Desde mi perspectiva: "Cuando cantamos, nos sentimos libres"

Fecha: miércoles, 8 de agosto de 2018

Mila Rodriguez plays the marimba, an instrument used in traditional Afro-Colombian music. Photo: UN Women/Ryan Brown

Mila Rodríguez es una de las jóvenes miembros de la Red de Cantadoras colombiana, una red de cantoras que utilizan la música tradicional afrocolombiana para preservar su cultura y promover la paz. Con el apoyo de un programa de ONU Mujeres, las Cantadoras han atraído a jóvenes de la ciudad portuaria de Tumaco, donde las décadas de conflicto armado han desgarrado a las comunidades y aún queda un largo camino para la paz.

Quote

Cuando escucho un tambor, siento que me llama. Llevo esta música en la sangre.

Con la letra de las canciones que cantamos, contamos las historias reales de nuestras vidas. Cuando cantamos, nos sentimos libres.

Una vez que entras en el grupo de cantadoras ya no piensas en armas, porque el tiempo libre y el vacío que sientes en tu vida se llena de música.

En Tumaco, el conflicto no ha terminado para nosotros. Tenemos un acuerdo de paz, pero mira a tu alrededor...

En julio del año pasado hubo un conflicto entre las guerrillas y el ejército. Murieron dos jóvenes: uno era mi primo y el otro era un músico que yo conocía. Los dos tenían veintitantos años. Fui al cementerio para el entierro. A mi lado había una mujer. Un muchacho llegó al cementerio y le pegó un tiro. Ella cayó cerca de mis pies. Durante los primeros cinco minutos permanecí parada ahí, paralizada del miedo. Luego, eché a correr. Esa es mi realidad.

La gente joven de mi comunidad necesita espacios seguros y oportunidades para hacer las cosas que les gustan, como deporte, música, pintar; necesitan trabajo. Como no tienen trabajo, buscan maneras fáciles de ganar dinero. Creo que, en lugar de agarrar un cuaderno, agarran un arma."


SDG 16: Peace, justice and strong institutions

Mila Mosquera Rodríguez, que tiene 18 años, vive en Tumaco, un municipio de la costa del Pacífico de Colombia. El municipio de Tumaco es un gran productor de hojas de coca y un centro del tráfico de drogas. Las décadas de conflicto armado y violencia provocadas por el comercio de la droga han desgarrado las familias y las comunidades. Como parte del programa Women Peacebuilders, creado por ONU Mujeres y financiado por el Gobierno de Noruega, ONU Mujeres apoya a la Fundación CANAPAVI, que fomenta la capacidad de las mujeres cantadoras para resaltar y preservar su rol como consolidadoras de la paz mediante la música tradicional afrocolombiana. La historia de Mila Rodríguez muestra la importancia de conseguir que participen las mujeres y la juventud para cumplir la meta del objetivo 16 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.