El equilibrio de género como imperativo empresarial: Entrevista con Matt Winkler, de Bloomberg News

Fecha: lunes, 4 de mayo de 2015

Matt Winkler fue panelista de un evento paralelo celebrado el 12 de marzo durante el 59º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. El evento, denominado "Promoción de la Esfera de Especial Preocupación J de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing", fue organizado conjuntamente por ONU Mujeres y UNESCO. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown

Como Jefe de Redacción de Bloomberg News, Matt Winkler supervisó una estrategia específica para aumentar el equilibrio de género tanto en la sala de redacción como en la cobertura editorial de la agencia. La estrategia pedía que se incluyera, como política, la voz de una mujer en cada nota; permitió la flexibilización de las horas de trabajo para madres y padres; estableció para cada año metas específicas para aumentar la cantidad de mujeres como líderes de equipo en la sala de redacción (lo que en apenas cuatro años duplicó el número); y creó un sistema de mentorías. Se trata, en su opinión, de una estrategia con sentido comercial, que les ha dado una ventaja frente a la competencia, incluso con grandes "primicias". Recientemente, y tras 25 años como Jefe de Redacción de Bloomberg News, Winkler aceptó un nuevo cargo como Jefe de Redacción Emérito en la agencia. En una amplia entrevista, reflexiona sobre el cómo y el porqué de esta estrategia transformadora, así como sobre sus aciertos y desafíos.  

¿Cuándo se dio cuenta de la necesidad de un mayor equilibrio de género en la sala de redacción?

Sucedió cuando estaba por cumplir 20 años de trabajo en Bloomberg News. Me di cuenta de que nuestras notas profesionalmente adolecían de un equilibrio de género en las fuentes cualitativas. Había una preponderancia de hombres en las voces citadas y esa percepción me perturbaba.

Esta situación coincidió con las discusiones que venía sosteniendo en simultáneo con mi colega Lisa Kassenaar y otros ejecutivos de Bloomberg News acerca del desequilibrio de género en la redacción de los informes y la escasez relativa de mujeres en los puestos superiores de Bloomberg News. Yo veía el vínculo entre las dos situaciones aunque no fueran mutuamente excluyentes. Si lo que buscábamos era un mayor equilibrio de género en las notas, entonces lo lograríamos con más rapidez si también había un equilibrio de género en la gerencia.

En tercer lugar, en Bloomberg News las fuentes para la elaboración de las notas no sólo provenían de manera abrumadora de los hombres, sino que además no hacíamos notas sobre las mujeres que eran noticia, y pensé que esto era un verdadero defecto del criterio periodístico. 

Usted se refirió a esta estrategia como un modelo de negocios inteligente. ¿La motivación fue más comercial o ideológica?

Abordamos estos tres aspectos con muchas iniciativas, conocidas como la iniciativa de mujeres, aunque dudé de definirla de ese modo porque no quería que la misión quedara marginada.

Tomamos la decisión de presentar el tema como un imperativo económico o empresarial. Quería que se le considerara un imperativo. En lo único en lo que pensaba era en que nos convertiríamos en una mejor agencia de información si hacíamos este tipo de cosas. Seríamos más competitivos, tendríamos más noticias para dar, más informes exclusivos y estaríamos en una posición desde la que podríamos incidir en otras agencias a medida que crecíamos. El mayor catalizador ––para responder a quienes lo cuestionaban–– sería que lográramos estas metas en simultáneo. 

¿La iniciativa de mujeres dio resultado?

La mayoría del personal responde a una mujer, a Laura Zelenko [Editora Ejecutiva Principal de Notas Especializadas], quien tiene a su cargo la mayoría de las noticias... Ella es toda una pionera en Bloomberg News... Cuando fue designada, literalmente se había dedicado a esto durante suficiente tiempo y estaba muy preparada para trabajar en la gerencia. De modo que se ganó el lugar por mérito propio. También se casó y tuvo hijos mientras trabajaba en Bloomberg News; o sea que hizo todo lo que los hombres habitualmente hacen hasta llegar a la cima y nada de ello le impidió avanzar. Y con Laura, lo mejor todavía está por venir.

De forma similar, hay otras mujeres que ocupan una variedad de cargos ejecutivos en todo el mundo y que hacen más o menos lo mismo [jefas de oficina en Frankfurt, Londres, Moscú, París, Sao Paulo y Toronto]... Si miramos atrás y nos retrotraemos a 2007, nada de esto sucedía en Bloomberg News. Si bien había algunas excepciones, la mayoría de las gerencias estaban ocupadas por hombres. Las gerencias medias ahora están mucho más equilibradas.

