Juntas/os: ¡Resistiendo, apoyando, sanando!

Fecha: viernes, 14 de mayo de 2021

Publicado originalmente en un-women.medium.com

Para muchas personas con diversas orientaciones sexuales, identidades de género, expresiones de género y características sexuales, los actos de resistencia, apoyo y sanación son una forma de vida. Un sueño que se mantiene firme, un puño que se levanta en solidaridad, un oído que escucha: estos actos que preservan la vida, vistos y no vistos, grandes y pequeños, se realizan cada día frente a la estigmatización, la discriminación y la violencia que sufren las personas LGBTIQ+.

En todas las regiones del mundo, a las personas LGBTIQ+ se les niega sistemáticamente su derecho a la libertad, la seguridad y la igualdad. Pueden enfrentarse a una discriminación generalizada, sufrir actos de violencia intolerables que quedan impunes y carecer de acceso a la justicia. Estas experiencias no pueden separarse de las luchas a las que también pueden enfrentarse a causa de otras intersecciones de identidad.

A lo largo de los momentos de crisis colectiva de este año, de conmemoración y de todo lo que hay entre medias, los activistas LGBTIQ+ han seguido luchando contra las desigualdades, anclados en el trabajo de las personas afrodescentientes e indígenas, para presionar por un mundo más seguro e igualitario.

Este año, el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (#IDAHOBIT), que se celebra el 17 de mayo, llega cuando nos dirigimos al Foro Generación Igualdad en París (30 de junio - 2 de julio) que movilizará una serie de acciones ambiciosas y transformadoras para abordar las barreras más críticas a la igualdad de género, en todos los sectores, grupos de edad, y reconociendo a las personas en todas sus diversidades - incluyendo a las comunidades LGBTIQ+.

En este Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia (IDAHOBIT), te traemos las voces de ocho activistas LGBTIQ+ que comparten sus historias de resistencia, apoyo y sanación.

Bianka Rodríguez

Bianka Rodríguez. Photo Courtesy Bianka Rodríguez.
Bianka Rodríguez. Foto cortesía de Bianka Rodríguez.

Bianka Rodríguez es presidenta y directora ejecutiva de la ONG Comcavis Trans, con sede en San Salvador, y ganadora del Premio Nansen para Refugiados del ACNUR, un prestigioso galardón anual que distingue a quienes han hecho un esfuerzo extraordinario para apoyar a las personas apátridas y desplazadas por la fuerza.

"Mi trabajo como activista y defensor de los derechos humanos promueve el empoderamiento y la autonomía de las personas LGBTIQ+", afirma Rodríguez, que trabaja con las comunidades para impartir educación sobre temas LGBTIQ+, políticos y de derechos humanos. En los últimos cuatro años, Rodríguez ha creado siete espacios seguros para personas que buscan protección contra la discriminación, la humillación y la violencia en El Salvador. "Muchas personas LGBTIQ+ deciden salir del país para preservar su vida", afirma.

Trabajando en colaboración con múltiples organizaciones, Rodríguez ayudó a aprobar en enero de 2020 una legislación que protege, ayuda y ofrece soluciones duraderas a los desplazados internos, incluidas las personas LGBTIQ+, y hoy está impulsando una ley para que se reconozca y se dé derechos a las personas trans en El Salvador.

"Cada logro me da fuerzas para seguir luchando por los derechos y mejorar las condiciones de vida de las personas LGBTIQ+ y otros grupos vulnerables", comparte Rodríguez. 

Dandara Rudsan

Dandara Rudsan. Photo: Yvi Oliveira.
Dandara Rudsan. Foto: Yvi Oliveira.

Dandara Rudsan es una activista negra y trans de Altamira, en el estado brasileño de Pará. Actualmente trabaja como especialista en racismo ambiental en la Defensoría Pública del Estado de Pará. Rudsan dice que su activismo comenzó cuando se dio cuenta de la invisibilidad de los cuerpos amazónicos, especialmente de los cuerpos amazónicos LGBTIQ+.

"Por decimotercera vez, Brasil lidera el ranking mundial de personas trans asesinadas. ¿Imagina que las mujeres trans de la selva amazónica, que son invisibles, fueran contadas?", dice Rudsan. "La visibilidad está ligada a nuestra supervivencia".

