ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Alocución de Lakshmi Puri en la Asamblea de Acción para la Igualdad de Género:“Promoción del Empoderamiento Económico en las Ciudades”

Error:

Date: 02 September 2012

Alocución de Lakshmi Puri en la Asamblea de Acción para la Igualdad de Género:“Promoción del Empoderamiento Económico en las Ciudades. Domingo 2 de septiembre de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Damas y Caballeros,

Amigos, amigas y colegas,

Buenos días

Deseo agradecer a ONU Hábitat, a la Comisión Huairou, a todos los socios hoy aquí presentes: mis hermanas y hermanos que trabajan juntos para promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en pos de un futuro urbano más sostenible.

Con ONU Hábitat tenemos una alianza sólida y estamos dando grandes pasos hacia la incorporación de las perspectivas de género en la agenda de desarrollo urbano.

Las organizaciones para los derechos de las mujeres y la sociedad civil en su conjunto, que inspiraron la creación de ONU Mujeres, siguen siendo visionarias y nuestras amigas y guías.

Aplaudo el énfasis que esta Asamblea está colocando en la “Promoción del Empoderamiento Económico en las Ciudades. ONU Mujeres ha hecho del empoderamiento económico de las mujeres una de sus prioridades y esperamos poder compartir experiencias en esa materia.

La igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y el futuro urbano están inextricablemente unidos. No solamente porque un gran número mujeres se está desplazando a las ciudades, sino porque además la ciudad ofrece muchas oportunidades para la autorrealización.

Sin embargo, más a menudo de lo que se piensa, estos sueños se desvanecen. A más de la mitad de la población mundial se le denomina “homus urbanus y de ellos, más de la mitad son mujeres y niñas, de las cuales un alto porcentaje vive en barrios marginados. Son millones las mujeres que luchan en el sector informal con estrategias de supervivencia cotidiana y que a menudo carecen de los bienes más básicos para poder vivir con dignidad. Como ciudadanas urbanas, las mujeres se vuelven más dependientes de las actividades de generación de ingresos y de una economía monetizada que en las zonas rurales.

Muchas mujeres buscan un nivel de ingresos básico a través de micro empresas basadas en el hogar, del trabajo doméstico, de la venta ambulante y de la selección y reciclaje de residuos. Los datos de Sudáfrica muestran que el 66 por ciento de las vendedoras ambulantes de Johannesburgo son el único sostén de su familia.

La tierra y la vivienda son cruciales para el empoderamiento económico de las mujeres. Sin acceso a la tierra u otros bienes, el acceso de las mujeres a los servicios financieros también se ve restringido. El hogar generalmente es aprovechado por las emprendedoras y vendedoras ambulantes como uno de los puntos centrales desde donde realizar sus negocios. Por ello, lo limitado de las viviendas y la residencia en barrios marginados tienen serias implicaciones para la participación de las mujeres en la vida económica.

La crisis económica ha tenido un efecto particular sobre las mujeres de escasos ingresos y bienes y con márgenes bajos de ganancias cuando, por ejemplo, los costos de los bienes y servicios públicos se incrementan, como en el caso de la electricidad, el gas o el transporte.

Entonces, ¿cómo hacemos para desarrollar ciudades donde las mujeres puedan prosperar económicamente? Ya son muchos los buenos ejemplos de ciudades que tomaron medidas para promover ciudades sostenibles y a la vez amigables a las mujeres. Uno de ellos es Seúl, en la República de Corea, que creó un proceso de certificación para lugares de trabajo amigables a las mujeres. Se realiza auditorías de seguridad para las mujeres, que identifican los espacios inseguros y se prevé soluciones que en ocasiones resultan simples. Por ejemplo, Seúl creó sanitarios, calles y lugares de estacionamiento amigables a las mujeres.

ONU Mujeres, en colaboración con ONU Hábitat, desarrolló la Iniciativa Ciudades Seguras. Estamos trabajando con funcionarias y funcionarios municipales en El Cairo, Nueva Delhi, Kigali, Quito y Puerto Moresby para convertirlas en ciudades más seguras para las mujeres y las niñas. Un elemento central de estas iniciativas es su enfoque exhaustivo e integral en la planificación y presupuestación urbanas, así como las alianzas forjadas entre diversos actores, incluyendo gobiernos, mujeres de asociaciones de base, jóvenes, el sector privado, agencias de la ONU, etc. Las mujeres y las niñas participan como actoras principales en la economía de las ciudades y deben recibir apoyo para impulsar y promover ciudades prósperas y sostenibles.

