ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

La región de Asia y el Pacífico insta a contrarrestar urgentemente la baja participación de las mujeres en la política

Error:

Date: 04 February 2013

En una de las regiones con el número más bajo de mujeres en la política, líderes gubernamentales y no gubernamentales se reunieron en Beijing para celebrar el “Primer taller de Asia-Pacífico sobre promoción y seguimiento de la participación política de las mujeres”. Organizado de forma conjunta por ONU Mujeres China y la Federación Nacional de Mujeres de China, este taller de dos días, celebrado entre el 29 y el 30 de enero, contó con 70 participantes de la región de Asia y el Pacífico.

 De acuerdo con el Mapa de mujeres en la política 2012, coproducido por ONU Mujeres y la Unión Interparlamentaria, las mujeres ostentan menos del 20 por ciento de los escaños parlamentarios a escala mundial. En Asia, esta cifra desciende a sólo el 17,9 por ciento, y en el Pacífico alcanza un mero 14,9 por ciento de los escaños parlamentarios, lo que convierte a la representación de las mujeres en la región de Asia y el Pacífico en una de las más bajas del mundo, únicamente superada por aquella de los Estados árabes. Además, las mujeres suponen menos del 10 por ciento de puestos ministeriales en Asia y el Pacífico.

En sus observaciones iniciales, Roberta Clarke, Directora Regional de ONU Mujeres para Asia-Pacífico y Representante en Tailandia, afirmó que “la falta de un progreso continuo que permita alcanzar la igualdad en los procesos de gobernanza contradice profundamente los cambios socioeconómicos y sociales que viven las mujeres”.

“Un buen proceso de gobernanza que dé respuesta a las mujeres servirá de impulso para el desarrollo, la seguridad y la paz”, afirmó Meng Xiaosi, Vicepresidenta de la Federación Nacional de Mujeres de China.

Diversos estudios de ONU Mujeres muestran que es más probable que las mujeres representen mejor las preocupaciones de las mujeres; que sus estilos de liderazgo sean más participativos; y que garanticen una mayor transparencia en la asignación y el uso de los recursos estatales[1] . El estudio de ONU Mujeres, “¿Quién responde a las mujeres? Género y rendición de cuentas”, sugiere que para conseguir estos objetivos se debe adoptar medidas temporales especiales. Las cuotas de partido para incorporar más mujeres al liderazgo político han demostrado ser indispensables para asegurar no sólo que las cuestiones que afectan a las mujeres formen parte de los programas de los partidos, sino también que haya una presencia más sólida de candidatas en los procesos electorales.

Las recomendaciones para aplicar una reforma constitucional incluyeron ampliar los derechos de voto y desempeño de cargos públicos, además de la eliminación de cualquier forma residual de discriminación de género. Asimismo, las constituciones pueden incorporar disposiciones de discriminación positiva, como escaños específicamente reservados o el requisito de cuotas legales.

Es fundamental examinar las normas de selección de los partidos y los procedimientos de nombramiento para lograr un equilibrio de género entre los cargos públicos electos, afirmó la Dra. Pipa Norris, experta internacional en participación política de las mujeres y una de las dos facilitadoras del taller. Las políticas y los programas de desarrollo de capacidades pueden incluir la capacitación de candidatas y candidatos, programas de orientación y mentoría, iniciativas de contratación, y campañas de sensibilización para contrarrestar los estereotipos que afectan a las candidatas y a los candidatos por motivos de género, añadió.

Además, el taller abordó las dificultades a las que se enfrentan las mujeres rurales, un ámbito en que la brecha de género en cuanto a representación es incluso más acentuada. En China, las mujeres representan más del 70 por ciento de la mano de obra rural; sin embargo, sólo constituyen un 21,1 por ciento de los miembros de los comités de aldeas, alcanzando únicamente una cifra del 1 al 2 por ciento correspondiente a puestos de toma de decisiones. Según reveló el taller, sólo un 21,33 por ciento de los miembros de la Asamblea Popular Nacional eran mujeres.

La Directora del programa subregional de ONU Mujeres para Asia meridional, Anne Stenhammer, compartió sus experiencias como administradora del programa Changemakers a favor de la participación política de las mujeres en la India. ONU Mujeres y el Gobierno de la India formaron a representantes electas para que se convirtieran en líderes efectivas a todos los niveles de gobernanza local, empezando por los Gram Sabhas (asambleas públicas)[2] . Se estima que más de 1,5 millones de mujeres han sido elegidas para formar parte de Gram Sabhas en la India, donde administran servicios públicos y resuelven desde litigios relacionados con la violencia contra mujeres y niñas hasta temas vinculados a la propiedad, sin duda un verdadero ejemplo de democracia de base.

El taller fue organizado como parte del programa del Fondo para la Igualdad de Género “Participación política igualitaria de las mujeres de China” que la Federación Nacional de Mujeres de China está implementando hasta diciembre de 2014.

[1] El Progreso de las Mujeres en el Mundo 2008/2009http://www.unifem.org/progress/2008/media/POWW08_Report_Full_Text_es.pdf

[2] http://www.unwomen.org/es/2012/10/un-women-executive-directors-visit-to-india-generates-momentum-for-womens-political-participation-and-economic-empowerment/