las Islas Cook, los Estados Federados de Micronesia, Kiribati, Palau, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalu y Vanuatu.

Si desea saber más acerca del trabajo de ONU Mujeres en la región del Pacífico, lea el artículo sobre salud y seguridad para las mujeres en los mercados del Pacífico, o vea el reciente vídeo de Puerto Moresby de Papúa Nueva Guinea sobre el trabajo del programa mundial de ONU Mujeres, Ciudades Seguras, enfocado en hacer que los espacios urbanos sean más seguros para las mujeres y las niñas.