Los Estados Miembros acuerdan implementar plenamente la Declaración de Beijing sobre la igualdad de género, subsanando las deficiencias que impiden el avance de las mujeres

La declaración política aprobada hoy es el resultado de la 64ª Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que hace balance de los derechos de las mujeres en el 25º aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing

Fecha: lunes, 9 de marzo de 2020

Contacto para los medios de comunicación: media.team[arroba]unwomen.org

9 de marzo de 2020, Nueva York—En una declaración política adoptada hoy por los Estados Miembros en conmemoración del 25º aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, las y los líderes prometieron intensificar los esfuerzos para implementar plenamente la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, considerada todavía hoy en día la referencia más visionaria de los derechos de las mujeres.

La declaración política es el principal resultado del 64º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, la reunión anual más importante de las Naciones Unidas sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Este año la Comisión decidió reducir el alcance del período de sesiones a una reunión procedimental de un día con delegaciones y representantes de la sociedad civil de Nueva York, teniendo en cuenta la situación desencadenada por el COVID-19.

El período de sesiones de este año se centró completamente en el examen y la valoración de la implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. El examen analizó la situación de las mujeres, incluida una evaluación en profundidad de los retos actuales que afectan la implementación de la Plataforma de Acción y el logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, afirmó lo siguiente: “25 años después de Beijing, todas y todos reconocemos que el progreso de los derechos de las mujeres no ha llegado lejos o ha sido demasiado lento. Estamos en el año 2020 y, sin embargo, todavía no hay ningún país que haya logrado la igualdad de género y la presencia de las mujeres en las mesas de poder se sigue viendo limitada a solamente una cuarta parte del espacio. Hoy, los Estados Miembros han reafirmado su compromiso con la Plataforma de Acción de Beijing y han reconocido el progreso y las deficiencias en su consecución. Serán las mujeres y las niñas quienes les exigirán responsabilidades a medida que colaboramos para lograr una igualdad auténtica y duradera y el pleno disfrute de nuestros derechos humanos”.

En la declaración política, los Estados Miembros celebraron el progreso conseguido hacia la implementación plena, eficaz y acelerada de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, pero expresaron su preocupación por que, en general, el progreso no ha sido suficientemente rápido o profundo. En algunos ámbitos el progreso ha sido desigual. Además, persisten obstáculos estructurales, prácticas discriminatorias y la feminización de la pobreza.

Al tiempo que las y los líderes reafirman su voluntad política a favor de la acción, también señalan que han surgido nuevos retos que exigen esfuerzos mayores y concertados. Esto incluye lo referente a:

  • Hacer que el derecho a la educación sea una realidad para todas las mujeres y las niñas, prestando atención a ámbitos en los que están infrarrepresentadas, como el de STEM;
  • Garantizar la participación plena, equitativa y significativa, y la representación y el liderazgo de las mujeres en todos los niveles y en todas las esferas de la sociedad;
  • Garantizar el empoderamiento económico de las mujeres, por ejemplo, mediante el acceso a trabajo decente, igualdad en la remuneración, la prestación de seguridad social y el acceso a las finanzas;
  • Abordar la carga desproporcionada de trabajo de cuidados y doméstico no remunerado que desempeñan las mujeres y las niñas;
  • Abordar el efecto desproporcionado del cambio climático y los desastres naturales en las mujeres y las niñas;
  • Poner fin a todas las formas de violencia y prácticas nocivas contra todas las mujeres y las niñas;
  • Proteger a las mujeres y a las niñas en el conflicto armado y garantizar la participación de las mujeres en los procesos de paz y la mediación;
  • Hacer que el derecho a la salud sea una realidad para las mujeres y las niñas, haciendo hincapié en la cobertura sanitaria universal; y
  • Abordar el hambre y la malnutrición entre las mujeres y las niñas.

El grupo de líderes también identificó medios específicos para abordar estas deficiencias y retos. Entre estos, se incluyen: poner fin a todas las leyes discriminatorias; eliminar los obstáculos estructurales, las normas sociales discriminatorias y los estereotipos de género, lo que incluye en los medios de comunicación; complementar los compromisos con la igualdad de género con una financiación adecuada; fortalecer las instituciones para promover la igualdad de género; aprovechar el potencial de la tecnología y la innovación para mejorar las vidas de las mujeres y las niñas; recopilar, analizar y utilizar periódicamente estadísticas de género; y fortalecer la cooperación internacional para implementar compromisos con la igualdad de género.

Asimismo, la declaración reafirma que la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas será una contribución crucial al progreso de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en este momento en el que iniciamos la Década de Acción de las Naciones Unidas.

De cara al 64º período de sesiones, el Secretario General de las Naciones Unidas presentó un informe exhaustivo (E/CN.6/2020/3) basado en un amplio ejercicio de balance participativo sobre los derechos de las mujeres, en combinación con datos y análisis mundiales. Se presentaron informes nacionales por parte de 171 gobiernos, y centenares de activistas de la sociedad civil contribuyeron a los exámenes nacionales y regionales. Partiendo del informe del Secretario General de las Naciones Unidas, ONU Mujeres publicó el informe Women’s Rights in Review 25 Years After Beijing, con el que examinaba el progreso y los obstáculos respecto a los derechos de las mujeres desde la aprobación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing en 1995.

Enlaces relacionados:

Comunicado de prensa en el Día Internacional de la Mujer

Informe “Women’s Rights in Review 25 Years after Beijing”

Informe del Secretario General de las Naciones Unidas