Hechos y cifras: Mujeres, paz y seguridad

En esta página:


Desarme y gastos militares

  • Los gastos militares globales ascendieron a casi 2 billones de dólares estadounidenses en 2020, un aumento del 2.6 por ciento comparado con 2019. Los gastos militares alcanzaron un promedio global del 2.4 por ciento del PIB, la proporción más grande desde 2009 [1].
  • Históricamente, los países afectados por conflictos gastan entre dos y tres veces más en defensa que en salud, mientras que en países más estables sucede lo contrario [2].
  • En 2017, el gasto militar fue el que más contribuyó (37 por ciento) al costo económico global de violencia, estimado en 14.7 billones de dólares [3].
  • Se estima que el costo de hacer llegar servicios básicos de agua, instalaciones sanitarias e higiene a las poblaciones no atendidas, lograr la educación primaria y secundaria temprana universal y de calidad para todos, y eliminar la pobreza extrema y el hambre, implicaría solo el 2 por ciento, el 6 por ciento y el 13 por ciento de los gastos militares globales, respectivamente [4].
  • Según un estudio reciente que analiza datos de 153 países desde 1990 hasta 2019, los países con menores niveles de ingreso y menores niveles de democracia experimentan una relación fuerte entre la militarización y la desigualdad de género [5].
  • Las investigaciones demuestran que los países en donde hay más mujeres en las ramas legislativas y ejecutivas del Gobierno tienen menos gastos en defensa y mayor gasto social [6].
  • Se estima que el costo anual directo e indirecto de proporcionar servicios anticonceptivos modernos que satisfagan las necesidades de todas las mujeres y niñas en países en desarrollo costaría 12 000 millones de dólares, o apenas el 0.6 por ciento del gasto militar global de 2020 [7].
  • Solo el 39 por ciento de los planes de acción nacionales sobre las mujeres, la paz y la seguridad adoptados en 2020 tenían alguna mención a temas relacionados con el armamento [8].
  • Solo cuatro de las diez resoluciones del Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad están dirigidas a gastos armamentistas y militares [2106 (2013)2122 (2013)2242 (2015)2467 (2019)] y únicamente mediante un enfoque en armas pequeñas y armas ligeras en el Tratado sobre el Comercio de Armas [9].
  • En los debates anuales en las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad, menos del 15 por ciento de las personas conferencistas que representan a Estados Miembros o bloques regionales mencionan el control de armas o el desarme [10].
  • Está ampliamente documentada la baja representación de mujeres en foros multilaterales que lidian con el control y la no proliferación de armas, con un promedio que oscila entre el 20 y el 35 por ciento [11].
  • Datos de la OIT muestran que es considerablemente menos probable que países que gastan relativamente más en el ámbito militar lleven a cabo medidas de protección social dirigidas a la infancia o a funciones maternales o parentales [12].
  • Investigaciones descubrieron que era mucho menos probable que se promulgaran medidas políticas de respuesta a la COVID-19-dirigidas a la violencia contra la mujer y a los cuidados no remunerados en países afectados por el conflicto y en aquellos que gastan relativamente más en sus fuerzas militares [13].

La pandemia de la COVID-19 y las mujeres, la paz y la seguridad

  • Desde el comienzo de los confinamientos mundiales por COVID-19, Naciones Unidas ha estado advirtiendo sobre la pandemia oculta de violencia de pareja, y el aumento en violencia doméstica contra mujeres y niñas ha sido alarmante. Muchos países registraron un crecimiento agudo e inmediato de casos y solicitudes de servicio, con aumentos que van del 20 por ciento al 100 por ciento en la mayoría de los casos. En una encuesta realizada a 850 mujeres refugiadas y desplazadas internas en 15 países de África, el 73 por ciento reportó un aumento de violencia doméstica [14].
  • De entre las 3100 medidas de políticas como respuesta a las consecuencias sociales y económicas de la COVID-19 adoptadas en 219 países y territorios, solo el 42 por ciento son sensibles al género. Hay una proporción parecida en los países afectados por conflicto [15].
  • De las 1700 medidas de políticas de respuesta a la COVID-19 relacionadas con la protección social o el mercado laboral, solo el 23 por ciento estaban dirigidas a la seguridad económica de las mujeres o proporcionaban apoyo para cuidados no remunerados [16].
  • Solo el 25 por ciento de los miembros de equipos de tareas para la COVID-19 en 36 países en conflicto y posconflicto en donde hay datos disponibles son mujeres [17].
  • En respuesta a la pandemia de la COVID-19, varios países han iniciado medidas de protección social, incluyendo desempleo, protección de ingresos y fondos sociales para familias e infantes. Investigaciones descubrieron que, en promedio, los países afectados por conflictos adoptaron la mitad de las medidas de protección social en 2020 (4 políticas en promedio) que los países que no están clasificados como afectados por conflictos (que en promedio adoptaron 8 políticas relacionadas) [18].

