América Latina y el Caribe

Los países de América Latina y el Caribe han asumido importantes compromisos en lo que se refiere a los derechos de la mujer. Todos ellos han ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, y 14 de ellos han ratificado además su Protocolo Facultativo. El sistema interamericano de derechos humanos incluye un poderoso instrumento regional para combatir la violencia contra las mujeres: la Convención de Belém do Pará. En consonancia con los acuerdos internacionales y con la Plataforma de Acción de Beijing, y tras muchos años de trabajo en favor de los movimientos de mujeres, varios países decidieron actuar para promover la igualdad de género a través de la modificación de sus constituciones, la creación de ministerios o institutos de asuntos de la mujer, la reforma de sus códigos civiles, la tipificación de la violencia de género como delito y el establecimiento de cuotas de género para los cargos políticos.

A pesar de que casi todos los Estados de la región están considerados como países de ingreso medio, siguen existiendo altos niveles de desigualdad y exclusión social, especialmente entre las mujeres, los pueblos indígenas y afrodescendientes, y los jóvenes. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina 2010, en esta región se encuentran 10 de los 15 países con mayores niveles de desigualdad del mundo. La seguridad pública es una preocupación creciente; surgen nuevas formas de violencia contra las mujeres y el femicidio es cada vez más habitual.

Nuestras soluciones

ONU Mujeres actúa en la región de América Latina y el Caribe a través de su oficina regional ubicada en la ciudad de Panamá, que brinde apoyo a nuestras oficinas de país y otras que cubren varios países y que están ubicadas a través de la region, así como a países donde ONU Mujeres tiene una presencia programática más limitada. En los Estados donde no tenemos una presencia en el terreno, apoyamos la ejecución de programas a través de las alianzas que mantenemos con el sistema de las Naciones Unidas, los gobiernos y la sociedad civil.

Nuestras iniciativas se centran en tres áreas prioritarias de intervención que consideramos estratégicas para superar los desafíos comunes en los países de América Latina y el Caribe: participación política de las mujeres y el liderazgo, el empoderamiento económico de las mujeres y erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas.

Ayudamos a fortalecer el liderazgo de las mujeres, incluso entre las mujeres dedicadas a la política y los miembros de partidos políticos. Con el fin de mejorar el empoderamiento económico de las mujeres, sobre todo de las que forman parte de los colectivos más marginados, instamos a que las políticas y las soluciones adoptadas permitan acceder a los recursos, al empleo y a los servicios, llevando a cabo investigaciones rigurosas y aportando pruebas para sustentar nuestra labor de promoción. Una de nuestras prioridades es el reconocimiento de la contribución de las mujeres en el mundo del trabajo, remunerado o no; otra de ellas es el logro de la igualdad de acceso a un trabajo decente.

Múltiples programas persiguen el objetivo de acabar con la violencia contra mujeres y niñas a través de la ampliación de la prevención y del acceso a los servicios para las sobrevivientes. Trabajamos con los diferentes países para reforzar las leyes y las instituciones que protegen a las mujeres, e involucramos a los hombres en las tareas de lucha contra la violencia. La mejora del acceso a la justicia y la erradicación de la impunidad exigen adoptar medidas encaminadas a aumentar la capacidad de respuesta de las y los agentes de policía y de las/os funcionarias/os judiciales. ONU Mujeres también tiene un papel protagónico en la campaña ÚNETE del Secretario General de las Naciones Unidas, que actúa en los 33 países de la región, haciendo hincapié en que la eliminación de la violencia es responsabilidad de todas y todos.

En relación a estas áreas prioritarias y otras, ONU Mujeres apoya las reformas jurídicas en curso y la integración de las medidas de igualdad de género en todos los programas, planes y presupuestos nacionales.


Video
Vídeo
Asociaciones con las mujeres del Caribe hacia la seguridad alimentaria y los medios de vida sostenibles

Las mujeres de las Bahamas, Dominica y Jamaica están muy implicadas en sectores clave como agricultoras, productoras de alimentos y artesanas locales que venden productos tradicionales y respetuosos con el medioambiente. ONU Mujeres trabaja para mejorar el acceso directo de las agricultoras y artesanas al mercado, para mejorar su acceso a las nuevas tecnologías, al conocimiento y las habilidades, y para fortalecer la presencia y el liderazgo de las mujeres.