Mensaje conjunto de la Sra. Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, y la Sra. Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU-Mujeres, con motivo del Día Internacional de las Mujeres y las Niñas en la Ciencia

Fecha: jueves, 7 de febrero de 2019

Recientemente, niñas y mujeres jóvenes de todo el mundo han desempeñado un papel crucial a la hora de reclamar que se adopten medidas para luchar contra el cambio climático en todos los lugares del mundo. Cuando Greta Thunberg, una adolescente sueca de 16 años, urgió a los asistentes al Foro Económico Mundial, en Suiza, a “actuar como si nuestra casa estuviera ardiendo”, estaba expresando sentimientos similares a los de muchas personas de su edad.

La voz de las mujeres y las niñas y sus conocimientos especializados en materia de ciencia, tecnología e innovación (CTI) son fundamentales para encontrar soluciones al cambio disruptivo que estamos experimentando en un mundo en rápida evolución. Necesitamos urgentemente poner fin a la brecha de género en materia de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) y promover activamente la igualdad de género en las carreras de ciencia, tecnología e innovación.

Estas competencias son esenciales para las categorías laborales de más rápido crecimiento. Varios estudios recientes muestran que los cambios en el mercado laboral mundial supondrán una creación de empleo neta de 58 millones de puestos de trabajo, especialmente de científicos y analistas de datos, especialistas en inteligencia artificial y aprendizaje automático, creadores y analistas de programas y aplicaciones y especialistas en visualización de datos.

Lamentablemente, es evidente que las mujeres afrontan diversos problemas en importantes categorías profesionales como la ingeniería, con bajos niveles de retención, promoción y reintegración después de la licencia de maternidad.
Así, por ejemplo, la edición de 2018 del Global Gender Gap Report (Informe mundial sobre las diferencias por motivos de género) del Foro Económico Mundial muestra que solo el 22% de los profesionales de la inteligencia artificial de todo el mundo son mujeres: una enorme brecha de género que refleja importantes problemas como la segregación laboral y unas condiciones de trabajo desfavorables.

Además de afrontar estos obstáculos, la mejora de la conectividad digital y la accesibilidad de tecnologías asequibles también pueden contribuir a una mayor igualdad en materia de CTIM, que beneficie plenamente a las mujeres y las niñas como científicas, estudiantes y ciudadanas.

ONU-Mujeres y la UNESCO están trabajando con asociados de todo el mundo para poner fin a la brecha de género en CTIM y en las tecnologías digitales.

Una de las iniciativas en las que colabora ONU-Mujeres es la de los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres. Estos principios ofrecen a las empresas —en particular del sector digital, de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), de ciencia, tecnología e innovación (CTI) y del sector “STEAM” (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas más arte y diseño)— orientaciones concretas sobre la forma de empoderar a las mujeres en el lugar de trabajo, el mercado y la comunidad. ONU-Mujeres insta a todas las empresas que desean comprometerse con la igualdad de género y el empoderamiento económico de la mujer a firmar y aplicar estos principios.

Es fundamental combatir las desigualdades lo antes posible en el sistema educativo; por eso, la UNESCO trabaja para estimular el interés de las niñas en las materias de CTIM, luchar contra los estereotipos en los planes de estudios y lograr un mayor acceso a mentoras. Además, la UNESCO alienta a las mujeres científicas a través de iniciativas como el programa L'ORÉAL-UNESCO “La Mujer y la Ciencia” y la Organización de Mujeres Científicas del Mundo en Desarrollo, que ofrecen becas y oportunidades de establecimiento de contactos y mentoría para mujeres investigadoras de todo el mundo. Asimismo, el proyecto “CTIM y fomento de la igualdad de género” apoya la inclusión de la igualdad de género en las políticas, estrategias, planes y leyes nacionales de CTI, mediante la recopilación de datos desglosados por sexo.

A través de todas estas iniciativas, estamos decididos a promover una nueva generación de mujeres y niñas científicas, para hacer frente a los grandes desafíos de nuestro tiempo. En la línea del llamamiento de Greta Thunberg, hay jóvenes científicas que ya están tomando la iniciativa en la lucha contra el cambio climático, como la adolescente sudafricana Kiara Nirghin, cuyas invenciones contribuyen a minimizar el impacto de las sequías.

Si aprovechamos la creatividad e innovación científicas de todas las mujeres y niñas e invertimos adecuadamente en el carácter inclusivo de la educación en CTIM, la investigación y el desarrollo y los ecosistemas de CTI, tenemos una oportunidad sin precedentes para utilizar el potencial de la cuarta revolución industrial en beneficio de la sociedad.