La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, se dirige a los parlamentarios de Australia

Fecha: 23 Aug 2012

Declaraciones realizadas por la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, en el Parlamento de Australia, 23 de agosto de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Honorable Ministra Julie Collins, honorables miembros del Parlamento:

Es estupendo estar aquí hoy con ustedes. Quisiera agradecer a AusAID y al Comité Nacional Australiano por organizar este evento y reunirnos a todos.Tengo el honor de ser la primera directora de ONU Mujeres.

Me gusta dirigirme a los parlamentarios porque ustedes son el puente entre el pueblo y el Gobierno: ustedes se aseguran de hacer oír las voces del pueblo y de que su voluntad se refleje en las leyes, las políticas y los presupuestos. Hoy les quiero hablar de ONU Mujeres, de nuestras prioridades y de qué estamos haciendo, y quiero fortalecer nuestra alianza a favor de la igualdad de género y del empoderamiento de las mujeres.

Felicito a Australia por ser un líder de las mujeres y de la igualdad. Agradezco a Australia por el firme apoyo financiero y político que brinda a ONU Mujeres y por ser uno de nuestros principales donantes.

ONU Mujeres fue creada en 2010 para hacer avanzar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. En la actualidad, ONU Mujeres está presente en 75 países y trabaja con sus socios, incluyendo con Australia, en 5 temas prioritarios.

En primer lugar, trabajamos juntos para hacer avanzar la participación y el liderazgo políticos de las mujeres.

En segundo lugar, trabajamos juntos para aumentar el empoderamiento económico de las mujeres.

En tercer lugar, trabajamos juntos para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.

En cuarto lugar, trabajamos juntos para que las mujeres participen plenamente en las conversaciones y la consolidación de la paz.

Y por último, trabajamos juntos para promover la planificación y los presupuestos que fomenten la igualdad de género.

Permítanme contarles qué estamos haciendo para ampliar la participación y el liderazgo políticos de las mujeres. En septiembre del año pasado, ONU Mujeres reunió a las mujeres líderes en las Naciones Unidas para pedir una mayor participación política y responsabilidad en la toma de decisiones por parte de las mujeres.

En diciembre de 2011, las naciones del mundo acordaron adoptar medidas concretas y proactivas para hacer avanzar la participación y el liderazgo de las mujeres en la política. Ahora es la responsabilidad de todos hacer progresar esta importante resolución. Cuando hay más mujeres líderes, las decisiones reflejan y responden mejor a las diversas necesidades de la sociedad. Por experiencia propia sé que cuando una mujer es líder, ella cambia. Cuando más mujeres son líderes, cambia la política y las políticas.

La conclusión es que las voces de las mujeres tienen que ser oídas. Necesitamos más mujeres en puestos de responsabilidad de toma de decisiones. Necesitamos más mujeres que lideren al lado de los hombres. En la actualidad las mujeres representan el 10 por ciento de los líderes del mundo y menos de uno de cada cinco miembros de un parlamento. El 30 por ciento de la masa crítica para la representación de las mujeres en los parlamentos se ha alcanzado o sobrepasado en sólo 33 países. Sabemos que en el Pacífico, a excepción de Australia y Nueva Zelanda, la representación de las mujeres en el parlamento tiene la dudosa distinción de ser la más baja del mundo, con sólo el 3,5 por ciento comparado con el 20 por ciento mundial.

Además, la mayoría de los parlamentos del mundo que no tienen ninguna mujer o que sólo tienen una son de la región del Pacífico. La buena noticia es que las cosas están empezando a cambiar. Tres mujeres candidatas fueron recientemente electas para el noveno parlamento en Papúa Nueva Guinea. Las mujeres contaron con el apoyo de una campaña denominada “Conozca a su candidata que fue lanzada en el país para las elecciones nacionales de este año; es la primera de este tipo en el país y fue dirigida por el Consejo Nacional de Mujeres con el respaldo de ONU Mujeres.

También se están viendo progresos en Samoa, donde el Primer Ministro propuso el año pasado una cuota del 10 por ciento a ser introducida en las próximas elecciones, y se están adoptando medidas en Vanuatu para incluir una representación de mujeres del 30 por ciento en los consejos municipales y provinciales y en el parlamento nacional para 2015.