Recuperación económica y acceso a recursos

  • Las investigaciones demuestran que, en países frágiles y afectados por el conflicto, solo el 44 por ciento de las mujeres estarían en un trabajo remunerado, comparado con el 66 por ciento de los hombres en esos países [19].
  • En países en posconflicto, casi cuatro de cada cinco mujeres participan en trabajo remunerado en la agricultura, con bajos salarios y pocas protecciones legales. Las medidas obligatorias de distanciamiento social durante la pandemia de COVID-19 volvieron difícil o imposible que las mujeres vendieran sus productos en el mercado. Las mujeres tuvieron que aumentar las cargas domésticas y deberes como cuidadoras, y las pérdidas de ingreso perjudicaron su capacidad para comprar semillas y otros materiales para la siguiente temporada de siembra [20].
  • En respuesta a la COVID-19, solo tres países frágiles adoptaron medidas para apoyar el trabajo no remunerado de cuidados de otras personas. Existe la expectativa constante de que el trabajo de las mujeres es la red de seguridad general que puede absorber los costos de las guerras, desastres o pandemias, en detrimento de las aspiraciones propias de las mujeres o de su participación en la vida pública [21].

La participación significativa de las mujeres en los procesos de paz

  • Entre 1992 y 2019, en promedio, solo el 13 por ciento de las personas negociadoras, el 6 por ciento de las personas mediadoras y el 6 por ciento de las personas signatarias en procesos importantes de la paz alrededor del mundo eran mujeres. Alrededor de siete de cada diez procesos de paz no incluyeron una sola mujer mediadora o signatarias [22].
  • Entre los procesos de paz dirigidos o codirigidos por Naciones Unidas en 2020, dos fueron dirigidos por mediadoras mujeres, y estos cuatro procesos consultaron con la sociedad civil y se les proporcionaron conocimientos especializados en materia de género [23].
  • En 2020, las mujeres conformaron el 23 por ciento de las delegaciones de las partes en conflicto en procesos de paz apoyados por la ONU, una proporción que habría sido incluso más baja sin las medidas persistentes de la ONU.
  • El porcentaje de acuerdos de paz con provisiones de género fue del 28.6 por ciento en 2020, lo cual permanece significativamente por debajo del pico del 37.1 por ciento de 2015 [24].
  • Las investigaciones demuestran que a menudo la mención de las mujeres, niñas o género en los acuerdos de paz surge en la etapa de acuerdos globales. Ninguno de los acuerdos de cese al fuego alcanzados de 2018 a 2020 incluyó provisiones de género o la prohibición de violencia sexual [25].

Liderazgo y participación política de las mujeres

  • En todo el mundo, solo el 25.5 por ciento de todas las personas parlamentarias son mujeres. En países en conflicto y posconflicto, la representación de las mujeres en el parlamento es incluso menor, en apenas un 18.9 por ciento en 2020 [26].
  • En 2020, las mujeres conformaron el 36.3 por ciento de los cargos electivos a nivel local globalmente, y el 25.9 por ciento en países afectados por el conflicto [27].
  • En 2020, las mujeres fungieron como primeras mandatarias o jefas de gobierno en solo 22 países en todo el mundo [28].
  • La participación de las mujeres en la administración pública en países frágiles y afectados por el conflicto es del 23 por ciento en promedio: menos de la mitad del promedio de todos los demás países [29].
  • Hay el doble de representación parlamentaria de mujeres en países en conflicto y posconflicto con cuotas legisladas que en los que no tienen tales cuotas: 23.3 por ciento con cuotas, comparado con el 11.6 por ciento sin cuotas en 2020 [30].
  • En 2020, la representación de las mujeres en los Gobiernos locales en países en conflicto y posconflicto con cuotas de género legisladas fue del 27.5 por ciento, comparado con el 11 por ciento en donde no se utilizaron cuotas [31].
  • A la fecha de enero de 2021, las mujeres representan solo el 21.9 por ciento de ministros globalmente, y solo el 19.2 por ciento en países en conflicto y posconflicto [32].

