“Hay que reforzar la autoestima de las mujeres y hacerlas sentir valiosas por su identidad y su cultura”

Fecha : 05 August 2011

9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

Myrna Cunningham, Presidenta del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU.

Myrna Cunningham en el lanzamiento del informe de la ONU 'La situación de los pueblos indígenas del mundo' (del cual la Sra. Cunningham es coautora). (Foto: ONU/Paulo Filgueiras)

La biografía de Myrna Cunningham está marcada por la palabra pionera. Fue la primera doctora de la etnia nicaragüense Miskita y la primera mujer gobernadora de su región autónoma. También fue la primera mujer indígena en recibir el título de Doctora Honoris Causa por la Universidad Autónoma de México.

El 9 de agosto se celebra en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, bajo el lema “Diseños indígenas: celebrando nuestras historias y culturas, creando nuestro propio futuro. Representan 370 millones de hombres y mujeres, un 5 % de la población mundial. Una proporción que se eleva al hablar de pobreza: son el 15 % de las personas con menos recursos, y cerca de un tercio de los 900 millones que viven en pobreza extrema en zonas rurales. Myrna Cunningham nos habla sobre los desafíos y necesidades de las mujeres indígenas.

¿Qué particularidades y carencias presenta la mujer indígena que la distingue del resto en América Latina?

A la lucha por conseguir sus derechos como mujeres, las indígenas tienen que sumar la disputa de sus necesidades colectivas como pueblo. Una mujer indígena goza del derecho a un parto seguro, pero para ejercerlo el sistema de salud debe adaptarse a las particularidades de su comunidad. Las políticas públicas no tienen en cuenta ese doble derecho. Algunos gobiernos están haciendo un esfuerzo por integrar esa perspectiva intercultural, pero falta muchísimo por hacer.

La relación entre pobreza e indigenismo es un triste fenómeno, y entre las más afectadas están las mujeres. ¿Cuáles cree que son las raíces de esa exclusión?

Las comunidades indígenas poseen un concepto distinto de riqueza al que pueden tener el resto de hombres y mujeres. No entienden la riqueza como la acumulación de dinero, sino como la relación armónica con la naturaleza, con poseer recursos para sobrevivir. Dicho esto, la pobreza existe en algunos lugares. El modelo económico imperante ha expulsado a los pueblos de su territorio y la crisis económica ha multiplicado ésta y otras amenazas. Hay dos factores que están teniendo un impacto muy fuerte en la vida de las mujeres indígenas. Por un lado, está cambiando el uso del suelo y con él, la alimentación. Las mujeres son las que proveen de comida a los pueblos, y al no encontrarla deben migrar. Por otro, el incremento de la violencia económica está afectando mucho a su vida espiritual. Un ejemplo, el cambio climático ha hecho desaparecer ríos, el lugar tradicional donde las mujeres se reunían y resolvían conflictos. Ahora se han quedado sin esa zona de recreación cultural.

¿Qué fórmulas propone para empoderar económicamente a las mujeres indígenas?

Enfrentar los problemas estructurales que lastran su desarrollo. Entre ellos, uno de los más destacados es el acceso jurídico a su derecho a la tierra. Hay que asignar recursos y financiar proyectos promovidos y ejecutados por mujeres. Además debemos profundizar en sus capacidades a través de la educación.

¿Cómo cree que se puede conseguir una mayor representación en la política?

A través de dos espacios: el propio de los gobiernos tradicionales, consiguiendo que haya más mujeres en los consejos de ancianos y entre los jueces de comunidad; y en los espacios de organización del Estado, para lo que se necesita reforzar la autoestima de esas mujeres y hacerlas sentir valiosas por su identidad, sus conocimientos y su cultura.

La educación es un medio para conseguir todo ello. Cuéntenos qué proyectos desarrolla la Universidad Indígena Intercultural donde usted es coordinadora de la Cátedra Itinerante.

La Universidad ofrece una diplomatura para el fortalecimiento del liderazgo de mujeres indígenas (en colaboración con ONU Mujeres), a través del que diseñamos un currículum de formación integral de las mujeres: espiritualidad, relación con los estados, derechos de las mujeres, etc. En todos los cursos tratamos de que haya una perspectiva de género.

En la actualidad, ONU Mujeres promueve programas de desarrollo enfocados a mujeres indígenas en todo el mundo. Estos son algunos de ellos.