Debemos alentar a los hombres "a tomar una posición" – Directora Ejecutiva

Discurso de la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, en un evento HeForShe en el Senado de Mexico, Ciudad de Mexico, 4 de diciembre de 2014.

Fecha: viernes, 5 de diciembre de 2014

Sus Excelencias,
Miguel Barbosa Huerta, Presidente del Senado de México,
Diva Gastélum Bajo, Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género,
Laura Angélica Rojas Hernández, Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores y de Organizaciones Internacionales,
Emilio Gamboa Patrón, Coordinador del grupo parlamentario Partido Revolucionario Institucional,
Jorge Luis Preciado Rodríguez, Coordinador del grupo parlamentario Partido Acción Nacional,
Distinguidas senadoras, distinguidos senadores,
Colegas del sistema de las Naciones Unidas,

Señoras y señores:
¡Buenas tardes!
Me gustaría expresar mi agradecimiento a Su Excelencia Miguel Barbosa Huerta, Presidente del Senado de México,
y a todas y todos los miembros de la junta directiva,
así como a la senadora Laura Angélica Rojas, Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores y de Organizaciones Internacionales;
a la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, Presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género;
y a todas y todos ustedes, distinguidas/os miembros del Senado de México.

Me encuentro aquí hoy para promover un tema que creo que les toca de cerca puesto que México es un país comprometido con la igualdad de género.

A principios de este año, México apostó por la paridad en las nominaciones para legisladores federales y municipales con carácter constitucional.

Sin duda se trata de un ejemplo formidable para todo el mundo, dado que no existen muchos países que hayan alcanzado este nivel de compromiso.

Hoy, reitero mis felicitaciones, y aplaudo los esfuerzos de las increíbles mujeres y los increíbles hombres que conjuntamente toman las decisiones políticas en México.

Estamos construyendo una visión compartida del progreso humano para todas y todos.

Necesitamos a las mujeres y los hombres, a las niñas y a los niños. Necesitamos que se asocien al movimiento mundial de la humanidad que respalda los derechos de las mujeres.

Concretamente, hoy queremos dirigirnos a los hombres como defensores y partícipes a favor de la igualdad de género. Represento a ONU Mujeres pero quiero colaborar con los hombres. Sé que las mujeres han trabajado mucho y se han entregado por la causa pero si los hombres no ponen de su parte no conseguiremos nuestro objetivo fundamental. 

Por eso ONU Mujeres ha lanzado la campaña HeForShe, un movimiento solidario a favor de la igualdad de género que se propone involucrar a los hombres y los niños como agentes del cambio para alcanzar la igualdad de género.

Creemos que ya no hay sitio para la guerra entre los sexos. Este enfrentamiento debe reemplazarse por la colaboración de mujeres y hombres.

La desigualdad de género es una de las violaciones de los derechos humanos más persistentes. Además, es el agravio más tolerado de nuestros tiempos.

Las y los activistas a favor de los derechos de las mujeres han progresado mucho en la promoción de la igualdad de género; sin embargo, no podemos ganar esta batalla en solitario.

Las pruebas reflejan que muchos de los logros obtenidos son reversibles. Son reversibles porque no hemos sido capaces de erradicar el patriarcado. Si no contamos con el compromiso de los hombres y los niños todos los logros alcanzados pueden venirse abajo.

Por ejemplo, es importante que las mujeres hablen sobre los matrimonios forzosos y precoces. Pero son los hombres los que deben decir, “no voy a casarme con una niña”. No deben ser las mujeres quienes traten de impedir que se case a las niñas.

Sólo de esta manera el cambio sería irreversible. Deben ser los hombres, los padres, los tíos y los hermanos los que digan, “no voy a pegar a una mujer”. Esta opción es mucho mejor que construir refugios para evitar que las mujeres sufran la violencia. Lo importante es prevenir la acción antes de que ocurra.

De aquí a septiembre de 2015, nos proponemos movilizar a mil millones de hombres, tanto en línea como sobre el terreno, hombres que de alguna manera participan combatiendo la violencia contra las mujeres y están a favor de la igualdad de género.

Dos de cada tres mujeres no sufren maltrato, pero una de cada tres vive situaciones de violencia. Buscamos a aquellos hombres que no pegan a las mujeres para que alcen la voz y tomen partido. Para que nos ayuden a cambiar a aquellos hombres que todavía cometen actos de violencia contra las mujeres.

En palabras de Nelson Mandela, “si los hombres buenos no alzan su voz y actúan, están conspirando contra las mujeres”. Queremos poner fin a la conspiración que es fruto del silencio.

Recientemente, hemos podido ver cómo hombres mexicanos llenos de entusiasmo participaron activamente en actividades de atletismo o de otro tipo con ocasión de la semana naranja. Así mostraron su solidaridad. Sería fantástico que esta solidaridad se tradujera en una acción continuada hasta alcanzar la victoria.

Esta mañana he intervenido en un debate sobre la elaboración de presupuestos sensibles al género. Tenemos que asignar dinero a las causas que defendemos y para ello necesitamos legisladoras y legisladores que respalden presupuestos nacionales que garanticen que las cuestiones que benefician a las mujeres cuentan con los fondos adecuados. Esto es imprescindible.

También necesitamos que las y los legisladores apoyen la inclusión de la igualdad de género en la agenda post‑2015, , necesitamos que las personas que formulan leyes respalden esta inclusión y presten apoyo a su gobierno de manera que se posicione favorablemente.

Debemos garantizar que los acuerdos que vamos a firmar estén dotados con los fondos necesarios. En concreto, no podemos afrontar el año 2015 sin el capital necesario para respaldar y financiar la igualdad de género.

El examen de lo acontecido 20 años después del acuerdo firmado en Beijing demuestra que los países que han aprobado legislaciones han progresado mucho en cuanto a educación; no obstante, hasta ahora no han financiado suficientemente los acuerdos que han establecido, y, en consecuencia, la implementación ha resultado ser deficiente.

Animo a las mujeres y los hombres que forman parte del electorado a posicionarse y respaldar activamente el cambio que queremos conseguir.

Y, ahora, una cifra: 197.412. Son los hombres que desde todos los rincones del mundo se han unido a la campaña HeforShe. Hombres que quieren pasar a la acción y apoyar la igualdad de género. De entre ellos, 5.317 son mexicanos. ¿En serio? ¡Pero si hay más de 50 millones de hombres en México! ¡Quiero ver cómo sube esta cifra!

Voy a pedirles algo hoy: sumen hombres a este número, alcen la voz, sean amigos de ONU Mujeres y animen a los hombres de su comunidad, de su congregación. Cada vez que alguien firma, la cifra aumenta.

Senador Miguel Barbosa Huerta, le doy las gracias especialmente por su apoyo público a esta campaña.

Finalmente, permítanme expresar de nuevo mi agradecimiento, distinguidas senadoras, distinguidos senadores, por compartir su tiempo con nosotras y nosotros en este día y por el apoyo a ONU Mujeres y la campaña HeForShe.