Recuperación y respuesta en situaciones de crisis

Durante las crisis, como son los conflictos o las catástrofes, las mujeres suelen soportar penurias extremas, tales como el aumento de la violencia y la inseguridad, la restricción de movilidad y responsabilidades domésticas, de atención a personas y de subsistencia adicionales.

Aunque crecientemente se reconoce la importancia de la participación de las mujeres en la acción humanitaria, se sigue infrautilizando la capacidad de liderazgo de las mujeres como proveedoras de respuesta temprana y promotoras de la resiliencia de las comunidades. Las investigaciones demuestran que cuando las mujeres participan en la prevención y respuesta a las crisis, se obtienen mejores resultados y disminuyen los riesgos.

ONU Mujeres colabora permanentemente con actores humanitarios para garantizar que sus planes de respuesta de emergencia integren adecuadamente la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres; que las mujeres y las niñas sean consultadas por igual para comprender y atender sus necesidades y vulnerabilidades; que se aproveche el liderazgo de las mujeres; que se integre el género en las evaluaciones de las necesidades de ayuda humanitaria, en la presentación de informes y en las herramientas de supervisión; y que se incluyan personal experto en cuestiones de género en los equipos humanitarios de respuesta a las crisis.

Nuestras soluciones

Los roles de ONU Mujeres en crisis humanitarias recientes han sido, entre otros:

  • En Jordania, en el campamento de Za’atari, ONU Mujeres opera en la actualidad el mayor programa de efectivo por trabajo centrado en las mujeres. Con el objeto de procurar una solución a las principales necesidades de subsistencia de los hogares encabezados por mujeres en el campamento de Za’atari, donde el 74 por ciento de todas las demás iniciativas de efectivo por trabajo están dirigidas a los hombres, ONU Mujeres proporciona diariamente 164 oportunidades de efectivo por trabajo. Tres Centros Oasis de ONU Mujeres benefician a 16.000 personas en el campamento, en tanto que 11 espacios seguros benefician a personas refugiadas y comunidades de acogida en todo el norte de Jordania, aumentando el acceso de las mujeres a las actividades educativas, recreativas y de apoyo psicosocial.
  • En Camerún, ONU Mujeres ha establecido ocho Espacios de cohesión para las mujeres en campamentos de personas refugiadas y comunidades de acogida que sirven como refugio y brindan servicios integrados para las personas refugiadas, las y los desplazados internos, mujeres ex rehenes de Boko Haram y mujeres vulnerables de las comunidades de acogida. Además de ayuda psicosocial y apoyo entre pares, los Espacios de cohesión para las mujeres ofrecen servicios económicos y actividades generadoras de ingresos para las personas refugiadas desplazadas y las mujeres vulnerables. Entre estos se cuentan el suministro de kits económicos para iniciar actividades generadoras de ingresos en pequeña escala, transferencias de efectivo a las mujeres jefas de hogar en las comunidades más vulnerables, y capacitación profesional.
  • Durante la crisis de ébola de 2014–2016 en África Occidental, ONU Mujeres facilitó actividades de movilización e información dirigidas a las mujeres afectadas de manera desproporcionada por la crisis. Además, ONU Mujeres coordinó los esfuerzos de las Naciones Unidas para integrar las cuestiones de género en la respuesta, respaldó la recolección de datos desglosados por sexo y produjo materiales educativos para la formación del personal de la salud. En Sierra Leona y Liberia, ONU Mujeres trabajó con emisoras de radio locales y con líderes tradicionales para sensibilizar a la población, y para frenar la propagación del ébola y mitigar sus impactos. En Liberia, muchas mujeres se vieron forzadas a suspender sus actividades comerciales debido al cierre de los mercados como parte de las estrategias para reducir la transmisión del virus del ébola. El desafío de recuperarse de los efectos del brote de ébola en términos de oportunidades económicas y desigualdad de género se está enfrentando mediante intervenciones de ONU Mujeres en colaboración con el Ministerio de Género, Infancia y Protección Social.
  • En Nepal, inmediatamente después del terremoto de 2015, ONU Mujeres estableció cinco centros polivalentes de mujeres dirigidos por grupos de mujeres en colaboración con el gobierno local, además de tres centros de información. ONU Mujeres alcanzó aproximadamente a 42.703 mujeres afectadas, incluidas mujeres de los grupos más vulnerables y marginados, como las viudas, las mujeres discapacitadas, las mujeres jefas de hogar y mujeres dalit (de la casta inferior). A través de estos centros polivalentes se ofreció a las mujeres una amplia gama de servicios, incluidos el asesoramiento psicosocial y la asistencia de trauma, remisiones legales para sobrevivientes de la violencia, e información y acceso a oportunidades de subsistencia. Los centros también ayudaron con la sensibilización y difusión de la información sobre actividades relacionadas con el socorro y la recuperación, incluso a través de mensajes en la radio local, así como con el despliegue de movilizadores comunitarios.
  • Después de las inundaciones de Fiji de 2012, una evaluación de género realizada por ONU Mujeres reveló que la respuesta no había abordado adecuadamente las cuestiones de género. En vista de eso, los socios reconocieron las deficiencias y el Gobierno y el Grupo de Género de las Naciones Unidas solicitaron cursos de capacitación sobre cuestiones de género en la acción humanitaria. Con el apoyo de ONU Mujeres, el Ministerio de las Mujeres elaboró procedimientos operativos estándar para la violencia de género, con consideraciones específicas para contextos de acción humanitaria. La Oficina Nacional de Gestión de Desastres de Fiji estableció un grupo de protección nacional y, con la asistencia técnica de ONU Mujeres, elaboró directrices para los centros de evacuación a fin de garantizar la protección de las mujeres y las niñas.
Featured Publication
Las mujeres en la acción humanitaria

El 19 de agosto de este año, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, las Naciones Unidas, junto a socios, instan a proteger a civiles, trabajadoras y trabajadores humanitarios, y todas aquellas personas afectadas por conflictos. Lea más

Tutorial en línea

UN Conference on Disaster Risk Reduction logo
 

Disaster risk reduction tutorial

Este tutorial en línea gratis pretende ayudar a las y los futuros delegados a la Tercera Conferencia Mundial sobre la Reducción del Riesgo de Desastres en Sendai, Japón en marzo 2015 a comprender, diseñar y adoptar un nuevo acuerdo marco. Haga clic aquí para registrarse.

Por un planeta 50-50 en 2030: Demos el paso por la igualdad de género