Consolidación de la paz y operaciones de la paz con perspectiva de género

  • A fecha de diciembre de 2020, Naciones Unidas excedió las metas de 2020 fijadas en la Estrategia para Todo el Sistema sobre Paridad de Género, pero tuvo rezagos en cuanto a los efectivos militares. Las mujeres representaron:
    • 7 por ciento de observadores militares y oficiales de Estado Mayor, frente a la meta del 17 por ciento
    • 1 por ciento de agentes de policía no pertenecientes a una unidad constituida, frente a la meta del 22 por ciento
    • 7 por ciento de unidades de policía constituidas, frente a la meta del 10 por ciento
    • 34 por ciento de personal judicial y penitenciario proporcionado por los Gobiernos, frente a la meta del 27 por ciento, y
    • 2 por ciento de los efectivos militares, frente a la meta del 6.5 por ciento [33].
  • Basándonos en el ritmo de cambio de los últimos diez años, podría aún tomar 30 años alcanzar la paridad de género para los efectivos militares, 12 años para las unidades formadas de policía, 8 años para oficiales de policía y 7 años para observadores militares y oficiales militares, siempre y cuando queden igual todos los demás factores [34].
  • A fecha de 31 de diciembre de 2020, tres mujeres prestaban servicio en los puestos militares directivos más altos en el terreno, y cuatro mujeres dirigían los componentes de policía de Naciones Unidas, primera vez en la historia de la Organización que esa cifra de mujeres ocupa esos puestos uniformados de alto nivelo [35].
  • En resoluciones que renuevan los mandatos para la consolidación de la paz, el Consejo de Seguridad agregó consideraciones de género a la solicitud de apoyo para la reforma de las fuerzas de seguridad y defensa en solo 4 de 11 situaciones específicas por país [36].
  • En 2020, el 17 por ciento de las denuncias totales de abuso y explotación sexual recibidas a lo largo del sistema de Naciones Unidas involucraban a personal en operaciones de la paz y misiones políticas especiales. El 70 por ciento de las 66 denuncias reportadas estaban relacionadas con MINUSCA y MONUSCO, una proporción similar a la de 2018 y 2019 [37].

Liderazgo y conocimientos especializados en materia de género en las operaciones de campo de la ONU

  • A fecha de febrero de 2021, las mujeres representaban el 48 por ciento de todos los jefes de misión y jefes adjuntos de misión, un aumento sustancial comparado con el 20 por ciento de 2015 [38].
  • De las 13 misiones de mantenimiento de la paz actuales, ocho tienen una dependencia de género, con un total de 52 asesores y oficiales de género, pero solo cuatro de estas ocupan un alto cargo directivo (P5) [39]. Había 15 asesores de género en la policía de las Naciones Unidas y 4 en los componentes militares.
  • A fecha de diciembre de 2020, en 19 misiones políticas especiales, había 146 miembros del personal involucrados en proporcionar apoyo y conocimientos especializados en materia de género. Una cuarta parte de las misiones políticas especiales tenían un asesor superior de género con alto cargo directivo (P5) [40].