Rudsan dice que, aunque celebra la decisión del Tribunal Supremo de Brasil en 2019 de mantener la criminalización de la homofobia y la transfobia, es necesario un trabajo continuo y colectivo para una verdadera curación. "Cuando hablo de trabajo colectivo, no es solo entre personas LGBTIQ+", dice Rudsan. "Una alianza muy sólida entre mujeres trans y cisgénero está fortaleciendo nuestro trabajo y, juntas podemos trabajar en herramientas para la defensa de la vida".

Lea más sobre el trabajo de Rudsan para proteger a las comunidades tradicionales de la Amazonia y sus territorios.

Kamanda Bosco

Kamanda Bosco. Photo courtesy of Kamanda Bosco
Kamanda Bosco. Foto cortesía de Kamanda Bosco

Kamanda Bosco, de Uganda, es una joven activista transgénero de Uganda que defiende los derechos LGBTIQ+. Como miembro del grupo de trabajo juvenil Generación Igualdad, embajadora de Youth Voices en la Conferencia sobre el SIDA de 2018 y becaria de Religión de las Naciones Unidas en 2020 de OutRight Action International, Bosco ha trabajado de diversas maneras para desafiar los sistemas de opresión y empoderar a las personas transgénero y de género diverso.

Bosco subraya que luchar por los derechos de las personas LGBTIQ+ es especialmente importante hoy en día, cuando luchamos contra el COVID-19 y sus secuelas, porque la pandemia ha traído consigo muchos problemas para integrantes de esta comunidad: falta de vivienda debido a familias o propietarios homófobos, problemas de salud mental, niveles dispares de desempleo, brutalidad policial contra los trabajadores sexuales LGBTIQ+ en las horas de toque de queda y un menor acceso a los servicios sanitarios, como la terapia antirretroviral y el reemplazo hormonal.

"El cambio social, cultural y legal es el resultado de acciones colectivas de conciencia despierta: igualdad, respeto, empatía y amor", comparte Bosco.

Como parte del grupo de jóvenes de Generación Igualdad, Bosco impulsa la aceleración de los derechos de la mujer y la igualdad de género en el próximo Foro Generación Igualdad que se celebrará en París (del 30 de junio al 2 de julio). En el Foro se anunciará un conjunto de Coaliciones de Acción catalizadoras para abordar las cuestiones relevantes a todas las mujeres y niñas, desde la violencia de género hasta el cambio climático, la tecnología, la salud y los sistemas económicos. "Tenemos que hacer avanzar la igualdad de género con un enfoque de derechos humanos que reconozca e incluya a las mujeres, en su diversidad", dice Bosco.

Sofiia Hrubova

Sofiia Hrubova. Photo courtesy of Sofiia Hrubova
Sofiia Hrubova. Foto cortesía de Sofiia Hrubova

Sofiia Hrubova es una defensora y aliada de los derechos de las personas LGBTIQ+ y de las personas con discapacidad de Ucrania. Trabaja como psicóloga, proporcionando asesoramiento y apoyo. "A través del apoyo psicológico, ayudo a mis pacientes a encontrar la confianza y a conectar con sus sentimientos, estados físicos y emocionales", dice Hrubova.

Otro aspecto del trabajo de Hrubova es el apoyo a las personas en su camino hacia la integración segura en las comunidades y señala que, en algunos casos, la pandemia del COVID-19 exacerbó problemas preexistentes y supuso nuevos retos para las personas LGBTIQ+. Muchas se han enfrentado a malas condiciones de trabajo, a la interrupción de las conexiones sociales, a la dificultad para comunicarse con sus parejas, a la ansiedad, etc.

A pesar de las dificultades, Hrubova dice que ve a la gente esforzándose por un futuro mejor, encontrando soluciones y construyendo sus propios límites, una habilidad que puede aprenderse a cualquier edad, añade.

Matcha Phorn-in

Matcha Phorn-in. Photo Courtesy Matcha Phorn-in.
Matcha Phorn-in. Foto cortesía de Matcha Phorn-in.

Matcha Phorn-in, de 41 años, es una lesbiana feminista defensora de los derechos humanos en Tailandia. Durante quince años, Phorn-in ha dirigido el Proyecto de Desarrollo Sangsan Anakot Yawachon, una organización de la sociedad civil que ha empoderado a unas 4.000 mujeres, niñas y jóvenes LBTIQ+ apátridas y sin tierra en las provincias de Chiang Mai, Mae Hong Son y Tak.

