Desde mi perspectiva: Atefe Mansoori

Fecha: miércoles, 9 de marzo de 2016

Atefe Mansoori, 52, from Afghanistan, is Director of Abdullah Muslim Company, which processes and exports saffron.
Foto courtesy of Abdullah Muslim Company
Quote

Los agricultores no pensaban que yo pudiera gestionar este negocio, porque soy mujer y este no es un trabajo de mujeres.

Cuando empecé a trabajar para procesar y exportar azafrán a los mercados internacionales, los agricultores y los productores de azafrán no querían entregarme su producto para que lo procesara y exportara porque pensaron que, como mujer, era demasiado débil para gestionar este negocio. Con ayuda de mi marido y otros hombres de mi familia, me reuní con los productores de azafrán y les expliqué que tengo buenos conocimientos, cierta experiencia, y la capacidad de llevar adelante este negocio. Les aseguré que si confiaban en mí no sufrirían pérdidas. Tras muchas discusiones, un par de productores de azafrán aceptaron trabajar conmigo, para probar si tenía la capacidad de encargarme de este negocio.

Después, tuve que convencer a algunas mujeres de que trabajaran conmigo. En mi aldea, las mujeres no estaban acostumbradas a trabajar fuera del hogar. Hablé con los esposos y otros miembros de sus familias y les expliqué los beneficios de trabajar fuera del hogar. Les dije a los esposos: “Sus esposas e hijas ganarán dinero para aumentar los ingresos del hogar. Y el lugar donde las mujeres de su casa trabajarán está lleno de mujeres”. Después de muchísimas conversaciones con cada una de las familias, aceptaron trabajar conmigo. Ahora la mayoría son mujeres de negocios y tienen sus propias empresas.

Sin embargo, como resultado de ganar visibilidad, fui amenazada de muerte por unos extremistas religiosos, por el hecho de estar yendo al mercado. A pesar de varios desafíos, nunca me rendí porque sabía que la única forma de eliminar la violencia contra las mujeres es ayudarlas a volverse económicamente independientes y empoderadas. Pensando en esto, trabajé mucho y me esforcé para ayudar a las mujeres a aprender, trabajar y ganar dinero. Y eso funcionó”.


ODS 2: Hambre cero
ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico

Atefe Mansoori, de 52 años, residente de la provincia Herat de Afganistán, es directora de la Abdullah Muslim Company, una empresa que procesa y exporta azafrán. Se encuentra entre 120 mujeres empresarias de todo Afganistán que se reunieron para compartir historias y conocimientos en un taller organizado por ONU Mujeres en Kabul en diciembre de 2015. El trabajo de la Sra. Mansoori en su país se relaciona con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que avala la comunidad internacional. El ODS 2 busca poner fin al hambre y fomentar la productividad y los ingresos de los productores de alimentos de pequeña escala, incluidas las mujeres; y el ODS 8 se centra en promover el crecimiento económico inclusivo y respaldar la productividad, la creación de trabajo decente, la actividad empresarial y la mejora de condiciones para las micro, pequeñas y medianas empresas.

Lea mas historias de la serie editorial "Desde mi perspectiva".

Por un planeta 50-50 en 2030: Demos el paso por la igualdad de género