Promover y proteger los derechos humanos de mujeres y niñas

  • Naciones Unidas reportó 2500 casos verificados de violencia sexual cometida principalmente contra mujeres y niñas en 18 países en 2020 [41].
  • En 2020, la ACNUDH verificó con datos 35 casos de matanzas de mujeres defensoras de los derechos humanos, mujeres periodistas y mujeres sindicalistas en siete países afectados por conflictos, superando los números reportados para 2019 y 2018 [42].
  • En 2020, casi 100 millones de personas enfrentaron inseguridad alimentaria, un aumento alarmante comparado con los 77 millones de 2019 [43].
  • Entre las víctimas de trata global, cinco de cada diez son mujeres adultas y dos de cada diez son niñas [44].
  • Se ha desacelerado el progreso para la participación de las mujeres en el liderazgo de la respuesta humanitaria en contextos de refugiados y desplazados internos. Según el ACNUR, la cantidad de situaciones que reportaron niveles estables o mayores de liderazgo femenino bajó desde más de la mitad (56 por ciento) en 2019 a menos de la mitad (48 por ciento) en 2020 [45].
  • La Evaluación Humanitaria Interinstitucional sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres identificó la falta de representación de organizaciones dirigidas por mujeres como una brecha en la toma de decisiones humanitarias. Sin embargo, ha habido un progreso notorio desde 2017, incluyendo un aumento en consultas con mujeres y en la participación de organizaciones locales dirigidas por mujeres en el diseño y planeación del Ciclo Programático Humanitario [46].

Financiar la agenda sobre las mujeres, la paz y la seguridad

  • En 2020, el Fondo para la Consolidación de la Paz (FCP) aprobó inversiones por 173 millones de dólares en 41 contextos y asignó el 40 por ciento hacia la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, la misma proporción que en los dos años previos [47].
  • En 2020, el Fondo para la Consolidación de la Paz asignó más de 19 millones de dólares a la protección de mujeres y jóvenes que participan en la consolidación de la paz y defensores de los derechos humanos. Casi la mitad de esa cantidad se dedicó a apoyar a defensores de los derechos LGBTIQ mediante la Iniciativa de promoción de las cuestiones de género y la juventud del FCP [48].
  • Desde su lanzamiento en 2016, el Fondo de Mujeres para la Paz y la Acción Humanitaria (WPHF, por sus siglas en inglés) ha financiado y apoyado la capacidad de más de 420 organizaciones locales y de base de la sociedad civil dirigidas por mujeres, y que trabajan junto a las mujeres en 26 países en conflicto o afectados por conflictos alrededor del mundo [49].
  • Ha seguido en aumento la ayuda bilateral a los contextos en situación de fragilidad o países afectados por conflictos, alcanzando 47.2 mil millones de dólares en 2019. De este apoyo, se comprometieron 20.6 mil millones de dólares (44 por ciento) para apoyar la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer [50].
  • En 2019, se destinó el 5.6 por ciento (2.7 mil millones de dólares) de la ayuda bilateral a programas cuyo objetivo principal era la igualdad de género, con lo que se ha mantenido una proporción similar desde 2010 [51].
  • Sigue siendo muy bajo el apoyo bilateral destinado a organizaciones y movimientos feministas, a los que defienden los derechos de las mujeres y los dirigidos por mujeres, en países con contextos de fragilidad o conflicto, con apenas 0.4 por ciento (179 millones de dólares) en 2019, cantidad que ha quedado estancada desde 2010. Las organizaciones locales por los derechos de las mujeres en países frágiles o afectados por el conflicto solo recibieron 18 millones de dólares, y los grupos que trabajan con formas interseccionales de marginación reciben aún menos fondos [52].
  • En 2020, de los 847.1 millones de dólares asignados por el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF) para prestar asistencia humanitaria, 147.8 millones de dólares (17.5 por ciento) se destinaron a proyectos que tenían probabilidades de contribuir a la igualdad de género, en particular en los distintos grupos etarios. Se destinaron 349.4 millones de dólares (41.4 por ciento) más a proyectos que tenían probabilidades de contribuir a la igualdad de género, pero sin prestar atención a los grupos etarios [53].
  • En 2020, los Fondos Mancomunados de País (CBPF, por sus siglas en inglés) asignaron 586 millones de dólares (64.5 por ciento) a proyectos que tenían probabilidades de contribuir a la igualdad de género, en particular en los distintos grupos etarios; se destinaron 230 millones de dólares a proyectos que tenían probabilidades de contribuir a la igualdad de género, aunque sin prestar atención a los grupos etarios, incluyendo una cantidad calculada de 34 millones de dólares asignada a la programación relacionada con violencia de género [54].
  • El 73 por ciento de los8 millones de dólares asignados por la segunda convocatoria para el Fondo del Secretario General de las Naciones Unidas para la Respuesta y Recuperación ante COVID-19 se designó a la igualdad de género [55].
  • Algunas entidades de la ONU han aumentado sus gastos generales para la igualdad de género. En 2020, el PNUD asignó 2.84 mil millones de dólares (63 por ciento de los gastos totales anuales) a programas o proyectos que contribuyeran a la igualdad de género, dentro de los cuales 316 millones de dólares (7 por ciento del gasto total anual) se dedicaron a promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer como objetivo principal. UNICEF asignó 3.05 mil millones de dólares (56 por ciento de los gastos totales anuales) a programas o proyectos que contribuyeran a la igualdad de género, con 924 millones de dólares (17 por ciento de los gastos totales anuales) para promover la igualdad de género como un objetivo principal [56].
  • El Departamento de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz (DAPCP) se ha comprometido a dedicar al menos el 17 por ciento del presupuesto anual del llamamiento plurianual a iniciativas dirigidas al empoderamiento de las mujeres y a promover el papel crucial de las mujeres en la prevención de conflictos, y también estableció un nuevo mecanismo de financiación de 3 millones de dólares para las mujeres, la paz y la seguridad [57].
  • En 2020, el gasto total de ONU Mujeres en programas para la paz y la seguridad e intervenciones humanitarias fue de 105.52 millones de dólares en 77 países, en contraste con los 65 países en 2019 [58].

Estrategias nacionales y regionales para promover la paz y la seguridad de las mujeres

  • A fecha de agosto de 2021, 98 países y territorios (50 por ciento de los Estados Miembros de las Naciones Unidas) han adoptado planes de acción nacionales (PAN) sobre las mujeres, la paz y la seguridad, y 12 organizaciones regionales ya establecieron estrategias o planes regionales. El 86 por ciento de los PAN tienen indicadores de vigilancia para hacer seguimiento del progreso [59].
  • El Pacto para las mujeres, la paz y la seguridad y la acción humanitaria (MPS-AH) se lanzó en el Foro Generación Igualdad en París el 2 de julio de 2021. Para octubre de 2021, 153 signatarios, incluyendo Estados Miembros, organizaciones regionales, entidades de las Naciones Unidas, el sector privado, la sociedad civil y el ámbito académico, ya habían respaldado el Preámbulo del Pacto y las Acciones del Marco por medio de la inversión en al menos una de las acciones propuestas [60].
  • Desde su fundación en 2016, la Red de Puntos Focales sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad ha seguido guiando y abogando por la implementación acelerada de la agenda sobre las mujeres, la paz y la seguridad entre Estados Miembros y organizaciones regionales. La red, que en la actualidad está presidida por Canadá y Uruguay, ya incluye a 89 miembros [61].
  • Desde que la resolución 2242 (2015) del Consejo de Seguridad convocó a la integración de la agenda de las mujeres, la paz y la seguridad en la lucha contra el extremismo violento y el terrorismo, ha habido un aumento significativo en recomendaciones relacionadas con el género a los Estados Miembro por parte de la Dirección Ejecutiva del Comité contra el Terrorismo (CTED) [62].

