Entre líneas: Periodismo moldavo persigue noticias con equilibrio

Después de formaciones sobre sensibilidad de género y ejercicios de autoevaluación dirigidos por ONU Mujeres, la cobertura de las mujeres se ha casi duplicado en 17 medios moldavos impresos y virtuales.

Fecha: viernes, 1 de mayo de 2015

Cristina Arama es una periodista del portal de noticias Unimedia.info en Moldova, que participó en los entrenamientos y autoevaluaciones periódicas dirigidas por ONU Mujeres. Foto cortesía de Cristina Arama.

Al momento de redactar una nota sobre política o economía, Cristina Arama, periodista del portal de noticias Unimedia.info de la República de Moldova, acostumbraba entrevistar a hombres.

“Las mujeres generalmente aparecían en los artículos de las secciones sociales o de moda de nuestro portal y eran apenas el 10 por ciento de todas las personas presentadas en la sección de política o economía. Como periodista, no tenía una actitud seria hacia las mujeres”, admite la Sra. Arama. Ahora, con 25 años de edad cree que “es absolutamente incorrecto asumir como justificativo que no existen muchas mujeres con gran experiencia en Moldova”.

Este cambio de percepción ocurrió luego de participar en una autoevaluación donde los medios de comunicación debían examinar su sensibilidad de género. El ejercicio fue puesto en marcha y ejecutado en 2013 por ONU Mujeres en Moldova, con el apoyo financiero de la Embajada de Suecia y en colaboración con la Association of Independent Press (AIP) y el Partnership for Development Centre.

No obstante, el trabajo de ONU Mujeres con los medios moldavos sobre sensibilidad de género en la redacción de noticias se remonta a 2009, cuando la entidad comenzó a trabajar con Alina Radu, Jefa de Redacción del periódico Ziarul de Garda. El proyecto generó un conjunto de indicadores para que los medios supervisaran de qué manera se retrataba a las mujeres en el ámbito social, del deporte y la economía.

“Esto tuvo gran éxito y los medios que participaron comenzaron a comprender las implicaciones sociales de la ‘falta de sensibilidad de género’”, explica Ulziisuren Jamsran, representante de ONU Mujeres en Moldova.

Participantes de una mesa redonda sobre "El papel de los medios en la cobertura de la participación de las mujeres en la vida pública", incluyeron representantes de la sociedad civil y el gobierno, en febrero de 2014. Foto: ONU Mujeres/Iurie Mardari.

De 2012 a 2013, el proyecto se amplió hasta incluir a 17 medios de comunicación impresos y virtuales que participaron durante nueve meses en una serie de autoevaluaciones mensuales más exhaustivas. Las organizaciones se reunían cada trimestre para revisar los resultados. Esta presión de sus colegas les motivó a mostrar ciertos avances en cada encuentro. También trabajaron con pares de otros medios para promover la sensibilidad de género en la elaboración de noticias.

Como resultado, 29 medios se comprometieron a crear una plataforma de género para bregar por la igualdad de género y los derechos humanos.

“Luego del análisis, mantuvimos varias reuniones en la sala de redacción y hablamos sobre los cambios que debíamos hacer: desde la forma de escribir el cargo de una mujer* hasta una presencia equilibrada entre mujeres y hombres en las noticias”, indicó la Sra. Arama, que tomó parte en las autoevaluaciones mensuales.

Un análisis de la AIP encontró que desde los ejercicios de autoevaluación, el equilibrio de género se había incrementado en las últimas noticias. “Los datos registrados en cada uno de los trimestres de la autoevaluación muestran que la proporción de hombres en las noticias registró una caída de 13,5 puntos porcentuales desde el inicio de las autoevaluaciones”, señaló Peter Macovei, Director Ejecutivo de la AIP.

Mientras tanto, la visibilidad de las mujeres como protagonistas de noticias en los 17 medios prácticamente se duplicó: pasó del 16,7 por ciento en febrero al 28,6 por ciento en octubre de 2013.

El Sr. Macovei subrayó que las evaluaciones probaron ser efectivas, con resultados muy buenos “como la participación de editores, editoras y periodistas en capacitaciones temáticas sobre igualdad de género y la revisión de la política editorial desde una perspectiva de género”.

Oxana Diaconu, reportera del periódico Unghiul de la ciudad de Ungheni (a 105 km al noroeste de la capital, Chisinau), participó en la iniciativa y cuenta que ahora acude a más mujeres como fuente de las historias que relata en materia política, económica o de negocios. “Las estadísticas mostraron que las mujeres raramente aparecían en nuestras noticias, o bien se les presentaba como amas de casa o sólo en relación con la educación y la medicina, y en menor grado en las notas de política, economía o negocios,” admitió.

Periodistas firman el Compromiso de una presencia equilibrada de mujeres y hombres en las noticias, en febrero de 2014. Foto: ONU Mujeres/Iurie Mardari.

La autoevaluación de género de los medios contribuyó a la promoción de las mujeres en todas las esferas de la vida (especialmente en la política), por parte de las organizaciones de medios de Moldova. En 2014, cuando ONU Mujeres lanzó una campaña de promoción para las cuotas de género, su relación con los medios de comunicación con sensibilidad de género era tan sólida que, en un día, logró movilizar a una gran cantidad de medios para presionar a legisladoras y legisladores. Como resultado, ya se ha tratado en una primera audiencia en el Parlamento una ley que establece cuotas de género en las listas electorales.

La promoción de un periodismo sensible al género, sin embargo, es una tarea en curso que exige un esfuerzo constante y mancomunado. “El terreno que hemos cubierto con los medios impresos y virtuales sobre sensibilidad de género todavía no ha rendido frutos en la población y muchos medios aún son relativamente insensibles a la necesidad de la concienciación de género”, advierte la Sra. Jamsran.

Para profundizar los esfuerzos, en junio de 2015, ONU Mujeres lanzará su próxima ronda de capacitación. Ésta irá destinada a los medios de comunicación audiovisual pues son los que tienen el mayor alcance.

* En rumano, los cargos jerárquicos y otros sustantivos adoptan tanto la forma masculina como la femenina, pero el periodismo tiende a evitar el uso del femenino para las mujeres.

Enlaces relacionados:

Historias de sobrevivientes representadas por periodistas en Georgia

En la mira sobre “Las mujeres y los medios de comunicación”

Por un planeta 50-50 en 2030: Demos el paso por la igualdad de género