Como saben, el tema de reservar escaños se está debatiendo mucho en el Pacífico. ONU Mujeres está brindando apoyo a los países, las candidatas, los partidos políticos, los votantes, las comisiones electorales y las medidas legislativas para garantizar que más mujeres voten y sean electas.

Otra prioridad es hacer avanzar la condición económica de las mujeres. En el día de hoy más de la mitad de las mujeres que trabajan en el mundo lo hacen en empleos vulnerables, las brechas salariales debidas al género son importantes y conciliar la vida profesional con la familiar sigue siendo una lucha diaria. Si se fortalece la condición económica de las mujeres, la recuperación económica puede ser más rápida, más justa y más sostenible. Los estudios muestran que las mujeres son más propensas que los hombres a invertir sus ingresos dentro de sus comunidades, haciendo disminuir los niveles de hambre, analfabetismo y mortalidad, y propiciando el crecimiento económico.

Hay pruebas económicas sólidas a favor de la igualdad de género. Como saben, se estima que si se cierra la brecha entre la participación laboral de las mujeres y de los hombres, se podría impulsar el producto interno bruto de Australia hasta en un 13 por ciento. El Foro Económico Mundial indica que una mayor igualdad de género está relacionada con un mayor producto interno bruto per cápita. Los países que tienen mayor igualdad entre las mujeres y los hombres tienen economías que son más competitivas y que crecen más rápido. Un estudio de la ONU ha concluido que si se eliminan las barreras a la plena participación económica de las mujeres en esta región, la economía de Asia y el Pacífico podría crecer hasta en $89.000 millones por año.

Por estas y muchas otras razones, ONU Mujeres está ayudando a los países a eliminar las barreras que limitan la participación económica de las mujeres, ofreciendo capacitación y asistencia técnica y fomentando leyes, políticas y condiciones más justas para las mujeres.

Estamos trabajando con el sector privado. De hecho, iré de Canberra a Syndey para asistir a una reunión especial de los Principios de Empoderamiento de las Mujeres. Hasta ahora más de 400 compañías de todo el mundo, incluyendo decenas de compañías australianas, han adoptado estos principios para hacer avanzar las mismas oportunidades, la misma paga y el liderazgo de las mujeres. Espero que aún más compañías australianas se unan a nosotros.

Otra prioridad es poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. Se estima que una de cada tres mujeres será víctima de violencia doméstica o sexual en su vida en Australia y en el mundo, y las encuestas muestran niveles incluso más altos en algunos países del Pacífico. En Australia, el Consejo nacional para reducir la violencia contra las mujeres y sus hijos estima que la violencia de género cuesta a la nación unos $13.600 millones anuales. Éste es un precio muy alto. Además no podemos poner un precio sobre el sufrimiento de las mujeres y de los niños y el impacto que la violencia tendrá sobre las generaciones futuras.

En todo el mundo, ya se ha dado un primer paso. El silencio que por muchos años permitió que estos crímenes siguiesen existiendo se ha roto. Hoy, más de 125 países tienen leyes específicas que tipifican a la violencia doméstica como delito, lo cual es un paso adelante asombroso en comparación a hace una década. Los estudios muestran que los países que tienen leyes firmes tienen índices más bajos de violencia contra las mujeres. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ahora reconoce a la violencia sexual como una táctica deliberada de guerra. Los adelantos en las leyes internacionales por primera vez han hecho posible juzgar los crímenes de violencia sexual cometidos durante y después de un conflicto. En el día de hoy, las mujeres, los hombres y los jóvenes del mundo en general y de Australia en particular se están uniendo para promover la “tolerancia cero hacia la violencia contra las mujeres y las niñas.

En Fiji, los comités de las aldeas denuncian a los violadores ante la policía, lo cual deja saber a todos que no se tolerará ninguna forma de violencia o abuso. Entiendo que el comportamiento de los hombres está cambiando, y no sorprende que las mujeres lo festejen. El año pasado 15 comunidades de Fiji se unieron a la campaña tolerancia cero, y 15 más lo harán este año. En el Pacífico y en todo el mundo, ONU Mujeres se enorgullece de apoyar los esfuerzos por poner fin a la impunidad, dar justicia y servicios vitales a las sobrevivientes y erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas.

