Cómo el poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas se transformó en mi pasión

Fecha : 05 February 2013

Un extraordinario joven de 24 años de Tanzania, Mwasapi Kihongosi, ganó el concurso mundial de diseño de camisetas ÚNETE en 2011, escaló el Monte Kilimanjaro en marzo de 2012 y dirigió la Caravana para el Cambio contra la violencia y las prácticas tradicionales dañinas en noviembre de 2012. Mwasapi nos cuenta cómo la lucha por poner fin a esos tipos de violencia se transformó en su pasión.

“Realmente no tenía idea de lo generalizada que era la violencia contra las mujeres y las niñas en mi país hasta que una mañana, hace un año aproximadamente, la campaña ÚNETE del Secretario General cambió mi vida.

Tanzania

Mwasapi Kihongosi fue uno de los líderes de la Caravana para el Cambio, un autobús que condujo a 25 activistas a través de cinco regiones de Tanzania durante ocho días en noviembre de 2012 con el propósito de crear conciencia y de alentar a las personas a “sincerarse” y a manifestarse contra la violencia contra las mujeres. Foto: ONU Mujeres/Laura Beke

Todo comenzó con una conversación casual con un viejo amigo que me habló de un concurso de diseño de camisetas del que había oído hablar y me alentó a usar mis conocimientos de diseño gráfico para la campaña mundial ÚNETE. No estaba seguro de qué se trataba esta campaña, así que me conecté a internet y me enteré que el Secretario General de la ONU había hecho un llamado a las y los jóvenes para que diseñasen una camiseta que hiciese movilizar a las personas de todo el mundo a luchar contra la violencia contra las mujeres y las niñas.

‘¿Cómo es posible?’ pensé mientras estudiaba el problema con el fin de crear un diseño que reflejase su gravedad pero que no complicase demasiado los principales mensajes de la campaña ÚNETE. Me impactó mucho la persistencia de la violencia contra las mujeres y las niñas en el mundo en general y en África en particular.

Como hombre me dio vergüenza enterarme de las miles de mujeres que son víctimas de violencia y violaciones repetidamente. Pensé en las mujeres de mi familia y me impactó tanto este fenómeno que decidí crear un diseño que representase el sentimiento que nos une a todas y todos: la determinación de proteger a nuestros seres queridos de todo tipo de daño.

UNiTe t-shirt

Diseño ganador de Mwasapi

Recordé cómo mi mamá me había contado que su propia nueva familia, con la que creció después de fallecer su madre, la había tratado mal: la obligaban a faltar a la escuela, le daban palizas sin razón aparente y no le permitieron seguir su educación después de la escuela primaria aunque era muy buena estudiante porque se suponía que se tenía que quedar en la casa y ocuparse de las tareas domésticas. Me pregunté cómo era que no se me ocurría que eso pudiese pasarle hoy a mi hermana menor. Me di cuenta que mi familia estaba llena de amor, respeto y comprensión. Aunque mi madre pasó momentos difíciles, no se desquitó con su propia familia, sino que se aseguró de romper el ciclo de violencia del que había sido víctima.

Así fue cómo surgió la idea de mi diseño: decidí usar el concepto de la familia basado en la creencia de que si la familia comprende y respeta los derechos de las mujeres en cuanto que seres humanos iguales a los hombres, se puede lograr que las generaciones futuras no traten mal a las mujeres. Si educamos a las/os futuras/os maestras/os, soldados, médicas/os y políticas/os a adoptar esos valores, tengo el convencimiento de que podremos combatir juntas y juntos la violencia contra las mujeres y las niñas y poner en práctica lo que predicamos.

Mwasapi receives award

Mwasapi recibe el premio de manos del Secretario General Ban Ki-moon. Foto: UN Photo

Después de dos meses de esperar el resultado supe que era el ganador de África del concurso de diseño de camisetas ÚNETE, donde se habían presentado más de 500 diseños. Me uní a los otros cuatro ganadores de los demás continentes en la Sede de la ONU en Nueva York, donde el Secretario General Ban Ki-moon nos entregó los premios en un evento realizado el 25 de noviembre de 2011 en el Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.

Esta experiencia fue muy importante para mí: sentí que era responsable de movilizar a mis homólogos y de luchar contra la violencia contra las mujeres y las niñas en mi país. En el proceso, aprendí mucho y decidí seguir con esta lucha contra esta violación generalizada de la integridad, la dignidad y el valor de las mujeres.

Mwasapi reches Kili peak

Mwasapi Kihongosi (izquierda) y los otros alpinistas de Tanzania, Meshack Ndaskoi, Director del Departamento de Género y Desarrollo del Ministerio de Desarrollo Comunitario, Género e Infancia (centro), y Godfrey George Kombe, guía del Monte Kilimanjaro (derecha), llegan a la cima en el Día Internacional de la Mujer de 2012. Foto: Joy Minza, guía del Monte Kilimanjaro

Después de volver de la ceremonia comencé a participar en los proyectos de ONU Mujeres de la oficina de Tanzania y se me eligió para ser el representante nacional de la juventud en el Foro de los Jóvenes y en la campaña “Habla sin miedo, ¡escala!” del Monte Kilimanjaro [de marzo de 2012], que incluyó a 72 representantes de diferentes países africanos de la campaña ÚNETE. Durante la escalada del Monte me dio placer pensar que estábamos escalando y al mismo tiempo nos estábamos dejando oír.

Ahora me complace ser miembro del grupo de trabajo 16 Días que realiza una serie de actividades para generar conciencia en nuestro país, conjuntamente con el Gobierno, con ONU Mujeres y con WILDAF. Espero que, un día, mis hijas e hijos puedan crecer en un mundo sin violencia contra las mujeres y las niñas.”

“Cómo el poner fin a la violencia contra mujeres & niñas se transformó en mi pasión”-historia de Mwasapi de#Tanzania owl.li/htA2i

— ONU Mujeres/Mulheres (@ONUMujeres) February 6, 2013