La tarea de hacer que el transporte público sea seguro para las mujeres y niñas de Papua Nueva Guinea

Fecha: martes, 15 de noviembre de 2016

Mujeres viajan en un autobús Meri Seif en Port Moresby, Papua Nueva Guinea. Foto: ONU Mujeres/Marc Dozier.
Mujeres viajan en un autobús Meri Seif en Port Moresby, Papua Nueva Guinea. Foto: ONU Mujeres/Marc Dozier.

Para las mujeres, el hecho de subirse a un autobús en Port Moresby, capital de Papua Nueva Guinea, implicaba casi con total seguridad que serían víctimas de un acto de violencia. Un estudio de alcance realizado por ONU Mujeres en 2014 reveló que más del 90 por ciento de las mujeres y niñas había sido víctima de alguna forma de violencia al utilizar el transporte público, por ejemplo, al viajar en autobús, esperar en las paradas, caminar desde las paradas o hacia éstas, o tomar un taxi, entre otras situaciones. Estas formas de violencia incluían comentarios verbales de contenido sexual, tocamientos inapropiados y actos de exhibicionismo, en lo que respecta a violencia sexual, así como también extorsión, robos, amenazas o intimidación.

“Soy madre soltera de cinco niñas y quiero que mis hijas vivan en una sociedad sin violencia contra las mujeres”, dice Helen, de Port Moresby.

Helen acaba de experimentar por sí misma lo diferentes que pueden ser las cosas desde que empezó a tomar el “Meri Seif Bus”, un autobús para uso exclusivo de mujeres, niñas y niños, que se ofrece como parte del “Programa de Transporte Público Seguro para Mujeres, Niñas y Niños”. Estos autobuses, que cuentan con sistemas de seguimiento y tres tripulantes uniformados, ofrecen a mujeres y niñas un espacio seguro en el que pueden viajar sin peligros y debatir acerca de los problemas relativos a su seguridad y movilidad. Entre agosto y diciembre de 2015, el “Meri Seif Bus” trasladó a 47.000 pasajeras entre Gerehu y la ciudad de Port Moresby (un trayecto de aproximadamente diez kilómetros). El éxito de esta iniciativa hizo que en febrero de 2016 se agregara un nuevo recorrido, y en diciembre se incorporará otro más.

En Port Moresby, Papua Nueva Guinea, mujeres y hombres celebran la campaña SANAP WANTAIM. Foto: ONU Mujeres/Marc Dozier.
En Port Moresby, Papua Nueva Guinea, mujeres y hombres celebran la campaña SANAP WANTAIM. Foto: ONU Mujeres/Marc Dozier.

ONU Mujeres trabaja en la implementación del programa de Transporte Público Seguro para Mujeres, Niñas y Niños conjuntamente con la Ginigoada Foundation, la Autoridad Vial y la Comisión del Distrito de la Capital Nacional. El programa, que comenzó en 2015 y durará hasta 2017, cuenta con el apoyo del Gobierno de Australia y el Comité Nacional de Australia para ONU Mujeres. Esta iniciativa modernizará la infraestructura de transporte incorporando consideraciones de género, que incluirán instalaciones en los autobuses por medio de regulaciones públicas y dotaciones presupuestarias que apoyen las acciones destinadas a poner fin al acoso sexual contra las mujeres en espacios públicos, y garanticen a éstas un mejor acceso a oportunidades económicas. Por otra parte, el programa brinda capacitación a las autoridades del área de transporte público y a los conductores de autobuses con miras a evitar hechos de violencia contra las mujeres en el transporte público, y ha iniciado una campaña, SANAP WANTAIM (VAMOS JUNTOS), para que mujeres, hombres y especialmente la juventud se involucren en este problema.

Patricia*, una estudiante de 14 años que tomó el autobús, explicó por qué esas medidas complementarias son necesarias: “Creo que en las escuelas, especialmente en las de educación primaria, debería haber más programas sobre acoso sexual, para que los chicos aprendan a respetar a las chicas. Los padres deberían empezar a enseñar a los varones a ser mejores ciudadanos”.

“Debemos apoyar abiertamente el derecho de las mujeres y niñas de Port Moresby a sentirse dueñas de su ciudad: a caminar, a ir de compras, a viajar en autobús, a ir a la escuela, a trabajar y a gozar de una calidad de vida pacífica. Cuando la ciudad sea segura para las mujeres y las niñas, será segura para todas y todos”, manifestó Jeffery Buchanan, Director de ONU Mujeres para Papua Nueva Guinea.

* El nombre de la participante ha sido modificado para resguardar su privacidad.

Haga una donación
Haga una Donacion Para poner fin a la violencia contra las mujeres
Por un planeta 50-50 en 2030: Demos el paso por la igualdad de género