Elecciones

Las elecciones locales y nacionales pueden estimular la participación de las mujeres en la política de diversas maneras, aunque puede ser necesario adoptar medidas específicas para superar las barreras que genera la discriminación de género. Por ejemplo, las mujeres candidatas pueden enfrentarse a carencias de capacidades o recursos que les impidan competir de un modo eficaz. Si las casillas de votación están ubicadas en zonas remotas o poco seguras, las votantes pueden mostrarse reacias a acudir a ellas. En ocasiones, los órganos de gestión electoral no son conscientes de los obstáculos que dificultan la participación de las mujeres por falta de conocimientos, aptitudes o datos necesarios para analizarlos y corregirlos.

Nuestras soluciones

ONU Mujeres trabaja en el diseño de medidas de apoyo a la participación política de las mujeres en todo el ciclo electoral, incluso a través de esfuerzos coordinados con otros socios del sistema de las Naciones Unidas. Uno de los elementos más importantes de ese esfuerzo es la adopción y aplicación de medidas temporales de carácter especial o de cuotas, un mecanismo que permite aumentar eficazmente el número de mujeres que participan en la vida política.

Promovemos la elaboración de reglamentos electorales a nivel nacional de manera informada y aportamos datos en ese sentido. Estos reglamentos deberían garantizar que las mujeres dispongan de oportunidades justas para defender sus candidaturas e inscribirse para votar, y que estén protegidas frente a cualquier tipo de violencia relacionada con las elecciones.

Entre otras actividades, impartimos capacitación a mujeres para que se conviertan en buenas candidatas y líderes políticas. Nuestra acción con los partidos políticos fomenta una mayor sensibilidad hacia las cuestiones de género, por ejemplo, a través de la elaboración de prácticas y reglamentos internos dirigidos a promover el liderazgo de las mujeres.

En un momento crucial de la transición política de Egipto, ONU Mujeres ayudó a crear la primera Asociación de Feministas Egipcias, compuesta por 500 organizaciones de mujeres que defienden sus intereses con una sola voz, así como la Coalición Egipcia para la Educación Cívica y la Participación de la Mujer, que actúa como organización de control electoral. Más de 500.000 personas de 27 provincias han firmado una Carta Nacional que subraya las aspiraciones de las mujeres de cara al futuro de su país. En colaboración con ONU Mujeres, el Gobierno está llevando a cabo la iniciativa “Ciudadanía de las mujeres”, que consiste en expedir documentos de identidad para 2 millones de mujeres que los necesitan para votar y acceder a servicios públicos.

Luego de que la constitución de Kenya, promulgada en 2010, garantizara la igualdad de género y la adopción de medidas positivas en favor de las mujeres, ONU Mujeres apoyó una auditoría de género de un proyecto de ley de partidos políticos con la intención de ver si los principios constitucionales se trasladaban a la práctica. Posteriormente, la Comisión Electoral Independiente Provisional adoptó las recomendaciones formuladas con el fin de que el proyecto de ley fuera más sensible al género. Cuando se convirtió en ley, estableció que el registro de los partidos políticos depende de que no tengan un porcentaje superior a dos tercios de ninguno de los sexos en sus órganos de gobierno. Otra de las disposiciones de la ley exige cubrir los escaños que queden vacantes en la cámara legislativa con personas del mismo sexo.

En colaboración con las líderes gubernamentales y de la sociedad civil de Colombia, ONU Mujeres ayudó con éxito a defender la aprobación de una cuota del 30 por ciento para mujeres candidatas en las elecciones nacionales. Con el fin de involucrar al conjunto de la población, se organizó una campaña publicitaria que llevó a los hogares el mensaje de que “La democracia sin mujeres está incompleta”.

Publicación destacada