Cansadas de los conflictos comunitarios en el norte de Nigeria, las redes encabezadas por mujeres pasan a la acción

Fecha: miércoles, 6 de septiembre de 2017

Miembros de la red de paz de Angwan Rogo con Hadiza Adam (al centro). Foto: ONU Mujeres/Ladi Eguche.
Miembros de la red de paz de Angwan Rogo con Hadiza Adam (al centro). Foto: ONU Mujeres/Ladi Eguche.

“Necesitamos paz. Estamos cansadas de los conflictos. Tantas personas inocentes han muerto, necesitamos poner fin a la violencia. Es por ello que yo contribuyo a la pacificación,” dice Hadiza Adam, una mujer de 38 años de edad de la comunidad de Angwan Rogo en Jos North, ubicada en el estado de Plateau en el norte de Nigeria.

Al menos 4000 personas han perdido la vida como resultado de la violencia comunitaria en el estado de Plateau desde 2001. La comunidad predominantemente musulmana de Angwan Rogo, a 2,1 km de la capital del estado, Jos, fue una de las áreas más afectadas. La crisis étnico-religiosa fue precipitada por rivalidades políticas y económicas, así como disputas entre grupos indígenas y no indígenas. Las tensiones continúan ejerciéndose sobre derechos de propiedad, asignación de recursos estatales, así como diferencias políticas y religiosas, entre otros problemas.

Lea la historia completa en inglés ►