Preguntas frecuentes

  1. ¿Qué será de los ODM?
  2. ¿Cuál es la relación con los ODS y con el proceso posterior a la Conferencia Río+20?
  3. ¿Cuál es el papel del Sistema de las Naciones Unidas en los ODS?
  4. ¿Quién participa en las consultas de la agenda para el desarrollo posterior a 2015?
  5. ¿Cómo será el proceso para después de 2015?
  6. ¿Cuál es el papel de ONU Mujeres en la agenda de desarrollo para después de 2015?

1. ¿Qué será de los ODM?

Según diversos estudios, los ODM con fecha límite de 2015 han demostrado impulsar un progreso significativo pero, por otra parte, también han obtenido resultados desiguales. Ha llegado el momento de aprovechar los logros de los ODM, sorteando sus deficiencias.

Los ODM han acelerado el progreso a la hora de reducir la pobreza y el hambre, y de promover la educación, la igualdad de género, la salud y el agua potable segura así como el saneamiento. Asimismo, han atraído la atención y la acción mundial y sometido a los gobiernos a la rendición de cuentas, han movilizado recursos que eran muy necesarios y estimulado nuevas leyes, políticas, programas y datos. Todavía lo siguen haciendo.

Sin embargo, los ODM se han quedado cortos al abordar cuestiones estructurales. Por ejemplo, los ODM sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres no abarcaban cuestiones fundamentales, como el derecho de las mujeres a poseer propiedades, el reparto desigual de las responsabilidades del hogar y los cuidados, y la violencia contra mujeres y niñas. Ahora es necesario contar con un enfoque más amplio.

No obstante, gracias a los ODM también hemos adquirido una gran experiencia, una experiencia que debemos conservar. Por ejemplo, una característica clave de los ODM ha sido la inclusión de metas e indicadores para supervisar el desempeño. De conformidad con el amplio consenso en torno a mantener y reforzar este aspecto en el nuevo marco, ONU Mujeres propone utilizar indicadores para cada meta con el fin de hacer un seguimiento del cambio y evaluarlo. Estos toman como base estándares acordados internacionalmente y se han seleccionado en función de su relevancia, mensurabilidad y rigor metodológico. También será imprescindible llevar a cabo una revolución respecto a los datos. Necesitamos datos precisos y oportunos para supervisar el progreso, valorar la situación y definir nuevas estrategias.

2. ¿Cuál es la relación con los ODS y con el proceso posterior a la Conferencia Río+20?

Se reconoce la necesidad de ir hacia una agenda para el desarrollo global para el periodo posterior a 2015 que dé prioridad al desarrollo sostenible. El resultado de la Conferencia Río+20 es un paso importante en esta dirección, ya que creó un proceso intergubernamental inclusivo para establecer una serie de objetivos de desarrollo sostenible “que sean coherentes con y estén integrados en la agenda para el desarrollo posterior a 2015 de las Naciones Unidas”.

El documento final de Río+20 instó a la creación de un Grupo de Trabajo Abierto para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este Grupo de Trabajo Abierto está copresidido por los Representantes Permanentes de Hungría y Kenya. Actualmente se encuentra en una fase de inventario y recopilación de información. En primavera de 2014, empezará a elaborar una narrativa y a debatir propuestas para los ODS con el objetivo de presentar un informe ante la Asamblea General en septiembre de 2014.

Asimismo, el documento final de Río instó a la creación de un comité intergubernamental de personas expertas sobre la estrategia de financiación para el desarrollo sostenible, que debe presentar un informe en septiembre de 2014 con opciones para llevar a cabo una estrategia efectiva de financiación para el desarrollo sostenible.

3. ¿Cuál es el papel del Sistema de las Naciones Unidas en los ODS?

El documento final de Río hacía un llamado al sistema de las Naciones Unidas para que proporcionase asistencia técnica al Grupo de Trabajo Abierto. El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas, copresidido por el DAES y el PNUD, creó el Equipo de Apoyo Técnico que publica resúmenes informativos sobre las áreas temáticas tratadas por el Grupo de Trabajo Abierto. Se incluyen más de 25 áreas temáticas, y en febrero de 2014 está previsto debatir sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. El Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas también creó grupos de trabajo sobre el seguimiento y la definición de metas, las alianzas mundiales, y la financiación para el desarrollo sostenible.

El Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD), a través de su Grupo de Tareas de los ODM, ha facilitado diálogos nacionales en más de 80 países y organizado 11 consultas temáticas mundiales con distintas partes interesadas sobre las cuestiones siguientes: las desigualdades; la salud; la educación; la gobernabilidad; el conflicto y la fragilidad; el crecimiento y el empleo; la sostenibilidad medioambiental; el hambre, la nutrición y la seguridad alimentaria; las dinámicas de la población; la energía; y el agua.

4. ¿Quién participa en las consultas de la agenda para el desarrollo posterior a 2015?

Algunos Estados Miembros y organizaciones regionales ya han lanzado iniciativas nacionales y regionales. Una serie de organizaciones de la sociedad civil de todas las regiones ya se está dedicando al proceso posterior a 2015 y, entre otras actividades, ha formado coaliciones mundiales para trabajar en conjunto.

