ONU Mujeres insta a tomar medidas urgentes y eficaces contra el feminicidio

Fecha: 15 May 2013

Declaración de Lakshmi Puri, Jefa interina de ONU Mujeres y Subsecretaria General

Los históricos acuerdos internacionales firmados recientemente, así como el trabajo pionero en materia de eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra la mujer, han creado el marco idóneo para hacer frente a los asesinatos por razones de género, también llamados femicidios y/o feminicidios. Estos delitos son diferentes al homicidio en sus causas y consecuencias, y con frecuencia no se denuncian y no son atendidos por la justicia adecuadamente La comunidad internacional no puede demorarse en tomar medidas tras la firma de estos importantes acuerdos. Ahora es el momento de actuar

El 15 de marzo, durante el 57º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, los Estados Miembros acordaron adoptaron conclusiones convenidas sobre el tema prioritario de la eliminación y prevención de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Se trata del primer acuerdo internacional que menciona y reconoce concretamente el fenómeno del femicidio. El documento final anima a los gobiernos a aplicar o fortalecer la legislación nacional para sancionar estos asesinatos de mujeres y niñas. También insta a la integración de políticas y mecanismos específicos para impedir, investigar y poner fin al femicidio, y terminar con la impunidad, asegurando la rendición de cuentas y el castigo de los autores de estos delitos, así como las reparaciones a las víctimas.

ONU Mujeres ha expresado su opinión inequívoca sobre la necesidad de tomar medidas urgentes contra el feminicidio. Durante un evento paralelo celebrado durante la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer el 8 de marzo, que fue organizado conjuntamente con la Relatora Especial sobre la violencia contra las mujeres y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), ONU Mujeres exhortó a los Estados a tipificar el femicidio como un delito específico; a aplicar las leyes para asegurar que los casos se investiguencon diligencia, que los culpables sean juzgados y que se ofrezca reparaciones justas a las víctimas o a sus familias; así como asegurar que las sobrevivientes tengan acceso a los servicios integrales necesarios y apoyo a largo plazo; fomentar cambios en las actitudes, creencias y comportamientos que aceptan o perpetúan la violencia; y prevenir la violencia antes de que suceda.

Además de esto, el 26 de abril la Comisión de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal presentó una resolución llamada “Medidas contra los asesinatos de mujeres y niñas por razones de género” para su aprobación por la Asamblea General. En esta resolución se recoge la profunda preocupación por las proporciones alarmantes que ha alcanzado este fenómeno y se hace hincapié en la obligación de todos los Estados de promover y proteger todos los derechos humanos y de impedir la discriminación como “una parte fundamental de los esfuerzos para la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres”, además aplaude las conclusiones acordadas por la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

En el ámbito regional, en América Latina y el Caribe, ONU Mujeres está trabajando con ACNUDH para lograr la aprobación de un “Modelo de protocolo para la investigación de muertes por razones de género en América Latina: femicidio y/o feminicidio” como herramienta para combatir la impunidad. Cuando sea aprobado, este protocolo proporcionará directrices e instrumentos para la investigación efectiva de estos crímenes, incluyendo la recopilación de pruebas y el enjuiciamiento penal, para garantizar el acceso de las mujeres a la justicia.

En junio, la campaña del Secretario General “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres” presentará una nueva publicación que examina la legislación y la jurisprudencia de los primeros siete países de América Latina y el Caribe que han tipificado el femicidio/feminicidio como un delito específico.

En varios países, ONU Mujeres brinda su apoyo a proyectos, iniciativas y estrategias para enfrentar el femicidio. Por ejemplo, en Guatemala se decidió la creación de fiscalías y tribunales especializados para enjuiciar estos delitos. En El Salvador y Nicaragua, se adoptaron políticas y procedimientos para facilitar la aplicación de la nueva legislación que tipifica el feminicidio. En Honduras también se ha incluido el término en el código penal como un delito específico y, a través del programa conjunto “Ciudades Seguras y Amistosas para Todas y Todos”, ONU Mujeres encabeza la recopilación de datos y la investigación sobre el feminicidio y otras formas de violencia contra las mujeres, en apoyo a la toma de decisiones.

En El Salvador, como parte de un proyecto de Ciudades Seguras de ONU Mujeres y Zonta International, se estableció una unidad especial en la Policía Nacional Civil para ayudar a las sobrevivientes de violencia. ONU Mujeres también reconoce la exitosa iniciativa “Ciudad Mujer” del gobierno de El Salvador, que ofrece apoyo integral a las sobrevivientes y que constituye una buena práctica. Por su parte, ONU Mujeres México ha contribuido a la producción de evidencias empíricas y análisis para sustentar las reformas que establecen el feminicidio como un delito con penas especiales (Violencia feminicida en México. Características, tendencias y nuevas expresiones en las entidades federativas 1985-2010).

La voluntad política existe, y muchos gobiernos han cimentado su deseo de tomar medidas concretas a través de la iniciativa Nos Comprometemos de ONU Mujeres. Además, otros agentes y organizaciones de la sociedad civil han emprendido actividades y campañas de concienciación con el fin de que el público conozca las nuevas leyes y medidas, y para garantizar su cumplimiento.

Se ha hecho mucho, pero es preciso hacer más. Instamos a los Estados a que aceleren sus medidas y apliquen sin demora los acuerdos alcanzados para poner fin a todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, y en especial al femicidio. Se lo debemos a las decenas de miles de mujeres que son asesinadas todos los años simplemente porque el hecho de ser mujer. No podemos permitir que mueran más mujeres. La inactividad es complicidad. ¡Ahora es el momento de actuar!