Para ingresar a Bloomberg News, probablemente el programa más valioso sea el de pasantías, a través del cual contratamos a media decena o una decena de personas por año. Es un proceso muy selectivo, con una tasa de aceptación del 4 por ciento: la mayoría de quienes ingresaron al programa en los últimos dos años fueron mujeres, y desde siempre quienes entran al programa se convierten en líderes. 

Usted ha dicho que el enfocarse en las mujeres como fuentes de las noticias ayudó a Bloomberg News a ser más competitiva. ¿Puede ilustrarlo con un ejemplo concreto?

Cuando cubrimos cómo la industria automotriz estaba saliendo de la crisis de 2007 y 2008, la gran historia era la de General Motors, pues había atravesado una quiebra y una reestructuración importantes y se estaba revisando todo su esquema de conducción. Este hecho hizo poner la atención en el posible sucesor del cargo de Director Ejecutivo de GM. En nuestra opinión, la persona que tenía el mayor potencial era Marry Barra, por lo que Tim Higgins, periodista de Bloomberg News en Detroit, le prestó suma atención. Fuimos los primeros en informar que Marry Barra sería la primera mujer Directora Ejecutiva de GM y la primera de la industria automotriz.

Tuvimos la exclusiva por un día y la sostuvimos de tal manera que logramos que posara para una foto para la portada de la revista Bloomberg Businessweek. Fue muy importante. Bloomberg News no tenía siquiera 25 años y ya estaba compitiendo contra los titanes. En esa ocasión la noticia era nuestra. 

Como hombre, usted supervisó este cambio, pero ¿cuáles fueron los principales ingredientes de ese cambio?

De todos, Lisa Kassenaar ocupa el primer lugar de la lista. No lo hubiéramos logrado sin su contagioso entusiasmo. Ella fue el motor de todo. Para mí ha sido una tarea de amor. Muchas han sido las personas que han tenido un mandato importante.

La compañía se llama Bloomberg por un individuo llamado Bloomberg. La mayoría de las personas se le parece y, para los hombres, hay modelos positivos que van y vienen a diario. En la medida de lo posible, queríamos encontrar modelos positivos para las mujeres, así que encontramos entrenadoras. Su objetivo es promover la confianza, ofrecer inspiración, prestar el mejor asesoramiento para situaciones idiosincrásicas que de otra forma no estaríamos preparados para asumir, personas con familia, comprender lo que deseamos hacer a escala global.

Siempre hemos podido decir con convicción y exactitud: no tiene que ver con dónde ni cuándo trabajas, sino de tener las mejores historias. En gran medida, podría concederles eso a las personas. Las noticias no ocurren en el horario de trabajo ni de lunes a viernes. Para todo aquel que cuestiona nuestra ética, les diría que las noticias ocurren los 365 días del año y que de esta forma es posible que la familia conjugue los compromisos familiares con los profesionales sin conflicto. A medida que desarrollábamos la idea, esta iba convergiendo armoniosamente con los recursos humanos y las tendencias que estos seguían. Todo ello estaba facilitado por el hecho de pertenecer al sector de los medios de comunicación.

¿A qué desafíos se enfrentó Bloomberg, o todavía enfrenta, en la aplicación de la estrategia?

Todavía nos esforzamos para que la proporción de voces citadas en las notas sea 50/50, para así alcanzar un equilibrio de género en ese aspecto. No obstante, hay más mujeres que nunca. Eso es algo en lo que hacemos un seguimiento. Se trata de un problema que enfrenta la mayoría de las agencias de noticias. Hemos desarrollado y seguimos acrecentando una lista interna de fuentes de mujeres en la terminal de Bloomberg.

Nos dedicamos principalmente a escribir sobre finanzas y la gran mayoría de quienes consumen nuestros productos son hombres que, a la vez, en su gran mayoría, tienen un jefe hombre. Por lo tanto, sabemos que estamos atacando el centro del problema, que es donde existe la mayor resistencia. Si observamos las noticias sobre educación, allí es más fácil, por lo que para los periódicos de interés general que informan sobre educación será más fácil encontrar un equilibrio de género. Para alcanzar ese 50/50 nos queda un largo camino por recorrer. 

A partir del minuto 28:45, es posible ver el webcast del evento paralelo celebrado durante la CSW59 sobre Mujeres y Medios de Comunicación que tuvo a Matt Winkler como uno de sus panelistas: