Desde mi perspectiva: Haidara Djeneba Sy

Fecha: martes, 23 de agosto de 2016

Haidara Djeneba Sy. Photo: UN Women/Coumba Bah
Foto: ONU Mujeres/Coumba Bah

Quote

El extremismo empezó a extenderse lentamente, como un cáncer, desde que estalló el conflicto en 2012. Ahora mismo existe un miedo real a la radicalización y al reclutamiento de nuestras y nuestros jóvenes por parte de grupos extremistas.

Como mujeres y como líderes religiosas nos corresponde impedir que esto ocurra. En calidad de madres, hermanas, esposas, maestras y cuidadoras, estamos más cerca de nuestras niñas y niños. Como líderes, contamos con la confianza de la gente. Podemos influir en su toma de decisiones si empezamos a abordar los riesgos a una edad temprana.

Las mujeres musulmanas [en Malí] suelen considerarse a sí mismas “mujeres de quedarse en casa”. Las tradiciones creadas por los hombres han llevado a la creencia de que las mujeres son de alguna manera inferiores a los hombres. Esto no es lo que enseña el Corán. Como mujer y líder religiosa, tengo la posibilidad de hablar con otras mujeres y ayudarlas a entender que tienen los mismos derechos.

Predico, educo y genero conciencia entre las mujeres y los hombres con ejemplos prácticos extraídos de la vida del Profeta. Les recuerdo que el Islam respeta a las mujeres, y que fomenta su empoderamiento económico.

No es fácil ser mujer y líder religiosa. Se espera que las mujeres de fe estén en un segundo plano, en lugar de estar al lado de los hombres. Los hombres de fe a menudo actúan primero como hombres, para conservar sus intereses masculinos.

Como mujeres de fe, y como líderes, debemos perseverar y defender nuestros derechos. Debemos hacer oír nuestra voz, perfeccionar nuestras competencias de liderazgo, e insistir en nuestro empoderamiento económico.

En mi país hay un dicho: “una bolsa vacía no se tiene en pie”. Podemos influir en nuestras y nuestros jóvenes y en nuestra nación, pero no cuando somos pobres y nos encontramos en una posición débil.”


SDG 1: No poverty
SDG 5: Gender equality

SDG 8: Decent work and economic growth
SDG 16: Peace, justice and strong institutions

Haidara Djeneba Sy es una líder religiosa de Yirimadio (Bamako), Malí. En mayo de 2016 se convirtió en la primera mujer vicepresidenta de la Red Nacional de Jóvenes Musulmanes de Malí (UJMMA). ONU Mujeres en Malí trabaja con la UJMMA en iniciativas para la consolidación de la paz y respaldó el tercer foro nacional de la UJMMA, que incluyó una sesión especial sobre el papel de las mujeres musulmanas a la hora de combatir el extremismo religioso. El trabajo de Djeneba Sy contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible: al ODS 1, sobre poner fin a la pobreza garantizando que todas las mujeres y los hombres tengan igualdad de derechos a los recursos económicos; al ODS 5, que fomenta el liderazgo y la participación de las mujeres en la toma de decisiones a todos los niveles y la igualdad de derechos a los recursos económicos; al ODS 8, que trata de promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas y todos; y al ODS 16, sobre promover sociedades pacíficas e inclusivas, y crear capacidad a todos los niveles para prevenir la violencia y combatir el terrorismo y el crimen.

Lea mas historias de la serie editorial "Desde mi perspectiva".