Todos los años, los habitantes de estas provincias se ven afectados por deslizamientos de tierra, inundaciones e incendios, y las necesidades de las personas LGBTIQ+ suelen ser ignoradas por los programas de ayuda en caso de catástrofe. "Los programas humanitarios tienden a ser heteronormativos y pueden reforzar la estructura patriarcal de la sociedad si no tienen en cuenta la diversidad sexual y de género", explica Phorn-in. Por ejemplo, las parejas de lesbianas pueden no ser reconocidas como unidades familiares y ser excluidas de los esfuerzos de ayuda.

"Al abordar el cambio estructural, defendemos y trabajamos por la igualdad de todo tipo: la no discriminación, la no violencia y el no heterosexismo para las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales, queer, que cuestionan y asexuales", dice Phorn-in. "Nunca abandonaremos la lucha".

Lea más sobre cómo Phorn-in aboga por la inclusión en el sistema humanitario.

Rafiul Alom Rahman

Rafiul Alom Rahman. Photo Courtesy Rafiul Alom Rahman.
Rafiul Alom Rahman. Foto cortesía de Rafiul Alom Rahman.

Rafiul Alom Rahman es el fundador del Proyecto Musulmán Queer, la mayor red en línea de Asia meridional dirigida por jóvenes queer, musulmanes y aliados. A través de la narración digital, las prácticas artísticas afirmativas y la creación de redes de apoyo en línea y fuera de línea, el proyecto ha fomentado una creciente comunidad global de más de 27.000 personas.

"Al crear vías para que los jóvenes musulmanes queer representen sus propias historias, identifiquen oportunidades de solidaridad y sananción, colaboren a través de las fronteras, estamos cambiando las percepciones públicas, construyendo un movimiento queer sudasiático más fuerte e interseccional, y afirmando nuestra existencia y derechos fundamentales", dice Rahman. Señala que es importante que el proyecto esté arraigado en la India, pero para un público mundial. "De esta manera estamos reclamando y afirmando la visibilidad queer y musulmana en la India ante el mundo, que es especialmente importante con el aumento de la islamofobia en los últimos años".

Cuando se le pregunta qué es lo que inspira su activismo, Rahman cita la resistencia, el coraje y la esperanza diarios de los jóvenes LGBTIQ+ de todo el mundo, que siguen aprendiendo, creciendo, prosperando y contando sus historias.

Noor KC

Noor KC. Photo: Roli Shrestha.
Noor KC. Photo: Roli Shrestha.

Noor KC, de 21 años, es una mujer trans que defiende los derechos de las mujeres trans en Nepal. KC dice que desarrolló una perspectiva feminista desde muy joven; su madre era la cabeza de su familia en una comunidad donde rara vez se ve a las mujeres en puestos de decisión. Cuando KC salió del armario como mujer trans, su familia la apoyó.

A lo largo de su transición, KC buscó la ayuda de los servicios de asesoramiento, y hoy ofrece esos mismos servicios de asesoramiento a las personas LGBTIQ+. "Compartir y conectar nos une y reduce nuestras cargas. Nos convertimos en un sistema de apoyo mutuo", dice KC.

En la actualidad, KC trabaja para avanzar en el reconocimiento del género y el cambio de nombre en los procesos de ciudadanía de Nepal. En la actualidad, los que no se identifican como hombres o mujeres están agrupados bajo el epígrafe "Otros"", dice KC. "Queremos que sea más específico, para que nuestra ciudadanía haga justicia a nuestra identidad. Queremos pertenecer".

LZ*

LZ. Photo: UN Women/Dar Al Mussawir.
LZ. Foto: ONU Mujeres/Dar Al Mussawir.

LZ es una defensora de las mujeres, personas trans y minorías de género en la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA). Trabaja en la producción de información en árabe para personas trans, en la evaluación de las necesidades de personas trans en la región MENA y en la colaboración a nivel regional e internacional, como la creación de una red regional trans y la realización de consultas para la reunión de alto nivel de 2021 del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA.

"La lucha por los derechos del colectivo LGBTIQ+ es de suma importancia, especialmente para los transexuales de Oriente Medio y Norte de África", afirma LZ. "Siempre han estado representados por personas que no son trans y sin ningún cambio significativo a lo largo de los años".

Las propias experiencias de injusticia de LZ están en el centro de su trabajo y su activismo. "He sufrido discriminación en muchos lugares de trabajo y educación, he tenido dificultades para encontrar refugio y me he enfrentado a prejuicios sólo por ser trans", afirma. "Intento evitar que otros sientan lo que yo he sentido en el pasado".

*El nombre de esta persona ha sido cambiado para proteger su identidad.