Hechos y cifras: Acabar con la violencia contra mujeres y niñas

Una pandemia que se presenta en diversas formas

  • Según una revisión de las estadísticas disponibles en 2013, a nivel global un 35 por ciento de mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual en el contexto de relaciones de pareja o violencia sexual fuera de relaciones de pareja. Sin embargo, algunos estudios nacionales de violencia muestran que hasta un 70 por ciento de mujeres sufre violencia física y/o sexual a lo largo de su vida, a manos de una pareja [1].
  • Se estima que en prácticamente la mitad de los casos de mujeres asesinadas en 2012 el autor de la agresión fue un familiar o un compañero sentimental [2].
  • En la mayoría de ocasiones, los casos de violencia contra las mujeres no se denuncian. Por ejemplo, un estudio basado en entrevistas realizadas a 42.000 mujeres de los 28 Estados Miembros de la Unión Europea reveló que sólo el 14 por ciento de las mujeres había denunciado a la policía el incidente más grave de violencia sufrido a manos de un compañero sentimental, y el 13 por ciento había denunciado a la policía el incidente más grave de violencia sufrido a manos de una persona que no era su compañero sentimental [3].
  • A escala mundial, más de 700 millones de mujeres que viven actualmente se casaron siendo niñas (con menos de 18 años de edad). Más de una de cada tres —aproximadamente 250 millones de niñas— se casaron con menos de 15 años. A menudo, las niñas casadas no saben cómo negociar efectivamente unas relaciones sexuales más seguras, colocándolas en una situación de vulnerabilidad ante las infecciones transmitidas sexualmente, incluido el VIH, además del embarazo precoz. El hecho de que las niñas no sean lo suficientemente maduras físicamente para dar a luz pone en peligro tanto a las madres como a sus bebés. Por otra parte, las niñas pobres tienen una probabilidad 2,5 veces mayor de casarse en su infancia que las que pertenecen al quintil más rico [4].
  • Entre las niñas que se han casado alguna vez, los compañeros sentimentales actuales y/o anteriores son los autores de violencia física más denunciados habitualmente en todos los países en los que se dispone de datos [5].
  • Unos 120 millones de niñas de todo el mundo (poco más de 1 de cada 10) han sufrido el coito forzado u otro tipo de relaciones sexuales forzadas en algún momento de sus vidas [6].
  • Más de 133 millones de niñas y mujeres han sufrido algún tipo de mutilación genital femenina en los 29 países de África y Oriente Medio donde esta práctica nociva es más habitual. Además del dolor extremo tanto físico como psicológico, las niñas sometidas a la mutilación genital femenina corren el riesgo de sufrir hemorragias prolongadas, infecciones (incluido el VIH), esterilidad, complicaciones durante el embarazo y muerte [7].
  • La trata se convierte en una trampa para millones de mujeres y niñas, que pasan a ser esclavas en plena era moderna. Las mujeres y niñas representan el 55 por ciento del total de víctimas del trabajo forzoso, estimado en 20,9 millones de personas en todo el mundo, y el 98 por ciento de las personas que son explotadas sexualmente contra su voluntad (4,5 millones de personas) [8].
  • En los países de la Unión Europea, entre un 40 y un 50 por ciento de las mujeres sufren insinuaciones sexuales no deseadas, contacto físico u otras formas de acoso sexual en el trabajo  [9].
  • En Estados Unidos, un 83 por ciento de las niñas del octavo al onceavo grado de estudios (de 12 a 16 años) han experimentado alguna forma de acoso sexual en las escuelas públicas [10].

Factores adicionales de vulnerabilidad

  • Las mujeres de las zonas urbanas tienen el doble de probabilidad que los hombres de sufrir algún tipo de violencia, especialmente en los países en desarrollo [11].
  • En Nueva Delhi, un estudio realizado en 2010 descubrió que un 66 por ciento de las mujeres declaraba haber sufrido entre dos y cinco situaciones de acoso sexual durante el año anterior [12].
  • Diversas investigaciones realizadas en distintos países han documentado las conexiones entre el VIH y la violencia física y/o sexual como factor de riesgo para la infección del VIH, por un lado, y la posible consecuencia de ser identificada como persona que vive con el VIH, por el otro [13]. Tras una década de investigación intersectorial en diversos países africanos, entre ellos Rwanda, Tanzanía, Sudáfrica y, más recientemente, India, se ha llegado a la clara conclusión de que las mujeres que han sufrido violencia por parte de un compañero sentimental tienen más probabilidades de resultar infectadas con el VIH [14].
  • En Estados Unidos, el 11,8 por ciento de las nuevas infecciones por VIH entre mujeres mayores de 20 años durante el año anterior se atribuyó a la violencia a manos de compañeros sentimentales [15].

El alto costo de la violencia

  • Se calcula que los costos anuales de la violencia en la que el agresor es la propia pareja de la víctima ascendieron a 5.800 millones de dólares en Estados Unidos en 2003 [16] y a 22.900 millones de libras esterlinas en Inglaterra y Gales en 2004 [17].
  • Un nuevo estudio realizado en Australia en 2009 estimó que el costo de la violencia contra mujeres y niños ascendía a 13.600 millones de dólares australianos cada año [18].
  • Una estimación reciente de los costos de la violencia doméstica contra las mujeres a nivel de hogares para la economía de Viet Nam indica que tanto los gastos directos reales como la pérdida de ingresos representan cerca del 1,4 por ciento del PIB en este país. Sin embargo, la cifra estimada correspondiente a la pérdida de productividad general asciende al 1,8 por ciento del PIB [19].

