Desde mi perspectiva: Flor Isava-Fonseca

Fecha: sábado, 20 de agosto de 2016

Flor Isava-Fonseca. Photo: EFE/Miguel Gutierrez for UN Women
Foto: EFE/Miguel Gutierrez for UN Women

Quote

Cuando me eligieron para la Comisión Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional en 1990 fue un alboroto, eran 11 hombres, era impensable que una mujer iba a estar sentada allí.

Desde la antigüedad existió la preocupación de que las mujeres formaran parte de los Juegos. Fuimos progresando poco a poco, muy poco a poco. A principios de la década de los ochentas, en su candidatura para la presidencia del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch, propuso la integración de mujeres al Comité. Fue una idea genial que llamó mucho la atención porque según la tradición griega estaba prohibido, las mujeres tenían el papel único de adornar la tribuna.

Samaranch salió electo en 1981 en el Congreso Olímpico de Baden-Baden, Alemania y poco después Pirjo Häggman, atleta finlandesa de 29 años, corredora especializada en 400 metros planos y yo, que entonces tenía 60 años de edad y era dirigente deportiva de un Comité Nacional, nos convertimos en las primeras mujeres miembros del Comité Olímpico Internacional.

Como miembro del Comité Internacional pasé nueve años estudiando, viendo, observando a los otros miembros del Comité Olímpico. Entonces se me ocurrió que, si ya que se había abierto una puerta para las mujeres como miembros del Comité Olímpico, ¿por qué no abríamos otra puerta para el Comité Ejecutivo?

En 1990 me eligieron para el Comité Ejecutivo. Me tomé mi trabajo muy en serio para alcanzar la meta de que hubiera suficiente representación de mujeres.

Aprendimos que del triunfo y de la derrota se gana experiencia y perspectiva. Avanzar no fue fácil, el rol de las mujeres fue primordial, pero no estuvimos solas. Algunos hombres también apoyaron la causa y juntos cambiamos la jugada."


ODS 5: Igualdad de género

Flor Isava- Fonseca, de 95 años, es una incansable activista, atleta, periodista y escritora venezolana. Fue con junto con la finlandesa Pirjo Häggman, las primeras mujeres elegidas para formar parte del Comité Olímpico Internacional en 1981. ONU Mujeres y el Comité Olímpico Internacional (COI) son aliados en “One Win Leads to Another” (un éxito lleva al otro), un innovador programa conjunto que desarrolla las habilidades de liderazgo de las adolescentes mediante el entrenamiento deportivo de calidad, crea espacios seguros para las niñas y les aporta herramientas y conocimientos para romper las barreras sociales y el acceso a los servicios si sufren la violencia. La historia y activismo de Isava-Fonseca guarda relación con el 5º Objetivo de Desarrollo Sostenible, que busca poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres y las niñas y garantizar la igualdad de oportunidades de liderazgo en todos los ámbitos de la vida política, económica y pública. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible reconoce de manera expresa al deporte como un importante activador del desarrollo y el empoderamiento de las mujeres.

Lea mas historias de la serie editorial "Desde mi perspectiva".