Los jugadores de rugby de Georgia se unen en un placaje contra la violencia

Desde aparecer en carteles publicitarios y vídeos hasta reunirse con hombres y niños de todo el país, los jugadores de rugby de Georgia son los principales defensores para poner fin a la violencia contra las mujeres. La percepción pública está cambiando, ahora las sobrevivientes buscan apoyo, y los hombres y los niños se posicionan contra la violencia.

Fecha: viernes, 22 de julio de 2016

UN Women's Campaign Billboard – My team supports me! August 2015 Tbilisi Georgia Photo: EGO Magazine/Sasha Prishvin for UN Women
Foto: EGO Magazine/Sasha Prishvin for UN Women

En diciembre de 2010, empezaron a aparecer unos carteles publicitarios “atípicos” en las calles de Tbilisi, la capital de Georgia. “Que los maltratadores de las mujeres vengan y se metan con nosotros”, desafiaban los conocidos jugadores de rugby en los carteles. También animaban a las mujeres que sufren violencia doméstica a llamar al número de la línea de atención telefónica recién creada por el gobierno con la ayuda de ONU Mujeres. Los carteles sorprendieron, incluso conmocionaron, a las gentes de Tbilisi. La violencia contra las mujeres era un tema tabú. ¿Por qué hablaban de ella los jugadores de rugby?

En 2010, cuando los miembros de la Unión de Rugby de Georgia conocieron en intercambios con ONU Mujeres la incidencia de la violencia doméstica en su país, quisieron ser parte de la solución. Según un estudio del UNFPA de 2009, en Georgia, una de cada 11 mujeres que alguna vez había tenido pareja o había estado casada había sufrido violencia física o sexual por parte de su marido o compañero [1]. Sin embargo, nadie hablaba de ello públicamente; más del 78 por ciento de la población creía que la violencia doméstica era un “asunto familiar” [2].

En 2012, como uno de los primeros pasos de colaboración con ONU Mujeres, la Unión de Rugby de Georgia dedicó el partido amistoso internacional entre Georgia y Rusia a la campaña del Secretario General de las Naciones Unidas ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres. Varios jugadores de rugby conocidos también aparecieron en vídeos condenando la violencia contra las mujeres y las niñas, vídeos que fueron vistos por millones de personas en la televisión y los medios sociales.

Posteriormente, los jugadores emprendieron una serie de reuniones con niños y hombres jóvenes de toda Georgia, en las que, además de enseñarles a jugar a rugby, les enseñaron los principios de igualdad, respeto mutuo y apoyo que son la base del rugby. Instaron firmemente a los niños y los jóvenes a mostrar tolerancia cero ante la violencia contra las mujeres. Hasta la fecha se han celebrado 35 reuniones, y todas ellas con gran éxito de asistencia. Está previsto que de aquí a finales de 2020 se lleven a cabo al menos 20 más.

“Nos encanta el rugby y tenemos un equipo de rugby, los Knights, en Tserovani. Hemos hablado de muchas cosas. La violencia es inaceptable, especialmente la violencia contra las mujeres y las niñas. Este es el lema de los jugadores de rugby, y nosotros también lo compartimos”, afirmó Giorgi, un chico de 16 años de edad que participó en una reunión en el asentamiento de personas desplazadas internas de Tserovani este año.

Girls wear HeForShe shirts as they stand with players on the field before the Georgia vs Japan  World Cup Qualifier in November 2014 in Tbilisi, Georgia. Photo: UN Women/Maka Gogaladze
Foto: UN Women/Maka Gogaladze

“A todo el mundo le gusta el rugby y todo el mundo respeta a los jugadores de rugby en Georgia. Por eso, es importante utilizar la autoridad y el respeto del que disfrutamos para contribuir a moldear los valores de las generaciones más jóvenes y conseguir un entorno justo y equitativo para todas y todos, en el que no haya violencia”, afirma Lekso Gugava, miembro de la selección nacional de rugby de Georgia.

La selección nacional dedica diversos partidos internacionales cada año a generar conciencia sobre la violencia contra las mujeres y las niñas. En 2014, dedicaron el partido con Japón al movimiento HeForShe de ONU Mujeres a favor de la igualdad de género. Milton Haig, primer entrenador de la selección, defiende la causa. “Todos y cada uno de nosotros —el equipo, los entrenadores y los miembros de la gran familia del rugby— nos sentimos orgullosos de llevar camisetas de esta campaña que condena la violencia contra las mujeres y las niñas”, afirma Haig.

Milton Haig, Chief Coach of the Lelos wearing a UNiTE branded t-shirt form the Georgia-Russia pre-match press conference (November 2012) Photo: UN Women/Maka Gogaladze
Foto: UN Women/Maka Gogaladze

Como parte del Programa conjunto de las Naciones Unidas para la igualdad de género, financiado por el gobierno de Suecia, la Unión de Rugby de Georgia, en colaboración con ONU Mujeres, ha elaborado un manual especial para entrenadores de rugby. El manual les ayuda a divulgar los principios del rugby, junto con la igualdad de género y la tolerancia cero ante la violencia contra las mujeres a jóvenes de edades entre 8 y 15 años en asociaciones de rugby de todo el país. Los entrenadores de rugby deben someterse a capacitación obligatoria que incluye la igualdad de género y la tolerancia cero ante la violencia contra las mujeres.

Las campañas de sensibilización pública realizadas en colaboración con el gobierno y organizaciones no gubernamentales, entre otros, como los jugadores de rugby, finalmente han roto con el silencio ensordecedor de la cuestión de la violencia contra las mujeres y las niñas en Georgia. Los resultados son evidentes: un estudio realizado por ONU Mujeres en 2013 sobre las percepciones públicas de la violencia contra las mujeres reflejó que el 69 por ciento de las personas creía que la violencia doméstica era un delito. La denuncia de casos de violencia doméstica ha aumentado drásticamente en los últimos años. Según cifras del Ministerio de Asuntos Interiores de Georgia, los casos se duplicaron en 2015, mientras que el número de órdenes de alejamiento aumentó de 227 en 2013 a 2.598 en 2015. Ahora hay más mujeres sobrevivientes que recurren a refugios y servicios.

“Me encanta el rugby y mi hijo y yo nunca nos perdemos ningún partido de la selección nacional”, afirma Giorgi Duchidze, un ferviente aficionado. “Para mí es un orgullo que nuestro equipo defienda valores como la igualdad de género y combata la violencia contra las mujeres y las niñas, porque las y los atletas desempeñan un papel importante a la hora de demostrar a las futuras generaciones lo que está bien y lo que está mal”.