Este es el rostro del liderazgo: Kaouther Kotersi, rompiendo barreras para las personas que viven con discapacidad en Túnez

Date:

Kaouther Kotersi, in addition to being a member of the Municipal Council, also teaches at the Djerba Ajim Organization for the Intellectually Disabled. Photo: UN Women
Kaouther Kotersi, además de ser miembro del Consejo Municipal, también es profesora en la Organización para Personas con Discapacidad Intelectual de Djerba Ajim Fotografía: ONU Mujeres Túnez

“Me di cuenta muy pronto de que, cuando una mujer sufre discriminación por parte de la sociedad y cuando las personas intentan retenerla al inicio de su camino, necesitará mucha determinación para avanzar”, afirma Kaouther Kotersi.

Los hechos

  • La buena gobernanza y la democracia exigen un liderazgo y una representación inclusivos y diversos. En todo el mundo, las minorías étnicas, las mujeres migrantes, las mujeres en las zonas rurales, las mujeres con discapacidad y las mujeres indígenas continúan sufriendo discriminación y exclusión de la vida pública.
  • Las mujeres más jóvenes, a pesar de ser activas y hacer oír sus voces en una serie de cuestiones, como la acción por el clima, la pobreza, el racismo y la violencia contra las mujeres, continúan enfrentándose a una doble discriminación: por su género y por su edad. Las mujeres jóvenes están especialmente infrarrepresentadas en la política: en 2018, las mujeres menores de 30 años representaban poco más del 1% de los miembros de los parlamentos en todo el mundo.
  • Es esencial transformar el equilibrio de poder para resolver los desafíos urgentes de nuestra época. Además, una exposición temprana a las mujeres líderes, así como a espacios legislativos y de formulación de políticas, proporciona a las jóvenes y las niñas una experiencia inestimable, amplía sus redes y refuerza las oportunidades de que sus voces sean escuchadas en la toma de decisiones presente y futura.

Para obtener más datos sobre el liderazgo de las mujeres, consulte el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas.

Kotersi sabe bastante sobre determinación y resiliencia. Tenía tan sólo 13 años cuando sufrió un accidente que le hizo perder la capacidad de caminar. Esto supuso el comienzo de un largo y difícil camino para lograr cumplir sus ambiciones.

Creció en Ajim, una comunidad rural situada en la isla de Djerba, al sur de Túnez, y tuvo que soportar el rechazo y el constante desaliento por parte de las personas que la rodeaban. Muchas de ellas le dijeron que jamás lograría nada significativo en su vida y le denegaron oportunidades.

A sus 30 años de edad y tras haber asumido de frente estos desafíos, es miembro del Consejo Municipal de Djerba Ajim y profesora en la Organización para Personas con Discapacidad Intelectual de Djerba Ajim.

“Uno de los retos más importantes a los que me enfrenté cuando traté de incorporarme al Consejo Municipal fue la falta de confianza que las demás personas depositaron en mis capacidades. Esto generó numerosos obstáculos”, señala. La ambición de Kotersi era convertirse en la presidenta del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. “Muchas personas estaban convencidas de que mi discapacidad me impediría ejercer mis funciones”.

Sin embargo, Kotersi también reconoció que existían personas que querían verla triunfar y estaban dispuestas a ayudarla a alcanzar sus objetivos.

Empoderar a los miembros más vulnerables de la sociedad

“Debido a mi incapacidad para caminar, a menudo me resultaba difícil acudir a las reuniones municipales y, en algunas ocasiones, tenía que esperar en la acera a que una persona desconocida accediera a llevarme en su automóvil. Sin embargo, cuando fue elegido un nuevo alcalde que valoraba mis contribuciones, organizó un sistema de transporte adecuado para mí. Esto me permitió acudir a todas las reuniones y talleres, y me ayudó a desempeñar mis tareas y a crecer como líder”, declara.

Kotersi afirma que todavía sigue enfrentándose a situaciones de discriminación, tanto por ser mujer como por ser una persona con discapacidad, pero se niega a permanecer en silencio. “Ahora cuento con la confianza para hablar por mí misma, por mis compañeras y por los derechos de las personas vulnerables, las mujeres rurales y las personas que viven con discapacidad”.

Una de las primeras actuaciones que Kotersi llevó a cabo como miembro del Consejo fue examinar la base de datos y las políticas municipales para identificar y abordar las barreras institucionales que discriminaban a las personas con discapacidad en diversas comunidades.

SDG color stripe

“Logramos llegar a las personas más vulnerables y aumentar la concienciación sobre sus necesidades, lo que condujo a acuerdos para proporcionar oportunidades de empleo.”

SDG color stripe

“Comencé a identificar las áreas en las que podríamos desarrollar programas para empoderar a otras personas con discapacidad en Djerba Ajim. Junto con un grupo de representantes y el Ministro de Empleo y Formación Profesional, logramos llegar a las personas más vulnerables y aumentar la concienciación sobre sus necesidades, lo que condujo a acuerdos para proporcionar oportunidades de empleo para aquellas personas que se vieron forzadas a abandonar la escuela a una edad temprana debido a su discapacidad y así asegurar su reinserción socioeconómica en la sociedad”.

Además, Kotersi apoyó las iniciativas de captación de fondos de la Organización para Personas con Discapacidad Intelectual de Djerba Ajim. Este respaldo tuvo como resultado diversos cursos de capacitación empresarial y artesanal para jóvenes mujeres del centro que, tras haber obtenido su título, venden sus productos desde sus hogares para poder obtener ingresos sostenibles.

Como parte de la respuesta a la COVID-19 en Djerba Ajim, el Consejo Municipal ha proporcionado ayudas monetarias a las mujeres emprendedoras que han sufrido pérdidas de ingresos durante el período de confinamiento.

Invertir en el liderazgo de las mujeres

Kotersi, junto con otros y otras 40 jóvenes líderes locales, recibió capacitación en materia de enfoques sensibles a las cuestiones de género y relativos al desarrollo, la planificación, la elaboración de presupuestos y los marcos jurídicos locales mediante un programa conjunto sobre el mantenimiento de la paz en Túnez, respaldado por el Fondo para la Consolidación de la Paz y ONU Mujeres, en asociación con el PNUD y la UNESCO.

“Este proyecto ha llegado a jóvenes con procedencias y contextos muy diversos en Túnez, que están superando múltiples obstáculos en sus respectivas comunidades mientras desarrollan sus capacidades de liderazgo” expresa Begoña Lasagabaster, Representante de ONU Mujeres en Túnez. “Las y los jóvenes son el presente y el futuro de estas comunidades, lo que les convierte en agentes clave para lograr el desarrollo sostenible, la igualdad y una calidad de vida mejorada para todas y todos”.