El trabajo del Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad

  • Desde 2000, el Consejo de Seguridad ha adoptado un total de diez resoluciones dedicadas sobre las mujeres, la paz y la seguridad: las resoluciones 1325 (2000)1820 (2008),1888 (2009)1889 (2009)1960 (2010)2106 (2013)2122 (2013)2242 (2015)2467 (2019) y 2493 (2019) [63].
  • En 2020, el porcentaje de resoluciones del Consejo de Seguridad con referencias a las mujeres, la paz y la seguridad bajó del 67 por ciento al 61.4 por ciento, lo que puede atribuirse a un número relativamente alto de prórrogas técnicas y resoluciones breves en el transcurso del año. El porcentaje de declaraciones presidenciales que hacen referencia a las mujeres, la paz y la seguridad aumentaron del 40 por ciento en 2019 al 77 por ciento en 2020 [64].
  • El porcentaje de mujeres ponentes de la sociedad civil disminuyó en la primera mitad de 2020, cayendo en 40 por ciento comparado con la primera mitad de 2019, y llegó a un total de 28 al final del año, dividido casi por igual entre reuniones temáticas y reuniones específicas de países [65].
  • Los informes periódicos que envían las misiones de mantenimiento de la paz y misiones políticas especiales al Consejo de Seguridad integran cuestiones sobre las mujeres, la paz y la seguridad: los 33 informes (100 por ciento) preparados por el Departamento de Operaciones de la Paz (DOP) contenían análisis de género o datos desglosados por sexo; lo mismo aplica para 41 de 42 informes (98 por ciento) preparados por el DAPCP, y el 88 por ciento también incluían recomendaciones sobre las mujeres, la paz y la seguridad, comparado con el 63 por ciento en 2017 [66].
  • Desde 2007, el Consejo de Seguridad ha tenido varios debates sobre asuntos de seguridad climática. Los efectos adversos del cambio climático sobre la estabilidad han sido reconocidos por el Consejo de Seguridad mediante resoluciones y declaraciones presidenciales en 11 contextos distintos, así como en la resolución 2242 (2015) sobre las mujeres, la paz y la seguridad [67].

Notes

[1] https://sipri.org/media/press-release/2021/world-military-spending-rises-almost-2-trillion-2020

[2] Ruth Carlitz, “Comparing Military and Human Security Spending”, 2021 (de próxima publicación).

[3] Institute for Economics & Peace, "The Economic Value of Peace 2018: Measuring the Global Economic Impact of Violence and Conflict”, Sydney, octubre de 2018. Disponible en inglés en:  http://visionofhumanity.org/reports

[4] United Nations Office for Disarmament Affairs, 2019 Disarmament Yearbook [Anuario de las Naciones Unidas sobre Desarme]. Disponible en inglés en https://yearbook.unoda.org/2019/.

[5]Adem Elveren, "Evidence on the Impact of Militarization on Gender Inequality: Preliminary

Findings.” Investigación encargada por ONU Mujeres, de próxima publicación en 2021.

[6] Michelle Benson & Ismene Gizelis, “Militarization and Women’s Empowerment in Post-Conflict Societies”, (de próxima publicación). Los datos se obtuvieron de 153 países desde 1990 hasta 2019.

[7] Guttmacher Institute, “Adding It Up: Investing in Contraception and Maternal and Newborn Health”, 2017. Nueva York: Guttmacher Institute

[8] La mayoría de las menciones hacen referencia a armas pequeñas y armas ligeras, seguidas de minas, munciones en racimo y restos explosivos de guerra. Véase UNIDIR, “Conectando los puntos: control de armas, desarme y la agenda sobre mujeres, paz y seguridad", 2020.

[9] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 13.

[10] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 13

[11] UNIDIR, “Still Behind the Curve”, 2019.

[12] Ruth Carlitz, “Comparing Military and Human Security Spending”, 2021 (de próxima publicación).

[13] Ruth Carlitz, “Comparing Military and Human Security Spending”, 2021 (de próxima publicación).

[14] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 38

[15] UNDP y ONU Mujeres, COVID-19 Global Gender Response Tracker, disponible en https://data.undp.org/gendertracker/

[16] UNDP y ONU Mujeres, COVID-19 Global Gender Response Tracker, disponible en https://data.undp.org/gendertracker/

[17] Basado en cálculos de la UNDP y ONU Mujeres, COVID-19 Global Gender Response Tracker.

[18] Ruth Carlitz, “Comparing Military and Human Security Spending”, 2021 (de próxima publicación). Los datos se obtuvieron de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

[19] Yvonne Quek, "Women’s Work Amid Fragility and Conflict: Key Patterns and Constraints”, 2019, Georgetown Institute for Women Peace and Security.

[20] GIWPS and Permanent Mission of the UAE to the UN, “Advancing Women’s Participation in Post-Conflict Reconstruction”, 2020.

[21] UNDP and UN Women, COVID-19 Global Gender Response Tracker, disponible en https://data.undp.org/gendertracker/

[22] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 15. Datos obtenidos del Consejo de Relaciones Exteriores, Women's Participation in Peace Processes (Participación de las mujeres en los procesos de paz).