ONU Mujeres coloca un énfasis especial no solamente en crear normas sólidas sobre igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, sino que también buscamos traducir esas normas en leyes y prácticas nacionales y municipales. Hemos comenzado a formular un marco aplicable a todo el sistema de la ONU para el empoderamiento de las mujeres con el fin de aunar al sistema alrededor de esta importante cuestión. ONU Hábitat y la Agenda Global para el Desarrollo Urbano serán aliados fundamentales en este esfuerzo.

ONU Mujeres está promoviendo los derechos económicos de las mujeres y su acceso a los bienes productivos, las oportunidades económicas y su participación activa en la toma de decisiones económicas.

ONU Mujeres también se encuentra trabajando en el establecimiento de una plataforma en línea denominada “Portal de Conocimiento sobre Empoderamiento Económico de las Mujeres, que reunirá a comunidades de práctica alrededor de diversos temas relativos al empoderamiento económico. Una vez más, con esta iniciativa aspiramos a que el empoderamiento económico de las mujeres en las ciudades se convierta en una cuestión importante de ese sitio web.

Será necesario llevar a cabo más iniciativas similares para garantizar ciudades sostenibles en todo el mundo.

Las ciudades y los asentamientos humanos sostenibles fueron unos de los ejes temáticos clave de la Conferencia Río+20. Un aspecto crucial para el empoderamiento económico de las mujeres en el resultado de la Conferencia “El Futuro que Queremos es el reconocimiento de que la planificación urbana se beneficia de la participación de múltiples actores, así como del uso completo de información y datos desagregados por sexo.

Los gobiernos municipales desempeñan un papel fundamental en el establecimiento de una visión de sostenibilidad, desde el comienzo de la planificación de la ciudad, a través de la revitalización de ciudades y barrios más antiguos. Esto incluye, por ejemplo, aumentar el acceso a la energía, el transporte, espacios urbanos seguros y verdes, agua potable y saneamiento, aire saludable, generación de empleos decentes y una mejor planificación y mejoramiento de barrios, protección social y la incorporación de la perspectiva de género en la prestación y expansión del cuidado infantil.

Todos estos son elementos fundamentales para promover el empoderamiento económico de las mujeres. Otros elementos clave son el aumento de la conciencia pública y la participación de los diversos residentes urbanos en la toma de decisiones y la adopción de políticas en favor de servicios sociales y de vivienda inclusivos, y un entorno de vida seguro y saludable para las mujeres y para todos.

Entonces, ¿cuáles son los próximos pasos hacia Río+20? Río+20 reconoció la importancia y utilidad de un conjunto de objetivos de desarrollo sostenible y que dichos objetivos deben abordarse e incorporar las tres dimensiones (económica, social y ambiental) de manera equilibrada y coherente, y de forma integrada con la agenda de desarrollo posterior a 2015.

ONU Mujeres defiende un Objetivo de Desarrollo Sostenible autónomo sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, así como metas e indicadores sensibles al género en el resto de los Objetivos. Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se han sugerido están los referidos a Ciudades Sostenibles y Asentamientos Humanos Sostenibles. Resulta vital que esos objetivos incluyan las perspectivas de género y cumplan una función decisiva en la promoción del empoderamiento de las mujeres.

Un aporte fundamental para la agenda posterior a 2015 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible sería crear metas e indicadores concretos para medir el empoderamiento de las mujeres en las ciudades. Las encuestas sobre el uso del tiempo pueden mejorar nuestra comprensión acerca de cómo las mujeres utilizan su tiempo en tareas domésticas y no remuneradas, qué distancia deben recorrer para acceder al agua potable, la energía y los servicios esenciales, y cuánto tiempo dedican al empleo remunerado.

Quiero invitarles a visitar el sitio web de ONU Mujeres y consultar nuestra publicación para Río+20: “El Futuro que Queremos: Una visión de desarrollo sostenible para todos y todas. Allí se enfatiza algunos elementos clave de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el contexto de las ciudades sostenibles.

Entre todos imaginemos el Futuro Urbano que las Mujeres y las Niñas Quieren y discutamos acerca de las medidas efectivas que serían necesarias para convertir ese futuro en realidad. Podemos aprovechar los esfuerzos ya realizados en algunas ciudades, así como el debate que tendremos hoy y durante el Foro Urbano Mundial para inspirar nuestra acción.

Muchas gracias