Otra prioridad es hacer avanzar el rol de las mujeres en la paz y la seguridad, conforme a la resolución 1325 del Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad, y a otras resoluciones ulteriores del Consejo de Seguridad. Estas resoluciones confirman que las mujeres son más que víctimas en un conflicto, también son líderes de la paz y la democracia. Aunque las mujeres son las que pagan un alto precio durante un conflicto, a menudo son las primeras en encontrar soluciones, promover la reconciliación y garantizar que se oigan todas las opiniones durante la reconstrucción de su país.

Sin embargo, desde 1992, menos del 10 por ciento de los negociadores de paz han sido mujeres, y menos del 8 por ciento de los presupuestos de reconstrucción tienen dispositivos específicos para atender las necesidades de las mujeres y de las niñas. Ésta es la razón por la que ONU Mujeres apoya el rol crucial de las mujeres en las conversaciones de paz, la consolidación de la paz y la recuperación. Gracias al apoyo recibido, las mujeres participaron en conferencias internacionales para apoyar la paz y el desarrollo en Afganistán y en el Estado Miembro más reciente, Sudán del Sur.

Los abusos de los derechos de las mujeres relacionados con un conflicto fueron documentados por las Comisiones de investigación en Côte d'Ivoire y en Libia, con el propósito de obtener justicia. Antes de ser enviados sobre el terreno, se está dando formación a los funcionarios de mantenimiento de la paz de la ONU para ayudarlos a detectar y prevenir la violencia sexual, y cientos de mujeres de África y de Asia están ahora capacitadas para ser mediadoras en la resolución de conflictos. ¡Aplaudo a Australia por iniciar este año el Plan nacional de acción australiano sobre mujeres, paz y seguridad!

Otra prioridad es dar apoyo a los países para hacer avanzar la planificación y los presupuestos sensibles a los asuntos de género, lo que requiere estadísticas y análisis desglosados por sexo de modo que los planes y los presupuestos se apoyen en datos concretos y que beneficien a las mujeres y a los hombres por igual. En este sentido, estamos viendo adelantos con programas activos en más de 50 países.

También estamos aumentando la coordinación y la rendición de cuentas en todo el sistema de la ONU a favor de la igualdad de género. Ya se ha aprobado y se está poniendo en práctica un plan de acción de todo el sistema que nos da una base más sólida que nunca para promover la inclusión del género y la rendición de cuentas en todo el sistema de la ONU.

Quisiera felicitar a Australia por sus logros a la hora de promover oportunidades equitativas para que las mujeres y los hombres puedan elegir realmente el tipo de participación que quieren tener en la economía, la sociedad y la familia. Desde los esquemas de licencias de paternidad pagas y las transferencias a los padres y las parejas para que el trabajo remunerado y las tareas domésticas se compartan, hasta transferencias a las familias que más lo necesitan, servicios infantiles de calidad que sean económicos y accesibles, la decisión de equidad salarial de este año, la reforma de las pensiones y el Plan nacional de acción sobre mujeres, paz y seguridad de este año, Australia está tomando medidas concretas a favor de la igualdad entre las mujeres y los hombres. Aplaudo a Australia por adoptar este enfoque general que cubre todos los sectores para hacer avanzar la igualdad de género, un enfoque que combina el cambio en las políticas y las leyes, la protección social y el empoderamiento.

Felicito a Australia por ser un modelo en materia de igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres. De hecho, ONU Mujeres está usando el programa de Victoria para poner fin a la violencia contra las mujeres como modelo en su trabajo en los pequeños Estados Insulares del Pacífico.

Una vez más, les agradezco el inquebrantable apoyo que dan a ONU Mujeres. Mis colegas y yo esperamos afianzar aún más esta colaboración, así como la entrada de Australia a formar parte de nuestra Junta Ejecutiva en 2013.