[23] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 19

[24] Esto incluye tanto los acuerdos de paz (co)-dirigidos por la ONU y no (co)-dirigidos por la ONU. Los datos se obtuvieron de la PA-X Peace Agreements Database (2021) Version 5. Political Settlements Research Programme, University of Edinburgh (www.peaceagreements.org), consultado en junio de 2021

[25] Los datos se obtuvieron de la PA-X Peace Agreements Database (2021) Version 5. Political Settlements Research Programme, University of Edinburgh (www.peaceagreements.org), consultado el 2021. La PA-X Peace Agreements Database ha identificado siete etapas principales del proceso del que pueden formar parte los acuerdos: prenegociación/proceso; sustantivo-general; sustantivo-parcial; implementación/renegociación; renovación; cese al fuego/relacionado; y otros. Para más análisis, véase: Robert Forster& Christine Bell (2019). Gender Mainstreaming in Ceasefires: Comparative Data and Examples (PA-X Report, Spotlight Series). Edimburgo: Global Justice Academy, University of Edinburgh.

[26]El cálculo de ONU Mujeres se basó en datos de la Unión Interparlamentaria, Monthly ranking of women in national parliaments as at 1 January 2021 [Clasificación mensual de mujeres en parlamentos nacionales hasta enero de 2021]. Disponible en inglés o francés en https://data.ipu.org/women-ranking?month=1&year=2021

[27] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 51

[28] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 51

[29] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 51

[30] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 53

[31] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 53

[32] Unión Interparlamentaria (UIP) y ONU Mujeres, Map of Women in Politics (Mapa de las mujeres en la política), 2021

[33] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 33

[34] Véase https://elsiefund.org/wp-content/uploads/2021/04/210428_PR-EIF-event-final_English.pdf

[35] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 34

[36] UNSMIL, MONUSCO, MINUSMA, MINUSCA. Véase Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 29

[37] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 32

[38] Datos obtenidos de los Departamentos de Asuntos Políticos y Consolidación de la Paz, y Operaciones de Paz.

[39] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 87.

[40] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 87

[41] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 37

[42] Datos de ACNUR, en cooperación con la UNESCO y la OIT.

[43] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 43

[44] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 44

[45] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 42

[46] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 42

[47] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 95

[48] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 50

[49]Para más información, véase: https://wphfund.org/ (datos de octubre de 2021)

[50] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 91

[51] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 91

[52] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 91

[53] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 96. Véase también el Marcador de Género con Edad (MGE) del IASC https://www.iascgenderwithagemarker.com/es/el-marcador-de-genero-con-edad-mge-del-iasc/

[54] Datos obtenidos de los Fondos Humanitarios de País (https://cbpf.data.unocha.org/#gam_heading). Véase también el Marcador de Género con Edad (MGE) del IASC https://www.iascgenderwithagemarker.com/es/el-marcador-de-genero-con-edad-mge-del-iasc/

[55] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 94

[56] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 93

[57] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 93

[58] Datos obtenidos a través de OECD.stat Creditor Reporting System. Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 93

[59] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 80

[60] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 79

[61] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 81

[62] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 69

[63] Véase https://www.unwomen.org/es/what-we-do/peace-and-security/global-norms-and-standards

[64] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 101

[65] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 102

[66] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 106

[67] Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (2021). Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad (S/2021/827), párr. 73

(Página actualizada en octubre de 2021.)

Mujeres en el ejercicio del poder y la toma de decisiones
Banner image: Women in Power and Decision-making

Como parte de la campaña Beijing+20 de ONU Mujeres, esta compilación editorial destaca el trabajo de mujeres líderes y responsables de la toma de decisiones que están logrando el cambio en sus sociedades.

Sepur Zarco case: The Guatemalan women who rose for justice in a war-torn nation
Buen Venidos a Sepur Zarco. Photo: UN Women/Ryan Brown

During the 36-year-long Guatemalan civil war, indigenous women were systematically raped and enslaved by the military in a small community near the Sepur Zarco outpost. What happened to them then was not unique, but what happened next, changed history. Read more »