Reglas y normas mundiales: Poner fin a la violencia contra mujeres y niñas

Existen una serie de normas y acuerdos internacionales referidos a la erradicación de la violencia contra las mujeres. En esta página se enumeran algunas de las más importantes. Para obtener más detalles, puede consultarse el Centro virtual de conocimiento para poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas de ONU Mujeres.

La Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) fue adoptada en 1979. Aunque el texto original no menciona explícitamente la violencia contra las mujeres y las niñas, las Recomendaciones Generales 12 y 19 aclaran que la Convención incluye la violencia contra las mujeres y formula recomendaciones detalladas a los Estados partes.

La Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993 reconoció la violencia contra las mujeres como una violación de los derechos humanos e instó a nombrar un Relator o Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer en la Declaración y Programa de Acción de Viena. También contribuyó a la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de 1993.

La Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer de 1993 fue el primer instrumento internacional que abordó de forma explícita la violencia contra las mujeres, estableciendo un marco para la acción nacional e internacional. Define la violencia contra las mujeres como todo acto de violencia de género, basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

La Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de 1994 identificó los vínculos que existen entre la violencia contra las mujeres y la salud y los derechos reproductivos. Su Programa de Acción exhorta a los gobiernos a adoptar medidas jurídicas y políticas para prevenir y responder a la violencia contra las mujeres y las niñas.

En 1995 la Plataforma de Acción de Beijing  identificó áreas específicas de acción para los gobiernos para prevenir y hacer frente a la violencia contra las mujeres. La violencia contra las mujeres figura como una de las 12 áreas de acción prioritaria, con una amplia definición de formas de violencia.

El Secretario General publicó su Estudio a Fondo sobre Todas las Formas de Violencia contra la Mujer en el 2006, siendo este el primer informe integral en la materia.

El Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra la mujer y la violencia doméstica de 2011 se convirtió en el segundo instrumento regional jurídicamente vinculante sobre la violencia contra mujeres y niñas. A diferencia de otros acuerdos regionales, este Convenio puede ser firmado y ratificado por cualquier Estado.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha venido adoptando Resoluciones bianuales sobre el tema de violencia contra las mujeres. Las Resoluciones más recientes adoptadas en el 2012 incluyen la intensificación de esfuerzos para eliminar la violencia contra las mujeres y la trata de mujeres y niñas.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adopta resoluciones anuales sobre la aceleración de esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra la mujer. La más reciente fue adoptada en el 2012.

En 2013, durante la 57 ª Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW), los Estados miembros adoptaron por consenso Conclusiones Convenidas sobre la Prevención y Eliminación de todas las Formas de Violencia contra las Mujeres. Este fue un importante hito ya que la última vez que este tema fue considerado por la CSW en el 2003, no se llegó a un acuerdo.

Información más detallada sobre los marcos normativos internacionales y los procesos intergubernamentales para eliminar la violencia contra las mujeres está disponible en este enlace.