Notas

[1] Organización Mundial de la Salud, Global and Regional Estimates of Violence against Womenp. 2. Para información individual a nivel de país, ver la recopilación completa de datos disponible en ONU Mujeres, 2012, Violence against Women Prevalence Data: Surveys by Country.

[2] Estudio mundial sobre el homicidio, UNODC (2013) http://www.unodc.org/documents/gsh/pdfs/2014_GLOBAL_HOMICIDE_BOOK_web.pdf ,

[3] Violencia de género contra las mujeres: una encuesta a escala de la UE, Unión Europea, 2014, prólogo, p. 3.

[4] Ending Child Marriage: Progress and Prospects, http://www.unicef.org/media/files/Child_Marriage_Report_7_17_LR..pdf

[5] UNICEF, Hidden in Plain Sight: A Statistical Analysis of Violence against Children http://www.unicef.org/publications/files/Hidden_in_plain_sight_statistical_analysis_Summary_EN_2_Sept_2014.pdf

[6] Hidden in Plain Sight: A Statistical Analysis of Violence against Children (UNICEF) http://www.unicef.org/publications/files/Hidden_in_plain_sight_statistical_analysis_Summary_EN_2_Sept_2014.pdf

[7] UNICEF, Female Genital Mutilation/Cutting: What might the future hold, http://www.unicef.org/media/files/FGM-C_Report_7_15_Final_LR.pdf

[8] Cifra calculada a partir de datos basados en el periodo de referencia 2002-2011. Organización Internacional del Trabajo, 2012, “ILO Global Estimate of Forced Labour: Results and Methodology”, p. 14, Ginebra.

[9] Dirección General de Empleo, Relaciones Industriales y Asuntos Sociales, 1998, “Sexual harassment at the workplace in the European Union”, p. iii, Bruselas, Comisión Europea. Citado en Asamblea General de las Naciones Unidas, 2006, “Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer: Informe del Secretario General” A/61/122/Add.1, p. 42, Nueva York.

[10] Basado en un estudio representativo a escala nacional de estudiantes de ambos sexos de octavo a onceavo grado. American Association of University Women, 2001, “Hostile Hallways: Bullying, Teasing, and Sexual Harassment in School”, p. 4, Washington, D. C. Citado en la Asamblea General de las Naciones Unidas, 2006, “Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer: Informe del Secretario General” A/61/122/Add.1, p. 42, Nueva York.

[11] F. Vanderschueren, 2000, “The Prevention of Urban Crime”. Artículo presentado durante la Cumbre de Ciudades Africanas de 2000, Windhoek, Namibia. Citado en ONU-Hábitat, 2006, State of the World’s Cities 2006/2007, p. 144, Nairobi.

[12] JAGORI y ONU Mujeres (2010).  Informe sobre la encuesta de referencia. Disponible en: http://jagori.org/wp-content/uploads/2011/03/Baseline-Survey_layout_for-Print_12_03_2011.pdf.

[13] Organización Mundial de la Salud y ONUSIDA, 16 Ideas for addressing violence against women in the context of the HIV epidemic, http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/95156/1/9789241506533_eng.pdf , p.1

[14] Rachel K. Jewkes y Robert Morell, “Gender and sexuality: emerging perspectives from the heterosexual epidemic in South Africa and implications for HIV risk and prevention”, J Int AIDS Soc. 2010; 13: 6.

[15] Basado en un estudio representativo a escala nacional. J. Sareen, J. Pagura y B. Grant, 2009, “Is Intimate Partner Violence Associated with HIV Infection among Women in the United States?” General Hospital Psychiatry, 31(3), p. 277, Manitoba.

[16] La cifra incluye los costos directos en términos de salud y las pérdidas indirectas de productividad provocados por la violencia a manos de compañeros sentimentales y basados en estimaciones anuales correspondientes a 1995. National Center for Injury Prevention and Control, 2003, Costs of Intimate Partner Violence Against Women in the United States, p. 2, Atlanta, Centers for Disease Control and Prevention. Citado en Asamblea General de las Naciones Unidas, 2006, “Estudio a fondo sobre todas las formas de violencia contra la mujer: Informe del Secretario General” A/61/122/Add.1, p. 137, Nueva York.

[17] La cifra incluye los gastos directos e indirectos que ocasiona la violencia para los particulares, las empresas y el Estado. S. Walby, 2004, The Costs of Domestic Violence, p. 12, Leeds, Dependencia para la mujer y la igualdad y Universidad de Leeds.

[18] Datos calculados para la violencia a manos de compañeros sentimentales y otros tipos de violencia, según los índices de prevalencia estimados para el periodo 2007–2008, incluidos los costos directos e indirectos individuales y públicos relacionados con el sufrimiento, la salud y gastos jurídicos y laborales, entre otros. The National Council to Reduce Violence against Women and their Children, 2009, The Cost of Violence against Women and their Children, p. 4, Canberra, Commonwealth of Australia.

[19] ONU Mujeres Viet Nam. Estimating the cost of domestic violence against women in Viet Nam, diciembre de 2012.