Los medios académicos y otras instituciones de investigación han estado particularmente activos con la elaboración de una gran cantidad de publicaciones que tratan sobre la agenda para el desarrollo posterior a 2015 y se han celebrado varias conferencias sobre el tema. El sector privado también se ha activado, así como lo ha hecho el Pacto Mundial de la ONU. Un elemento primordial será las consultas nacionales.

También participa el público general. El 10 de septiembre de 2013, el GNUD lanzó el informe "A Million Voices: El mundo que queremos", que resume los resultados de las consultas públicas y encuestas en las que participaron más de 1,3 millones de personas en los 193 Estados Miembros de la ONU. Más de 300.000 personas participaron en reuniones presenciales en 88 países y se realizaron 11 consultas en línea en la plataforma web WorldWeWant2015. Además, casi un millón de personas participaron en la encuesta MI Mundo 2015, utilizando canales digitales, mensajes SMS y varias interacciones fuera de línea, todo mediante una red de más de 700 socios de la sociedad civil.

5. ¿Cómo será el proceso para después de 2015?

Ya se ha comenzado a hacer consultas amplias e inclusivas sobre la agenda para el desarrollo posterior a 2015, tanto dentro como fuera de la ONU, inclusive a nivel regional y nacional.

Una serie de procesos intergubernamentales, además del seguimiento de Río+20, están alimentando el debate, especialmente en lo relativo a identificar áreas prioritarias. El proceso se centrará en temas como el estado de derecho, la migración internacional y el desarrollo, la población y el desarrollo, la reducción de riesgos de desastres, la sociedad de la información, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, entre otros.

También están los procesos de cooperación en materia de desarrollo, financiamiento para el desarrollo y una estrategia de financiamiento del desarrollo sostenible que serán especialmente importantes en términos de la reflexión sobre cómo fortalecer una alianza mundial para el desarrollo que apoye la implementación de la agenda para el desarrollo posterior a 2015. En el septiembre de 2013, la Asamblea General estudiará el tercer informe anual del Secretario General sobre la aceleración del logro de los ODM (ya mencionado).

El 25 de septiembre de 2013, el Presidente de la Asamblea General celebrará un evento especial durante la 68ª sesión, que se centrará particularmente en la aceleración del logro de los ODM en el último tramo antes de 2015, aunque también se le ve como un punto crucial para las deliberaciones acerca de la agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo posterior a 2015.

6. ¿Cuál es el papel de ONU Mujeres en el proceso para después de 2015?

ONU Mujeres es miembro del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas, establecido por el Secretario General de las Naciones Unidas en otoño de 2011 para coordinar preparaciones que abarquen todo el sistema de cara a la agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo posterior a 2015. ONU Mujeres contribuye con su ayuda al Equipo de Apoyo Técnico y otros grupos de trabajo que ofrecen apoyo sustantivo y técnico al Grupo de Trabajo Abierto. Asimismo, ONU Mujeres defiende junto con los Estados Miembros la incorporación de las perspectivas de igualdad de género en la futura agenda para el desarrollo.

John Hendra, Subsecretario General de ONU Mujeres, es uno de los miembros del grupo informal superior de coordinación sobre la agenda para el desarrollo posterior a 2015 y copreside el Grupo de Tareas de los ODM del GNUD junto con el PNUD. La Subsecretaria General Lakshmi Puri dirige los esfuerzos por conseguir apoyo en todo el sistema a favor de la incorporación de género en la agenda posterior a 2015 a través de la Red interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la mujer y la igualdad de género, el Comité de Alto Nivel sobre Programas, y el Comité Ejecutivo de Asuntos Económicos y Sociales.

ONU Mujeres dirigió junto con UNICEF la consulta temática mundial sobre cómo abordar las desigualdades, con ayuda de los Gobiernos de Dinamarca y Ghana. Aprovechando el resultado de una amplia consulta realizada a múltiples partícipes, el informe final y el conjunto de recomendaciones se presentaron y se debatieron en una consulta de alto nivel en Copenhague, Dinamarca. Al final de la reunión, la declaración de la presidencia definió una serie de recomendaciones para abordar las causas profundas de las desigualdades, e instó a crear un objetivo independiente sobre la desigualdad y sobre la igualdad de género que a su vez incorporase el género y otras desigualdades predominantes transversalmente en el resto de objetivos.

En julio de 2013, ONU Mujeres publicó un documento de posición sobre la necesidad de crear un objetivo independiente en relación con la igualdad de género. En este documento, ONU Mujeres insta a diseñar una agenda para el desarrollo posterior a 2015 que se base en los estándares de derechos humanos con los que los gobiernos ya se hayan comprometido y que pueden transformar las vidas de las mujeres y las niñas. El documento propone un objetivo independiente sobre la igualdad de género (junto con la incorporación firme de la igualdad de género en el resto de objetivos) que englobe tres elementos estratégicos: una vida sin violencia para las mujeres y las niñas; igualdad de género en la distribución de capacidades y recursos; y la igualdad de género en cuanto a expresión, liderazgo y participación. Para cada uno de estos elementos fundamentales se propone una lista de posibles indicadores y áreas de atención.